Sigue a Applesfera

iCloud

Por todos es sabido el exceso de celo que Apple demuestra en ocasiones con todo lo relacionado con el sexo. Playboy hizo lo imposible por sacar una versión íntegra de su revista para iPad pero al final tuvo que conformarse con hacerlo vía web. Y el trabajo de censor de la App Store es uno de los más ingratos de la compañía.

Pero lo que Apple haga con sus tiendas es una cosa, y lo que haga con nuestro correo es otra. La compañía ha sido acusada en los últimos días de bloquear correos enviados a usuarios de iCloud con el texto “barely legal teen” (adolescente [con una edad] apenas legal) en el asunto, el cuerpo del mensaje o documentos PDF adjuntos (incluso PDF comprimidos en ZIP fueron bloqueados). ¿Censura Apple nuestros correos o se trata de otra cosa?

Difícil decirlo. Por un lado, la compañía de la manzana ha mantenido su habitual mutismo sobre el asunto y ha declinado hacer comentario alguno. Por otro, la peligrosa combinación de palabras ha dejado de ser bloqueada y tal y como podéis ver en la captura superior, los correos con ella son recibidos sin problema en nuestra cuenta de iCloud.

Después de todo quizás se tratase tan solo de un error en el filtro anti-spam de los servidores de Apple, aunque de cualquier modo esperamos que la práctica habitual con esos correos no sea eliminarlos directamente sin conocimiento del usuario, sino enviarlos como corresponde a la bandeja de correo no deseado.

Términos de uso, o ese texto que nadie lee

Apple se reserva el derecho en todo momento de determinar si el contenido es apropiado y de conformidad con el presente acuerdo, y puede previsualizar, mover, rechazar, modificar y/o eliminar contenido en cualquier momento, sin aviso previo y a su única discreción si se encuentra que dicho contenido viola este acuerdo o es objetable de cualquier modo.

Con el revuelo levantado muchos han corrido a advertir que los términos de uso de iCloud permiten precisamente lo que algunos medios sospechan que ha ocurrido, como si este extracto fuese prueba a favor o en contra de ello. Pero la realidad es que a estas alturas ya deberíamos estar curados de espantos con los términos legales que aceptamos al registrarnos en cualquier servicio.

Pensad lo que queráis, pero conozco la situación desde el otro lado y rara vez responden a tenebrosas intenciones sino más bien al miedo de los equipos legales a olvidarse de cualquier eventualidad (como “el desarrollo, el diseño, la fabricación o la producción de armas nucleares, misiles, armas químicas o biológicas” en los términos de iTunes como uno de los mejores ejemplos que me vienen en mente).

Así que, de nuevo, ¿censura Apple nuestro correos? Ni idea, y eso sí que es un problema. Si hay algo peor que un servicio de correo con una vena puritana es un servicio de correo del que no te puedas fiar, del que no sabes qué esperar. Hasta la fecha (creo) no haber tenido ningún problema con mi cuenta de correo de iCloud pero claro, visto lo visto, quizás lo hemos tenido y ni nos hemos enterado.

Dicho esto la única conclusión posible es el recordatorio de que hay momentos para ser secretistas y momentos para ser abiertos. Me emociona descubrir un producto el día de su presentación, pero no necesito que mi cuenta de correo sea emocionante. Necesito poder confiar en ella, así que Apple, si estás leyendo esto, quizás sea un buen momento de empezar a utilizar esa bonita página de estado que renovasteis hace unos meses y decir qué diablos ha pasado.

Vía | MacWorld

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios