Síguenos

iPad mini

Hace ya más de dos años, recuerdo haber planificado un viaje a Paris con la única excusa de comprar un iPad de primera generación antes de que saliera en España pero debido a la demanda del equipo, Apple se vio obligada a retrasar el lanzamiento del mismo en Europa y yo (además de un par de amigos) nos quedamos con las ganas de tener el deseado tablet antes de que fuera lanzado en España.

En cualquier caso conseguí hacerme con un iPad el día de su lanzamiento en España y desde entonces ha sido un fiel compañero. Un tablet es ese tipo de dispositivo que realmente no sirve para nada concreto, es un teléfono grande pero al mismo tipo menos versátil que un portátil, pero al cual siempre le terminas encontrando alguna que otra utilidad que lo hacen imprescindible (o al menos más de lo que pensabas al principio).

Mi problema concreto es que con el paso del tiempo, y teniendo en cuenta las utilidades que había encontrado para el cacharro, sus proporciones/tamaño/versatilidad habían hecho que el uso de las mismas no fuese tan práctico. Por eso mismo cuando Google anunció un el Nexus 7 no dude ni un momento en comprarlo y comprobar como sería hacer las mismas cosas con un tablet más pequeño. Las impresiones ya las comenté en Applesfera, el tamaño más reducido es para algunas situaciones concretas mucho más útil aunque a cambio perdamos el factor “productividad” el cual, debido a la miniaturización, hace que no sea tan práctico usar aplicaciones de edición.

Y es que a pesar de las dudas iniciales, parece que Apple está decidida a sacar un iPad de menor tamaño y con eso cubrir un sector que también es importante: el de las personas que únicamente quieren consumir contenido en dichos dispositivos.

iPad mini: un equipo que podría resultar incluso más interesante que el modelo original

Y es que el concepto del Nexus 7 o Kindle fire es radicalmente diferente a la idea original de Apple. Mientras que el iPad nació como ese dispositivo post-pc capaz de convertirse en un autentico caballo de batalla editando vídeo, creando presentaciones… los equipos de 7 pulgadas de la competencia son meros “parásitos” que viven del consumo de información. Alquileres de películas, lectura de libros, Internet, compra de música… y es ahí donde el iPad mini debe de hacer frente.

En concreto creo que existen tres situaciones donde un iPad de reducidas dimensiones puede resultar mucho más práctico que el modelo de diez pulgadas.

iPad mini

  • Un compañero de viaje perfecto. Es la clave de un equipo más pequeño, y la mejora evidente, pero un cambio de tamaño no sólo convierten al iPad en un equipo más ligero y pequeño también añaden funciones extras al dispositivo. En mi caso concreto el iPad se ha convertido en un equipo para usar por casa, sin embargo en mi corta experiencia con el Nexus 7 el uso fue radicalmente diferente. Además de convertirse en un dispositivo de día a día, casi tanto como mi iPhone, también fue el compañero ideal de unas vacaciones. Y es que el iPad puede llegar a ser un equipo perfecto para dicha función, pero un equipo más pequeño es incluso más útil. En el caso de que estemos de viaje en un país sin conexión de datos, un tablet puede resultar mucho más interesante que un smartphone y en el caso de un tablet de 7 pulgadas la portabilidad es tal que incluso lo puedes llevar en un bolsillo de tu pantalón (si, suena a tópico de anuncio, pero ha sido así de práctico para mi) sin mayor problemas. En definitiva, estos son casos muy concretos pero lo que intento demostrarte es que un equipo de 7 pulgadas tiene un fin ligeramente diferente al de uno de 10 y en mi caso concreto es más correcto puesto que mi MacBook Air de 11 pulgadas tiene un tamaño y dimensiones parecidsa, antes de elegir llevar un dispositivo con funciones limitadas llevaría un Mac completo.
  • Lectura de libros. Este punto es desde luego relativamente personal y es cierto que en casos concretos no se cumple, pero en general un equipo de 7 pulgadas guardar una relación y proporción mucho más similar a la de un libro tradicional. Si a este tamaño le sumamos un peso de entorno a los 300-400 gramos el resultado es un dispositivo muchísimo más cómodo para la lectura tradicional (si es que esta es una función importante para nosotros) en mi caso concreto únicamente he leído un libro en el iPad a lo largo de dos años, especialmente por el peso, sin embargo en apenas un par de meses con el Nexus 7 llegue a leer más de 4 aún teniendo en cuenta que las pantallas elink son mucho mejores para esta función, el tamaño y portabilidad del equipo lo convirtieron en una opción mucho más sencilla para mi a la hora de leer contenido.
  • Será un equipo multiventas, por precio. El iPad mini va será en un futuro, y no tengo duda de ello, el equipo de las masas y de entrada al mundo iPad de Apple. Es un dispositivo que por concepto va a estar situado un escalón por debajo del iPad original: menos potencia, pantalla más pequeña, pantalla no-retina, incluso puede que algunas aplicaciones lo dejen de lado… pero como casi siempre el precio será su verdadero caballo de troya y su razón de ser. Desde que existen tablets por poco más de 200 euros no dejo de escuchar a gente hablando de comprar uno, cuando antes por el precio original del iPad ni se lo planteaban. Y es que teniendo en cuenta el uso tan esporádico y casi anecdótico que se le da a un tablet un precio acertado puede ser la clave para justificar su compra. Dudo mucho que Apple se suba al carro de los “199”, realmente no le hace falta e incluso se puede permitir el lujo de vender un equipo similar por unos 100 dólares extras (ya sabéis, únicamente por que llevar una manzana detrás), pero seguramente apostará por un precio rompedor para su escala de precios. En cualquier caso, si es que se llega a lanzar este equipo y cuenta con dicho precio o similar, será realmente difícil justificar el precio del nuevo iPod touch.

En general, desde mi punto de vista creo que Steve Jobs se equivoco al afirmar que no existía mercado para los tablets de 7 pulgadas y que eran muy pequeños, en cualquier caso habría que matizar: un tablet de 7 es mucho menos práctico, en general, que uno de 10 y por lo tanto no se corresponde a lo que Apple (o Steve Jobs en este caso) entendían por tablet y equipo post-pc, si no más bien a equipo cliente de consumo y compra de contenido. ¿Pero que tiene de malo dicho paradigma?

En Applesfera | El iPad de 7 pulgadas, un proyecto vivo desde más de lo que pensamos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios