Te presento a un gran aliado si tienes un grupo musical, tu iPhone

Síguenos

iPhone 4S


Si, el iPhone es un gran smartphone, te permite estar conectado las 24 horas del día. Recibir llamadas, leer correos, buscar en Internet, ocupar tu tiempo de ocio con música o videojuegos. ¿Me permitís apuntaros hacia una capacidad más de tu iPhone? La grabación. Pero no grabar una conversación, un sonido, grabar música de una radio, me estoy refiriendo a grabarte a ti mismo, o con amigos tocando música.

¿Te resulta raro? Evidentemente no podrás grabar un hit de éxito con la simple ayuda de un iPhone. Bueno, si podrás, pero no sonará todo lo bien que debería. Aún así sorprende, y mucho, la capacidad del micrófono del iPhone, consiguiendo unos resultados más que aceptables. Si tocas en un grupo, yo lo hago de manera totalmente “amateur”, siempre resulta importante captar la inspiración. Dejar que un ritmo fluya puede llevar a instantes muy interesantes, y registrarlos es imprescindibles. El iPhone puede ser un gran aliado en esto, más de lo que te imaginas.

Ensayando

Primeros pasos, en los preliminares está gran parte del éxito

Podríamos volcarnos ya en la simple enumeración de aplicaciones a tal efecto, pero considero esencial aportar algunas pequeñas pautas previas. No me considero ningún experto en el tema, y espero que algún lector pueda ampliar los conocimientos de este humilde redactor. Pero alguna experiencia tengo, sobre todo tras ver a grandes genios hacerlo, y alguna que otra pincelada puedo dar.

Primero de todo NO POR TOCAR MÁS ALTO, conseguirás que suene mejor. En un pequeño local de ensayo es muy fácil generar tal bola de sonido que la membrana del micrófono del iPhone te pida unas vacaciones en las Bahamas. Todo en su justa medida, y el segundo paso esencial, es buscar el sitio idóneo desde el cual tu iPhone se dedique a grabar.

Siempre aconsejaría alejarlo lo máximo posible de la batería. Si los guitarras son de Venus, los bateristas son de Plutón y un micrófono demasiado cerca de un “crash” o un “ride” puede ser catastrófico. Los guitarras tampoco nos quedamos atrás, y una distorsión mal llevada puede llevar a emborrachar el sonido. Buscaría un sitio frente a la batería, lo más alejado posible de esta e intentando estar entre amplificadores, tendiendo a acercarse al bajista. Al fin de cuentas, es el culpable de gran parte del ritmo.

En el binomio prueba-error está el secreto. Si ves que los resultados no son lo satisfactorios que debieran, tal vez tapar el iPhone, o “apantallarlo” puede ayudar.

iPhone grabando

El meollo de la cuestión, la aplicación

Utilizo alguna que otra más, y he estado probando entre varias. Pero mi primera recomendación está en la propia aplicación que nos proporciona Apple. No hablo de Garageband, que seguro que alguno le echáis chispas, hablo de las notas de voz. ¿Porqué? Porque es sencilla de usar, fácil de compartir y según abres iTunes tienes una lista de reproducción llamada “Notas de Voz” que te permitirá acceder a cualquier grabación que hayas hecho con la misma.

Otra aplicación gratuita que también da muy buenos resultados es Registrador II. Esta aplicación nos aportará más control de la grabación. Podremos editar la onda de audio, permitiéndonos cortar trozos que no interesen. A diferencia de la primera, no esta estrictamente enfocada a la grabación de voz, por lo que resultará más cómoda. Resultará más útil para el caso que nos ocupa.

Y todo esto sin la necesidad de invertir un solo céntimo ya que moviéndonos en un entorno amateur como el que nos ocupa, gran parte del secreto radica en los primeros consejos que he intentado dar. Tal vez una aplicación más completa sea Rec&Player que ya nos permitirá bregar con diferentes formatos de archivo de audio y calidades para conseguir una grabación más nítida, pero su manejo resulta tan sencillo como las dos primeras, eso si, previo pago de 1,79 euros.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios