Sigue a Applesfera

Ejemplo de una foto antes y después de aplicar Back In Focus

Puede que una de las cosas que más rabia dan a la hora de hacer una foto sea que el motivo principal quede desenfocado tras conseguir el encuadre perfecto. Hay algunas técnicas de recuperación de información perdida en el desenfoque, como la que hace unos días nos presentaba Adobe, pero son bastante costosas. También es cierto que con Photoshop es posible mejorar algo el resultado mediante la máscara de desenfoque (curioso nombre para algo que nos va a ayudar a enfocar la imagen), pero a veces no conseguimos los resultados deseados. El problema de aplicar las técnicas mencionadas es que todas van a meter un efecto de quemado en la imagen, por lo que las fotos retocadas van a mostrar ciertas distorsiones indeseadas. Hoy vamos a ver una herramienta para Mac OS X llamada Back In Focus, cuyos resultados son realmente buenos y que no nos va a “desenfocar” el bolsillo en caso de que decidamos comprarla.

Tras el salto veremos qué nos puede ofrecer dicha herramienta. Toda la entrada se ha realizado usando la versión de demostración de la aplicación, la cual permite realizar todas las operaciones pero no permite guardar la imagen.

Interfaz de Back In Focus

Tras abrir la aplicación nos encontramos con una pantalla en la que vamos a soltar la imagen que queremos procesar. En la misma podemos ver en la parte inferior unos controles básicos, un zoom de la imagen a tres niveles (100, 50 y 25 por ciento) y unas herramientas para elegir el tamaño del cepillo y la opacidad a la hora de pintar con el mismo.

Back In Focus, una foto cargada

Ya tenemos una foto cargada, ahora vamos a ver cómo podemos mejorarla. No es que la foto original esté excesivamente desenfocada, pero sí que hay zonas de la misma con poca información y vamos a intentar recuperar la misma. Para ello tenemos a la derecha la vista de la foto original, la reconstruida (que de momento coincide con la original ya que no le hemos hecho nada) y una vista de las dos fotos a la vez. Es hora de hacer doble clic en la imagen para abrir la herramienta de enfocado. Donde hagamos el doble clic tendremos el zoom de la imagen, y en la siguiente pantalla no se puede cambiar, así que elegid bien el lugar.

Modificando parámetros en Back In Focus

En esta pantalla podemos elegir el radio de desenfoque y el tipo de procesado de la imagen. Como véis tenemos unas cuantas opciones para elegir. Lo bueno es que podemos ir moviendo con los potenciómetros de debajo de la matriz los valores, o los podemos ir seleccionando haciendo clic en los puntitos verdes. Debajo de la imagen podemos seleccionar los parámetros de la máscara, la intensidad, el radio. Un aspecto interesante es que podemos ver dicha máscara de enfoque, para ver exactamente a qué píxeles de la imagen vamos a afectar, como veremos en la imagen que pongo a continuación. O pulsando en Result, veremos cómo quedará la imagen con los valores seleccionados.

Máscara de enfoque y los píxeles a los que vamos a afectar

Si ahora pulsamos en Add, veremos que volvemos a la pantalla anterior, y que los parámetros elegidos han generado una nueva imagen. Esto es una gran idea, porque podemos repetir la operación tantas veces queramos con distintos parámetros para luego comparar y elegir la que más nos guste.

Comparando las dos imágenes

No hemos hablado todavía de la herramienta cepillo (Brush). Sirve para pintar en las zonas que queramos aplicar el efecto de enfoque por si preferimos no aplicarlo a toda la fotografía. Para ello podemos seleccionar el tamaño del pincel y la opacidad, para determinar la fuerza con la que lo aplicaremos en la imagen original. A continuación podemos ver a la izquierda la imagen mejorada. A la derecha, la imagen original.

Comparando resultados. Back In Focus hace un buen trabajo restaurando información.

Back In Focus tiene como punto fuerte la simplicidad a la hora de procesar imágenes. A mucha gente le echa para atrás Photoshop tanto por su coste como por su complejidad. Con esta herramienta es mucho más fácil. Además es más potente que lo que podamos hacer con Photoshop, ya que tiene muchas más opciones y algoritmos de mejora de imagen.

Echo de menos la posibilidad de tener más opciones con la herramienta cepillo, como deshacer opciones y ver en qué zonas de la imagen hemos pintado con la misma. Asimismo me gustaría contar con mejores opciones a la hora de hacer zoom en la imagen, así como poder desplazarnos y aplicar el zoom en la ventana de parámetros. El precio de la aplicación es de 80 euros. Dependiendo del volúmen de fotos a tratar, creo que se trata de una aplicación profesional con un precio razonable. Y es de agradecer que la versión de demostración descargable de su web sea totalmente funcional sin necesidad de pasar por caja (salvo la opción de grabar a disco) para poder decidir si nos la quedamos o no.

Más información | Back In Focus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios