Favoritos de andropov en Applesfera http://www.applesfera.com/usuario/ seleccionado por andropov http://www.applesfera.com <![CDATA[El iPhone que nadie consiguió imaginar]]> http://www.applesfera.com/iphone/el-iphone-que-nadie-consiguio-imaginar http://www.applesfera.com/iphone/el-iphone-que-nadie-consiguio-imaginar Fri, 29 Jun 2012 06:10:00 +0000 seleccionado por andropov Queríamos creer en iPhone

Cuando queremos hablar del éxito de algo, o de alguien, recordamos todo lo que ha hecho para conseguirlo. Repasamos la trayectoria vital que se tejió en cada puntada de ese premio que es el reconocimiento, y aplaudimos los hechos. Las decisiones, los cambios que modelaron la pieza que hoy ya está pulida y vemos resaltada por los focos.

Hoy hace cinco años que el iPhone original se puso a la venta. Podría deciros que me acompañaseis a aquella vitrina del fondo de este blog, donde guardamos esos momentos que brillan por si solos. En ocasiones, las cosas excepcionales se tornan en monotonía… y la monotonía es una lenta invasión que precede a lo que “esperamos encontrar”. Si algo hemos aprendido de Apple con el iPhone, es a no encontrarnos lo que esperamos.

Además seguro que hoy visitáis muchos mostradores relucientes en todas partes. Muchas visitas guiadas, muchos “siga la flecha” que al fin y al cabo os enseñarán lo que ya sabéis, os recordará lo que no habéis olvidado y al final, la celebración de algo tan importante como el iPhone quedará como un trámite ordinario.

No iremos a aquella parte. Os pediré que me acompañéis a la trastienda de Applesfera, al año anterior al lanzamiento oficial del iPhone. No hace cinco años de eso, hace seis. En ese punto negativo del eje donde nadie tenía ni la más remota idea de lo que iba a lanzar Apple, y la palabra “iPhone” era sólo una esperanza, una idea, casi un espejismo. Algo en lo que queríamos creer. Hoy hablaremos de ese iPhone que todos imaginaban y que nadie consiguió acertar. Afortunadamente.

El ruido

Applesfera nació en Abril de 2006, en pleno bullicio de los rumores sobre un futuro nuevo teléfono de Apple. Ya en nuestro primer mes, hablábamos del lanzamiento de no sólo un nuevo móvil, sino también un operador virtual que finalmente nunca apareció. A final de Julio, ya existían trazas de ese Mac OS X “Mobile” para un móvil, y unas declaraciones del fotógrafo habitual para marketing de Apple fueron reveladoras: “El teléfono más elegante y sexy que he visto nunca. El lanzamiento de dicho teléfono va a ser en agosto.“ Se equivocó en la fecha, pero probablemente no en el dispositivo.

Y comenzó a aparecer el desfile de iPhones imaginados. Ninguno se acercó siquiera al diseño final, porque lo que se imaginaba es que sería un iPod con teléfono. O un teléfono con iPod.

iPhoneisightsolo.jpg

Entre las entradas dedicadas al tema, encuentro algunas que acertaron de pleno. Cómo esta en la que ThinkSecret desvelaba la fecha correcta del lanzamiento del dispositivo, y daba las trazas de lo que sería el futuro iPhone real, “elegante, simple y funcional”. Que no era precisamente el concepto imaginado que publicó MacRumors (de nuevo, otro iPod con teléfono):

MacRumors iPhone

No sólo los blogs especializados hablaban del esperadísimo lanzamiento. La prensa francesa llegó incluso a situarlo en la portada de algunos de sus periódicos, mostrando un aspecto familiar respecto a los fakes que ya habíamos visto antes, pero completamente opuesto a lo que Apple nos tenía preparados:

iphonelevrai.jpg

De repente, entre tanto ruido, cierto destello en forma de patente se nos mostró. Y cuando lo vimos en aquella época lo sospechábamos, pero viéndolo ahora coincidiréis conmigo que es la pura filosofía del iPhone: una pantalla táctil multifuncional. Por cierto, en aquel momento se abría el debate sobre el nombre, ya que “iPhone” era una marca registrada por Cisco… aunque todo el mundo seguía usándolo para designar el deseado teléfono de la manzanita. Que se parecería mucho a esto:

iPhonePatente.gif

Me gusta el título que elegí para aquella entrada, “Apple sube la apuesta”. Sin duda, tenían planeado algo mucho más ambicioso que los modelos que el resto del mundo imaginaba, incluída la competencia. Aún habiendo visto la patente, los conceptos ni se acercaban al futuro modelo:

iPodPhonemockup.jpg

Mientras tanto, Apple avanzaba sigilosamente. Comenzó a contratar gente para puestos relacionados con el mundo de la movilidad. Como el puesto de Mobile Marketing Manager, que se encargaría de gestionar las campañas internaciones de marketing del mercado de dispositivos móviles con iTunes y el contenido de la tienda. Sin embargo, aún no existía ningún dispositivo con iTunes como tal.

Pero eso quería decir que comenzaba la veda para imaginar versiones “mobile” de las aplicaciones de escritorio. Pasó con un supuesto segundo modelo de iPhone que se rumoreaba, incluso con nuevo nombre “iChat Mobile”:

ichat_mobile.jpg

Y de entre todo el berenjenal de datos contradictorios, llega Leo Laporte, un histórico del mundo Apple, y sin pestañear sentencia: “Sin abolutamente ningún género de duda, el iPhone será presentado en la MacWorld de Enero.“ Sin duda, Laporte tenía buenos informadores. En esa entrada yo apostaba por una presentación separada del nuevo iPhone y un nuevo modelo del iPod, para que el iPhone tomara toda la atención.

Lejos de la primera línea de los rumores, una pequeña batalla se libraba por el nombre, relacionando el nuevo dispositivo incluso con “iMobile”, o incluso iPod. Y sin esperarlo, a mediados de Diciembre de 2006 se presentó… el iPhone. Con la salvedad que era de Linksys, el actual propietario de la marca, y no era nada de lo que se esperaba de Apple, por supuesto, sino un teléfono VoIP:

WIP320

Algunos nos quedamos de piedra y ya dábamos por perdida la marca. Sin embargo, nunca es bueno menospreciar la capacidad de Steve Jobs para conseguir algo, embarcado sin duda en un proceso de compra de ese nombre que incluso duró meses después de la presentación del iPhone original.

iPhone click wheel mutante

Nos acercábamos al final de 2006, y los datos cada vez eran más fuertes, y más claros. Y lo más importante: iban en la misma dirección. La analista Rebecca Runkle nos dijo la fecha e incluso las características básicas del modelo oficial, a menos de un mes de la presentación. Apple ya estaba moviendo la información entre la prensa especializada. Por cierto, Kevin Rose fue el contrapunto a Runkle: no acertó ni de casualidad en sus predicciones, y habían algunos modelos que incluso tenían buena pinta:

autenticoiPhonelooprumors.jpg

Con todo llegamos a un fin de año emocionante, con una cantidad de modelos, combinaciones y variaciones de lo que podría ser el iPhone casi infinitas. Os mostrábamos un blog que recopilaba los “mejores” conceptos, y aunque algunos se “aproximan” (muy de lejos), la mayoría no es más que un iPod muy mal combinado con partes de móvil.

Rara avís

Recuerdo aquellos días, aquella consciencia colectiva bullendo de piezas que nadie supo encajar. Y en aquel puzzle, creo que hay que reconocerlo, Apple dio una lección a todos. No se trataba de encajar las piezas, ni de imaginarlas en distintas posiciones. No se trataba de las piezas, se trataba de elegir entre dos puertas. Una de ellas, partiría de los retales de lo conocido para crear algo nuevo. La otra, consiste en pensar en el concepto perfecto de lo que quieres conseguir, y a partir de eso, retroceder para crear las piezas.

Los rumores no se equivocaron en lo tangible, sino en la forma de plantear la meta. De hecho, lo que había que hacer era empezar a correr en dirección contraría desde ella.

Hoy hace cinco años que el iPhone llegó al público. Unos, aplaudieron, otros, lo menospreciaron, pero sin duda nadie, NADIE, fue capaz de volver la cabeza.

Y eso sólo lo logran las excepciones, las raras avis, estos paréntesis a lo establecido… que nadie fue capaz de imaginar como Apple. No intentéis adivinar como serán los cinco próximos años. Simplemente, disfrutadlos como los cinco que hoy dejamos atrás.

En Applesfera | Tres dispositivos revolucionarios en uno, cinco años después | Vivir con un iPhone

]]>
<![CDATA[Buena suerte, Tim]]> http://www.applesfera.com/apple/buena-suerte-tim http://www.applesfera.com/apple/buena-suerte-tim Tue, 27 Sep 2011 18:37:05 +0000 seleccionado por andropov tim-cook-iphone5.jpg

Sr. Cook,

En siete días, su primera keynote como CEO de pleno derecho. Los medios, y los usuarios, lo vemos como una persona fuerte con una coreografía perfecta de tiempos y pausas en una presentación (otra más) en la que no queda tiempo para la improvisación. Sin embargo hay cosas sobre las que, por muy preparado que esté, hay que analizarlas después de respirar profundamente.

Me lo imagino mirando ese escenario donde ha ensayado la keynote durante los últimos días. Quedarse solo ahí arriba quizás dé un poco de vértigo. Seguro que se ha quedado durante unos minutos mirando ese escenario pensando sobre lo que está a punto de ocurrir. O mejor dicho, sobre lo que está a punto de comenzar. Seguro que mientras leía el guión del próximo martes, han pasado cientos de cosas por su cabeza. Cosas que quizás no ha dicho en alto, el tipo de cosas que sólo adquieren inercia después de un suspiro y un poco de valentía.

Permíteme que te tutee.

No se trata de quien eres. No subas a ese escenario pensando en convertirte en tu predecesor, que ni siquiera se te pase por la cabeza pensar que esperamos encontrarlo a él en ti. No buscamos otro Steve Jobs. Nosotros como usuarios, al igual que Apple, necesitamos algo más.

Me ocurrió en la keynote del 2 de Marzo, la del iPad 2. Todos los compañeros de los medios ya estábamos comenzando la retransmisión del evento, cuando una voz nos avisaba del comienzo de la keynote. Sin avisar, apareció Jobs. Nadie lo esperaba ahí. De repente, toda la gente de la inmensa sala se puso en pie y comenzó a aplaudirle. No pude evitar una sonrisa de complicidad, como la que ocurre cuando te cruzas con un viejo amigo que no esperas, pero ese día, allí, comprendí que aquello era algo más.

La gente nos llama fanboys. Nos etiquetan como personas devotas a una marca, y señalan a Jobs casi como una figura religiosa. No es lo que yo vi allí ese día. La cara de los compañeros, también la de los propios empleados de Apple, no era parte de una creencia ciega: Era respeto. Respeto con mayúsculas. Y eso es muy difícil de conseguir, porque sólo se tiene respeto por alguien fiel a sus pensamientos, un líder reconocido capaz de conseguir cosas que poca gente logra.

Un aplauso de respeto hacia un hombre al que le apasionaba su trabajo. No somos devotos a una marca, pero si apasionados de la tecnología, y en el caso de Apple, apasionados de cómo entiende la tecnología esta compañía. Todo comenzó por ese hombre, pero dentro de siete días continúa contigo.

Tienes que entender que vamos a ser muy exigentes. Te pediremos que tu también lo seas. El legado de Jobs no es sólo una de las mejores compañías de tecnología del mundo, es también el equipo que ha sido capaz de conseguirlo. Queremos que sepas conectar esos puntos, que todo siga teniendo sentido.

En el fondo somos unos nostálgicos. Alguna vez te compararemos con él, es inevitable. No te conviertas en Jobs, pero tampoco seas nada menos: Apple tiene suficiente impulso ahora mismo como para llegar donde hace mucho, mucho tiempo, dos locos pensaron que tenía que estar. Ese impulso se consigue respirando profundamente y saliendo al escenario con valentía, con una sonrisa mezclada con los nervios propios de quien comienza un viaje, de quien inaugura un ciclo, de quien se lanza al vacío.

No creo que nadie sea capaz de darte ningún consejo antes de que saltes a ese escenario. Si yo tuviera que decirte algo, es que siempre tengas presente una cosa: El poder se otorga, pero el respeto hay que ganárselo. Y si alguien a quien le aplaudieron de esa forma confió en ti como para que lleves el timón de Apple, no dudo que nos espera una época emocionante.

Respira, y sé valiente.

Buena suerte, Tim.

]]>
<![CDATA["Lo sentimos, no lo fabricamos en beige" y el principio de acción y reacción]]> http://www.applesfera.com/apple/lo-sentimos-no-lo-fabricamos-en-beige-y-el-principio-de-accion-y-reaccion http://www.applesfera.com/apple/lo-sentimos-no-lo-fabricamos-en-beige-y-el-principio-de-accion-y-reaccion Thu, 28 Jul 2011 05:10:30 +0000 seleccionado por andropov aps-macbook-air-caja.jpg

Estamos en la keynote de la MacWorld de 1998. Un Steve Jobs irreconocible con un traje gris que le queda grande habla sobre una diapositiva con un cuadrante al que le falta un campo. Está hablando de la familia Mac de aquel entonces y el integrante que falta en esa casilla es el relacionado con el segmento de Consumidor – Escritorio.

Aquella compañía no es Apple. No la Apple que todos conocemos ahora, la fuerte, la firme, la gran observada dentro del mundo de la tecnología. Aquella Apple es una empresa que acaba de subir por un precipicio por el que casi cae al vacío, con una cuerda que sólo Jobs tendió cuando nadie creía en ella. Ni siquiera sus responsables. Pero ellos no son ese hombre que hoy está presentando un nuevo ordenador.

Steve Jobs tampoco es Steve Jobs. Es un hombre con un objetivo imposible en una empresa que nunca dejó del todo pero que estaba casi muerta, y con mucha gente que le oía pero no le escuchaba. Él sigue siendo firme, está centrado y tiene un objetivo, eso sí. Sin embargo muchos pensaron aquel día que ese raro traje no era lo único que le quedaba grande. Entonces retiró un pañuelo sobre algo que parecía un ordenador y enseñó al mundo el primer iMac. Y ese fue el momento en el que las dudas sobre el futuro de Apple se disiparon.

iMacs, disqueteras y dispositivos que no existen

aps-jobs-imac-indigo_lat.jpgEl iMac fue el comienzo de la salvación de Apple en 1998. Un ordenador diseñado para llamar la atención y atraer el público desencantado con la informática de la época. Pero era un ordenador de consumo… sobre el que adoptaron una extraña decisión: No tenía disquetera. Quizás muchos ni siquiera sepáis hoy en día lo que son. Probablemente, esto sea así por la decisión que tomó Apple en aquel momento.

El mundo de la tecnología se llevó las manos a la cabeza: “Apple podría haber mejorado la idea del iMac añadiendo disquetera.“. En su lugar incluyó los puertos USB para la conexión con impresoras, periféricos e incluso unidades externas de disco. Pero había un pequeño problema: Todavía no había nada de eso en el mercado. O era tan escaso que la gente pensaba que el iMac “apenas tendrá éxito en un mercado tan competitivo”.

El caso es que si que lo hizo. Vaya si lo hizo: Inauguró toda una generación de distribución de contenidos en el mundo Mac, donde o estabas en CD-ROM o no estabas. Y afortunadamente, los dispositivos USBs comenzaron a aparecer, quizás no por la influencia por Apple, por ahí estaba el iMac, preparado para ellos. De serie.

Diez años después, aterrizaje forzoso

stevejobsmacbookair2.jpg

Curiosamente, diez años después de aquella mítica presentación, un Jobs mucho más seguro y con sus tejanos habituales, presentó un nuevo ordenador: MacBook Air. Y muchos vieron similitudes con la disquetera de aquel iMac, porque el MacBook Air fue el primer ordenador de Apple sin unidad de CD, DVD... ni BluRay. No tenía ninguna unidad de formato físico, de hecho. Sólo aquel escaso único puerto USB de aquella primera generación.

Todos pensaron que el “Air” del apellido de aquel ordenador venía por la ligereza de su peso. Era asombroso en ese aspecto, pero cada día tengo más claro la intención de Apple en aquel momento: El aire como medio de conexión y la nube como método de almacenamiento. Ojo, “la nube”, no “las nubes”... que es donde estaba la competencia. Son lugares distintos.

Comenzó a explicarnos que cualquier Mac podría conectarse inalámbricamente a cualquier otro con unidad de DVD, para poder seguir utilizando lo que ya tenemos. Pero que, en unos años, la distribución digital de contenidos haría innecesario tener algo en un formato físico. El icono de iTunes posiblemente sonrió cuando oyó ésto mientras reposaba en su dock.

macbook-air-unibody-estructura.jpg

Sin embargo, el primer MacBook Air fue la llegada de una gran idea, pilotada de forma demasiado forzosa: Incorporaba tecnologías tan avanzadas como caras (discos duros SSD, procesadores personalizados de Intel para Apple para cumplir las exigencias de tamaño, etc…) y aquel magnífico ordenador no entraba dentro de las alternativas de compra del consumidor habitual: Sólo de los sibaritas y de personas con un perfil concretísimo, que fueron quienes lo disfrutaron.

Muchos pensaron que el Air estaba marcado por aquel comienzo, para mal. El tiempo pasó, y apenas había actualizaciones para aquel ordenador donde cada novedad en hardware podría requerir un proceso de reingeniería de su estructura, debido a la complejidad de su construcción.
Pero la tecnología avanzó, y un día Apple bautizó la segunda generación de MacBooks Air como “El futuro del MacBook”. Ahora si parecía que iban en serio.

Preparándonos para el primer contacto

aps-ipad-teclado-post-pc.jpgEl iPad 2, uno de los dispositivos calificados por Apple como “post-PC”

En los últimos años, Apple ha venido preparándonos para el próximo gran cambio en la informática: El cloud-computing y la era post-PC. Sobre el primero hay poco que decir: La compañía basará muchos de sus servicios en una arquitectura centrada en las aplicaciones desde Internet. Pero la era post-PC es distinta, y creo que malentendida por muchos.

Post-PC no significa la desaparición del ordenador, sino la distribución de sus tradicionales servicios entre otros dispositivos… o en la nube. Los ordenadores ya no serán el centro de mando digital que todos pensamos, aunque podrían, pero el nivel de especialización de dispositivos permite distribuir lo que queremos hacer donde queramos hacerlo. ¿Ver una página web? iPad. ¿Escuchar música? iPod ¿Trabajar con un documento? La nube. Y es que la nube tiene que pensarse como un nuevo dispositivo en sí, no cómo una mera herramienta de almacenamiento.

Por tanto, lo que Apple quiere es que empecemos a pensar con “la nueva generación de MacBooks” es que no se eliminan las unidades de sus portátiles, sino que se sustituyen por otras “unidades” o sistema de trabajo basada en la nube. Es previsible que el resto de gama comiencen a desprenderse de estas unidades ópticas, dando lugar a un cambio tan importante, que podría ser un buen momento para hablar de nueva generación.

La retroalimentación hardware-software

aps-air-lateral-on.jpg

Todos sabemos y entendemos la relación que existe entre el hardware y el software de Apple. El producto de la compañía se compone de estas dos partes completamente indivisibles: Es su “experiencia de usuario” y su forma de entender los productos. Los cambios en una de estas partes impactan directamente en la otra. Y no me refiero a actualizaciones en potencia que ocurren paulatinamente con el paso del tiempo, sino a nuevas características que por su importancia generan una reacción.

Es lo que está ocurriendo ahora mismo: Vivimos un proceso de transición. Es un proceso lento por la dificultad de cambiar nuestra forma de trabajar y entender los ordenadores, pero un cambio de este tipo necesita un sistema operativo preparado para ello. Y llegó iCloud, algo que mucha gente asoció a la “moda”, pero que algunos pensamos que formaba parte de un plan. Algo que comenzó con un experimento llamado MacBook Air y que la compañía ya nos advirtió que sería el futuro de los MacBooks.

Y no hay más que ver como estamos entrando y aceptando este proceso de cambio, cuando el MacBook Air ha dejado de convertirse en algo muy orientado a un segmento de usuarios, para pasar a plantearse como alternativa seria de compra para el resto, incluso comparada con Macs clásicos como el MacBook Pro o un sistema de escritorio. Ya es un ordenador con muy buena relación calidad/precio para las características que incorpora, con un futuro prometedor y unas perspectivas muy atractivas. ¿Cuantas personas de vuestro entorno, por primera vez, se han planteado su compra?

Acción y reacción: Un cambio pequeño pero importante en algo que lleva durante años preestablecido, puede dar lugar a consecuencias que alterarán para siempre lo que conocemos. La semana pasada Apple no sólo actualizó el MacBook Air: Sentó unas bases. Los próximos pasos, consisten en extender el concepto ¿Un MacBook Pro ultradelgado, con mejores prestaciones y características para el profesional que los Air? ¿Nuevos iMac de escasos milímetros de espesor? ¿Nuevos modelos?

aps-sorry-no-beige.jpgSin duda, los años en los que el diseño hardware no era lo importante van a cambiar, porque la forma de entender la informática está cambiando y es momento de apostar por estos cambios: Es el momento de cansarnos de los que tenemos, de olvidarnos de lo gris, de pensar que podemos entender la informática de otra forma.

Es el momento de eliminar las disqueteras, de nuevo. Hace trece años, aquel colorido primer iMac translúcido asombró al mundo y lo apartó de la competencia durante años. Ahora es el momento de volver a mirar al mundo, de cambiar de rumbo y dirección sobre lo que pensamos que tiene que venir y de volver a aquel arrogante y brillante slogan con el que Apple inauguró una época y se diferenció del resto…

...”Lo sentimos, no lo fabricamos en beige“.

Imágenes | bizmac, Mac Users Guide, dantaylor, renatomitra

]]>
<![CDATA[Cómo combinar la barra de direcciones y de búsquedas en Safari 5 (por fin)]]> http://www.applesfera.com/aplicaciones-os-x-1/como-combinar-la-barra-de-direcciones-y-de-busquedas-en-safari-5-por-fin http://www.applesfera.com/aplicaciones-os-x-1/como-combinar-la-barra-de-direcciones-y-de-busquedas-en-safari-5-por-fin Fri, 25 Mar 2011 07:05:40 +0000 seleccionado por andropov unificar-barras-safari-5.jpg

Unos de los cosas que menos me gusta de Safari 5 es que se incluyan dos barras de texto, una para direcciones y otra para hacer búsquedas en Internet. Viendo el ejemplo de Chrome, y la sencillez que supone poseer una única barra combinada, me cuesta pensar porqué Apple no lo ha implementado también así en su navegador.

Nunca me ha gustado posicionarme en el lado de ningún navegador, y actualmente utilizo Chrome (que me parece fantástico) y Safari 5. Así que había que encontrar un modo de conseguir la barra unificada en Safari 5 para que fuera igual de usable que Chrome, y por si os interesa, parece que tengo una solución.

Se trata de utilizar la extensión KeyWurl, muy útil, y que añade diversos motores de búsqueda controlados por palabras clave. Miguel ya lo mencionó en Applesfera hace más de tres años, yo hoy os convertiré en ninjas del KeyWurl para que lo exprimáis al máximo con Safari 5. Vamos a ello.

Utilizando KeyWurl en Safari 5

keywurl-safari-version.jpg

El primer paso es descargar el plugin desde su página oficial. KeyWurl no tiene instalador oficial, aunque el proceso es sencillo: Primero instalamos SIMBL haciendo doble click sobre él (es automático). Se trata de un instalador de extensiones. Luego, sólo tenéis que copiar el archivo Keywurl.bundle en Library/Application Support/SIMBL/Plugins.

Aquí nos encontramos con un pequeño problema… y es que no funciona. KeyWurl fue desarrollado para Safari 4 y su desarrollador ha limitado su ejecución por el número de versión del navegador, por lo que si intentamos arrancar tal cual nos dará error. Solucionarlo es sencillo, copiamos el número de versión de nuestro Safari desde su ventana de “Acerca de Safari” (os lo marco en la imagen de arriba), y luego lo copiamos dentro de la sección MaxBundleVersion del Info.plist del paquete, sustituyendo al valor antiguo:

keywurl-info.jpg

Para llegar hasta este Info.plist, tan sólo tendréis que hacer click derecho sobre Keywurl.bundle y “Mostrar contenido del paquete”/Contents, allí lo tenéis. Una vez cambiado el valor, reiniciad Safari 5 y ya funcionará el plugin sin absolutamente ningún problema.

Así funciona KeyWurl en Safari 5

keywurl-ejemplo-google.jpg

Para acceder a la configuración del plugin, debéis acceder a Safari/Preferencias/KeyWurl, y veréis una pantalla similar a la que os muestro arriba. Allí tendréis las palabras clave que referencian a cada buscador, de modo que escribiendo cualquier de ellas, y a continuación el término a buscar, se procederá a ello.

Existe una etiqueta denominada “default”, como veis en la captura, ya tiene por defecto incorporado el motor de búsqueda de Google. Esto podréis cambiarlo en cualquier momento, ya que todo es completamente configurable. Podéis añadir nuevos motores de búsqueda de forma muy sencilla. Por ejemplo, como ejemplo vamos a añadir el buscador de la RAE. Accedemos a su URL después de hacer una búsqueda y copiamos el texto completo excepto el término de búsqueda:

keywurl-rae.jpg

El siguiente paso es crear una nueva entrada en KeyWurl, con palabra clave “RAE” y copiando la URL de búsqueda, recordad, sin el término a buscar. Dicho término lo cambiaremos por un tag de sustitución, que sólo tendremos que arrastrar desde la zona inferior (en este caso “complete query”):

keywurl-rae-busqueda.jpg

Cada sustitución le pasa a la URL de búsqueda unos términos u otros, dependiendo de cuales elijamos. Estos son los que utiliza el programa, explicados para que podáis elegir los que os convengan si os animáis a añadir más buscadores:

  • Complete Location Field: Se buscará todo lo que tecleemos en la barra, incluída la palabra clave
  • Complete Query: Se buscará todo lo que tecleemos en la barra, excepto la palabra clave
  • Query Word 1..9: La palabra número “n” por la que queremos buscar, exclusivamente.

Incluso podemos afinar más nuestra definición de los buscadores, evitando utilizar URL con codificación Unicode, o sustituir los espacios en blanco de forma distinta a si se hace distinto a lo habitual (esto es, “%20”). Todo es muy visual y muy sencillo.

keywurl-busqueda-ejemplo.jpgEjemplo de búsqueda en Amazon

Desde este momento, la barra de URL de Safari también servirá para hacer búsquedas: Si no ponemos una URL, el navegador hará una búsqueda por el motor predeterminado (en este caso Google). Y si elegimos una palabra clave, por ejemplo “RAE ordenador”, Safari buscará en el motor de búsqueda que hemos definido para la RAE el término “ordenador”. Muy cómodo, ¡os animo a probarlo!

]]>
<![CDATA[Cómo eliminar la barra de búsquedas en Safari 5]]> http://www.applesfera.com/aplicaciones-ios-1/como-eliminar-la-barra-de-busquedas-en-safari-5 http://www.applesfera.com/aplicaciones-ios-1/como-eliminar-la-barra-de-busquedas-en-safari-5 Mon, 28 Mar 2011 05:37:52 +0000 seleccionado por andropov safari-5-sin-barra-busqueda.jpg

El resultado que queremos conseguir en esta entrada es sencillo: Eliminar la barra de búsquedas que Safari 5 tiene a la derecha de la barra de direcciones, en la parte superior de navegador. Los motivos para querer hacer ésto pueden ser muchos, uno de ellos, por ejemplo, es haber seguido esta otra entrada donde dotábamos a la barra de direcciones de Safari de las funcionalidades de búsqueda.

Lo que se pretende conseguir en estas dos entradas es unificar en una sola barra la de direcciones y la de búsqueda, tal como ya hace Chrome y otros navegadores. De esta forma conseguimos un navegador mucho más minimalista a lo que nos ofrece Apple, pero con la misma potencia (o más) del Safari original.

Para seguir los pasos de este pequeño tutorial no es necesario haber seguido antes el de hace unos días, pero os lo recomiendo si queréis dotar a vuestro navegador de mayor versatilidad. En cualquier caso, para conseguir el efecto que os propongo hoy, necesitaremos tener instalado Xcode 4, la suite para desarrolladores de Apple, ya que utilizaremos su Interface Builder para “esconder” de la barra superior aquel elemento que no queremos ver.

Utilizando Interface Builder para ocultar la barra

Básicamente, lo que vamos a hacer es abrir el .nib que almacena la interfaz de las barras de Safari 5, para ocultar la barra de búsqueda. El problema, es que en Safari 5 el .nib que contiene los elementos de la interfaz está compilado por Apple, y ello impide que podamos editar con el Interface Builder de Xcode. Sin embargo podemos utilizar un pequeño truco para editarlo. Antes de nada, cerrad cualquier ventana de Safari 5 que tengáis abierta. Y seguid estos pasos:

  • Vamos a Aplicaciones/Safari y pulsamos click derecho sobre él / Mostrar contenido del paquete / Contents / Resources / Spanish.lproj . A éste directorio completo le vamos a dar permisos completos de lectura y escritura, para evitar errores posteriores. Tan fácil como click derecho sobre él, obtener información y en la parte inferior, pulsáis sobre el candado, que os permitirá cambiar los permisos a “Leer y escribir” a todos los usuarios. Yo, incluso me añado como usuario como medida extra (utilizando el botón (+) de la parte inferior izquierda):

asignar-permisos-spanishlproj.jpg

  • Por seguridad, hacemos una copia del .nib que vamos a modificar, dentro del directorio Spanish.lproj. Se trata del ToolbarItems.nib. Click derecho sobre él / Copiar “ToolbarItems.nib”. Ésto creará una copia en este mismo directorio de este archivo… por si hacemos algo mal y tenemos que volver al original.
  • Para “engañar” al sistema y que nos permita editar el .nib que nos interesa, lo que haremos será abrirlo (de nuevo, click derecho sobre TootlbarItems.nib (el original, no la copia que acabamos de hacer) / Mostrar contenido del paquete. Ahí veremos un solitario archivo llamado keyedobjects.nib. Lo copiamos al portapapeles con cmd+c.
  • El siguiente paso, es abrir cualquier otra aplicación que NO sea de Apple y llegar hasta su carpeta Resources (con “Mostrar contenido del paquete”, de nuevo). Allí, buscamos cualquier otro .nib (pueden estar dentro de English.lproj, si el programa no está en castellano) y de nuevo abrimos este .nib con “Mostrar contenido del paquete” hasta que veamos un archivo del mismo nombre al que tenemos en el portapapeles. Sacamos el que hay ahí al escritorio y copiamos el que tenemos en el portapapeles dentro de ese nib. Es decir, habremos copiado el keyedobjects.nib de ToolbarItems.nib de Safari 5 dentro de cualquier otro *.nib de cualquier otra aplicación.

El objetivo ahora es abrir el *.nib donde lo hemos dejado (será su el directorio anterior que lo contiene). Para que quede más claro, si hemos copiado el keyedobjects.nib dentro de AlarmEditor.nib, lo que haremos será hacer doble click sobre AlarmEditor.nib para abrirlo con Xcode 4. Evidentemente, el nombre “AlarmEditor.nib” me lo acabo de inventar, podéis utilizar cualquier *.nib que encontréis en alguna aplicación, pero siempre que NO sea de Apple. Cualquier aplicación gratuita que tengáis a mano, por ejemplo.

  • Al abrir el *.nib que contiene nuestro keyedobjects.nib, veremos la interfaz de la barra:

xcode-barras-safari.jpg

Ahora pulsamos en la barra de búsqueda (os lo he marcado como “1” en la imagen anterior) hasta que, dentro de la tercera pestaña del Inspector, en la sección “Custom Class”, veamos que aparezca como “class”: WebSearchField. Sólo entonces sabremos que hemos seleccionado el elemento adecuado.

  • Ahora es cuando ocultamos la barra. Nos vamos a la cuarta pestaña (os lo marco como “1” en la siguiente imagen) y luego bajamos hasta la sección “View”, donde debemos marcar, en “Drawing”, la opción de “Hidden” (os lo marco como “2”, también en la siguiente imagen):

xcode-hidden-barra.jpg

  • Grabamos desde Xcode los cambios desde la opción File / Save, y podemos salir de Xcode. ¿Que nos falta? Tan sólo entrar en este *.nib que contiene el keyedobjects.nib de Safari que estábamos editando, copiarlo al portapapeles e irnos a la carpeta de Safari, dentro de Spanish.lproj, y dentro de ToolbarItems.nib (recordad, siempre “Mostrando contenido del paquete”), pegamos este keyedobjects.nib que acabamos de modificar, sustituyendo al que hay. Si abrimos ahora Safari, ya deberíamos ver la nueva interfaz sin la barra de búsqueda, sin hacer nada más.

Resumiendo el proceso

Quizás parezca un poco complicado, así que voy a explicarlo de forma más sencilla para que veáis el concepto: Cualquier *.nib, que son contenedores de elementos de interfaz en Mac OS X, contienen a su vez un keyedobjects.nib donde están dichos elementos. Como el ToolbarItems.nib, el contenedor, no podemos abrirlo con Xcode 4 debido a la compilación por parte de Apple, lo que hemos hecho es abrir este *.nib, extraer el keyedobjects.nib y copiárselo a cualquier otro *.nib contenedor que tengamos a mano de cualquier aplicación no-Apple. Esto nos permite abrirlo desde el contenedor no-Apple y editarlo como os he comentado arriba.

Después de editarlo, resturamos el keyedobjects.nib dentro de ToolbarItems.nib de Safari 5, y ya lo tenemos todo hecho. Si os sirve de ayuda, yo he utilizado una aplicación gratuita que tenía por el disco duro llamada Alarm Clock. Pero os servirá cualquier aplicación que tengáis en el Mac. Eso sí, recordad luego restaurar el keyedobjects.nib de esta aplicación dentro de su *.nib contenedor para que la aplicación siga funcionando… Mejor si es una aplicación gratuita, que siempre son más fáciles de restaurar en caso de que algo falle.

Espero que os animéis y probéis esta edición de bricolaje maquero, ya que de paso que estilizamos un poco y personalizamos el navegador de Apple, aprendemos cómo están construidas las aplicaciones en Cocoa y cómo se distribuyen en el sistema de archivos. ¡Ánimo valientes!

En Applesfera | Cómo combinar la barra de direcciones y de búsquedas en Safari 5 (por fin)

]]>
<![CDATA[iPad 2, a fondo: Minimizando la tecnología, amplificando las sensaciones]]> http://www.applesfera.com/ipad/ipad-2-a-fondo-we-believe http://www.applesfera.com/ipad/ipad-2-a-fondo-we-believe Mon, 04 Apr 2011 04:55:01 +0000 seleccionado por andropov ipad2-caja-ipad2.jpg

Hace aproximadamente un año, Apple ponía a la venta la primera versión del iPad, un nuevo dispositivo venido a ocupar el hueco que se dejaba entre los smartphones y los ordenadores portátiles. La visión de Steve Jobs era que dichos dispositivos deberían ser muy buenos en ciertas tareas clave, incluso mejores que sus “hermanos mayores”, los ordenadores portátiles.

El iPad se puso a la venta, y a pesar de muchas opiniones enfrentadas tuvo un éxito arrollador, consiguiendo convertirse en el producto con más éxito en ventas en el momento de su lanzamiento de la historia de Apple. Además, teniendo en cuenta que la visión de la compañía de Cupertino era completamente opuesta a casi todo lo que existía en el mercado “tablet”: Un dispositivo ultraportátil con un sistema operativo pensado para su uso táctil, potenciado por aplicaciones específicas, al contrario del resto de productos que prácticamente eran portátiles sin teclado con sistemas operativos de escritorio.

Un año después, y después de haber creado una auténtica moda alimentando un mercado – el de los tablets – que parecía en punto muerto, Apple nos enseña de nuevo sus cartas con una evolución del iPad original que sigue su propia filosofía (usabilidad, comodidad, aplicaciones) y que ha calado con fuerza entre la competencia, cosa que sin duda, indica que el iPad 2 seguirá siendo una referencia. Pero… ¿Cómo de “2” es este iPad 2?

iPad 2, ¿que incluye?

ipad2-contenido-caja.jpg

Para los curiosos, el contenido de la caja del iPad 2 contiene lo habitual (excepto auriculares, que no están incluídos): El susodicho iPad 2, milimétricamente ajustado a las medidas de la caja, unas pequeñas instrucciones impresas (pegatinas con manzanita mordida incluídas), el cable conector (el mismo de cualquier iPod touch o iPhone, del que tendremos varios ya por casa) y un adaptador de 10W para cargar mediante USB el dispositivo.

Aquí nos detenemos por un instante para un comentario: El iPad 2 no carga mientras lo tenemos conectado a algunos ordenadores que no cuentan con puertos USB con la potencia necesaria. Por ejemplo, mi MacBook Pro de finales de 2006. Las tareas de sincronización las hace perfectamente, pero no lo carga simultáneamente.

Esto no ocurre si tenéis alguno de los últimos Macs lanzados al mercado, como un MacBook Pro de los nuevos, por ejemplo, a los que parece que se les ha dotado en su última revisión de puertos de mayor potencia. El iPad 2 nos avisará de que no se está cargando, apareciendo un aviso con este mensaje en la zona del icono de la batería. El cargador que incluye la caja es el que tiene un adaptador para el país en su terminación, no el plano que incluye el iPhone 4. En cualquier caso, con el cargador USB del iPhone 4, el iPad 2 también carga perfectamente, así que podéis usarlo indistintamente.

iPad 2, el impactante nuevo diseño

ipad2-nuevo-diseno.jpg

Alejado completamente de la estética del anterior iPad, e incluso de dispositivos más modernos como el iPhone 4, el nuevo iPad 2 adopta una forma similar al iPod touch de última generación, con bordes muy marcados y una parte trasera de aluminio que incluso recuerda al aspecto del iPhone original.

Visualmente es muy atractivo: La parte frontal apenas presenta cambios con respecto a su predecesor, pero en la trasera preside el centro perfectamente la manzana mordida negra y una extrema delgadez que posiblemente sea lo que más llame la atención de él. Es MUY delgado (0,88cm), y cuando digo muy delgado me refiero a que no ocupa más que una revista de unas 80 páginas, superando en delgadez incluso al iPhone 4.

El nuevo diseño tan curvado además invita a sujetarlo con la mano: Es fácil de sujetar gracias a la comodidad que proporcionan dichas curvas, dándole una apariencia todavía más liviana, sobretodo cuando está encima de alguna superficie. Un punto negativo de ésta nueva apariencia curvada es que el conector dock, situado en la parte inferior, es difícilmente accesible a la hora de conectarle el cable ya que la entrada está situada en plena curva del bisel. Esto ya ocurría, precisamente, con el nuevo iPod touch, lo que demuestra una vez más que comparten líneas de diseño.

ipad2-conector-dock.jpg

Los botones de volumen y de bloqueo de sonido o orientación están situados estratégicamente en el lado derecho del iPad 2. Perfectos para poder acceder a ellos si utilizamos una Smart Cover (de las que ya hablaremos) ya que ella se ancla magnéticamente por la parte izquierda del iPad 2. La antena 3G (si el modelo cuenta con ella), está situada en la parte superior, junto al botón de bloqueo y la entrada de auriculares. La ranura para la tarjeta Micro-SIM (si el modelo es 3G) sí se encuentra situada en la parte izquierda, idéntica a la que tenemos en nuestros iPhones.

El altavoz incorporado en el iPad 2, merece ser comentado aparte. Al igual que se mejoró la potencia con el paso del iPhone original al iPhone 3G, en éste iPad 2 la mejora del altavoz es notable: El volumen es claro, alto y nítido, consiguiendo que el sonido se escuche mejor gracias a las nuevas micro-perforaciones en la carcasa unibody de aluminio:

ipad2-altavoz.jpg

Dicho altavoz está además situado en la parte derecha del iPad 2, también en la zona contraria a la que se anclaría la Smart Cover y donde están el resto de botones, con lo que la orientación y la manejabilidad en juegos y aplicaciones hace que tengamos a nuestra disposición todos los controles y el sonido incluso con la Smart Cover puesta (y plegada sobre su parte trasera). Esto es especialmente útil cuando plegamos la Smart Cover para permitir que el iPad 2 repose en vertical, ya que no tapa la salida de sonido.

No hay que olvidar tampoco del nuevo diseño “lo que no se ve”, y eso, son las sujeciones de metal que bajo la carcasa incorpora esta nueva versión. El iPad 2 no incorpora ningún imán dentro de su estructura, sino que cuenta con metal situado estratégicamente bajo ella para el anclaje de la nueva Smart Cover de Apple. Sobre ella hablaremos en una próxima entrada, ya que me gustaría presentárosla más exhaustivamente. Sin embargo, es mencionable que el iPad 2 esté diseñado pensando en un accesorio de éste tipo.

ipad2-smartcover.jpg

Otro aspecto que quiero destacar después de usar el iPad 2 durante varios días es su fabulosa ligereza, incluso con respecto a su generación anterior. Sólo 613 g, que consiguen que el producto sea comodo de sostener a pesar de su envergadura.

Uno de los puntos más cuestionados del iPad anterior fue precisamente que era difícil sostenerlo durante largo tiempo sin apoyarlo. Pues bien, Apple parece que se ha puesto manos a la obra y ha reducido el peso alrededor de un 15%, cosa que se agradece y se nota mucho. Personalmente, creo que ésta es una de las mejoras más claves de esta nueva generación ya que permite una movilidad y comodidad al usarlo que facilitan mucho el trabajo con él.

iPad 2, bello y bestia a la vez

ipad2-esquire.jpg

Leyendo algunos análisis del iPad 2, veo que pocos se dan cuenta que lo realmente increíble de este producto es que se ha conseguido un diseño casi de ciencia-ficción… pero dentro de él está todo un procesador de doble núcleo a 1Ghz. Hace unos años, leer ésto sí que sería de auténtica ciencia ficción si se consigue como lo ha conseguido el iPad, por varias razones.

La primera, es algo que Apple no ha mejorado en el iPad 2 pero que vende como una característica: Las 10 horas de autonomía. Y creedme, la batería es una de las cosas que más me han impresionado del nuevo modelo. ¿Porque una autonomía idéntica al modelo anterior es digno de mención por parte de la compañía? Pues básicamente, porque la potencia se ha ampliado mucho, pero Apple ha diseñado una arquitectura de procesador que es muy conservadora con el uso de energía, y eso se nota, incluso utilizando la multitarea con un gran número de aplicaciones o jugando a juegos de alta carga gráfica, vídeos, etc…

Desde luego, el chip A5 es el fruto de la experiencia de Apple en el terreno de los dispositivos móviles y sabían muy bien lo que querían y no querían obtener de él. Para que os hagáis una idea, el iPad 2 me llegó un martes por la mañana y lo puse a cargar por primera vez el jueves por la noche… y creedme, no lo tuve precisamente parado: Pruebas en la oficina, aplicaciones, juegos, demostraciones a amigos y compañeros sin parar durante todo ese tiempo. Una maravilla en este sentido.

ipad2-a5-steve-jobs.jpg

Por otro lado, al A5 acabamos de conocerlo ahora. Tal y como comenté hace unos días en mi entrada sobre las futuras aplicaciones diseñadas para el iPad 2, estoy convencido de que los desarrolladores comenzarán a exprimir la potencia del nuevo procesador de doble nucleo en breve, consiguiendo aplicaciones con cálculos de alto nivel, en un dispositivo tan portátil y cómodo como el iPad 2. Eso sin hablar de los juegos, donde podemos estar hablando de toda una nueva generación de juegos que los aproxime a cotas similares como los que tiene una consola de videojuegos. Todo, repito, en un grosor minúsculo, ligero y compacto que podemos llevar donde queramos con gran autonomía. Ese es el éxito de la potencia del iPad 2, no meramente su fuerza de cálculo bruta.

El uso diario del iPad 2 también viene alimentado de este nuevo empuje de potencia: La navegación, apertura de aplicaciones, movimiento de la interfaz de iOS, el cambio de la multitarea,... todo, funciona a una velocidad perfecta y sin ralentizaciones de ningún tipo. Y eso, teniendo abiertas varias aplicaciones y juegos de gran carga, tanto de recursos de cálculo como de memoria.

Por si fuera poco, activé los nuevos gestos multitáctiles para poder utilizar cuatro dedos y reemplazar al botón “físico” de home, pellizcando con ellos la pantalla para volver al escritorio o descubriendo con ellos la zona de la multitarea. No se nota en absoluto una disminución del rendimiento por hacerlo, e incluso la agilidad y la comodidad de navegar de esta forma por el iPad 2, hace que gane muchos puntos. No dudo que el botón “home” tiene las horas contadas en generaciones venideras.

Quizás uno de los cambios que también se preveían pero que finalmente no se han producido, es el de la pantalla. Este nuevo iPad 2 mantiene la misma pantalla que el original y no incorpora la tecnología Retina Display del iPhone 4, como muchos esperaban. Sin embargo, la magnífica pantalla IPS brillante hace que no se eche tanto de menos y que sea una excelente ventana a nuestro mundo digital.

Las nuevas cámaras y FaceTime

ipad2-facetime-camara.jpg

Una de las novedades a nivel hardware más llamativas es la incorporación de dos cámaras, una trasera que graba vídeo HD a 720p y hace fotografías a una resolución máxima de 920×720. La cámara frontal es una cámara VGA cuyo principal cometido son las videoconferencias. No es la última generación de cámaras FaceTime HD que incluyen los nuevos MacBooks Pro, pero cumple su cometido perfectamente.

Era evidente que FaceTime sería uno de los puntos nuevos del iPad 2, recuerdo que personalmente lo veía muy claro cuando analizaba el nuevo iPod touch, el pasado Septiembre de 2010. Las cámaras, sin embargo, no están diseñadas para su uso como cámara fotográfica. Evidentemente, el objetivo de Apple con ellas no es conseguir reemplazar ninguna cámara compacta. Se puede ver simplemente en la resolución de la cámara trasera del iPad 2 (920×720) contra las que hace el iPhone 4 (2592×1936). En definitiva, son las mismas cámaras que incorpora el nuevo iPod touch.

En este punto, las cámaras se utilizarían en el futuro para otras aplicaciones específicas: Realidad Ampliada, reconocimiento de movimiento en juegos o mapas, etc, etc… pero desde luego, utilizar el iPad 2 para hacer fotos, más allá de alguna excepción, es poco menos que absurdo. El vídeo sí que tiene buena calidad y sin duda servirá para darle uso al nuevo iMovie, y aprovechar así al máximo la gran pantalla del producto para editar los vídeos con comodidad.

iPad 2, we believe

Apple tenía una idea muy clara cuando lanzó el primer iPad: Conseguir un dispositivo perfecto para ciertas tareas y dejarle la puerta abierta a los desarrolladores para que inventasen nuevas utilidades. Un año después, los desarrolladores y los usuarios encontramos un nuevo iPad 2 que mejora enormemente el concepto del anterior, pero no por ninguna de sus especificaciones de forma aislada.

A menudo, tendemos en caer en el equívoco de las cifras y olvidamos que cualquier tecnología, al que sea, es un medio para disponer al usuario de algo. De algo: Información, diversión, utilidad… Y la mejor forma de conseguirlo es aunar en un sólo producto un paquete combinado que, sin llegar a ser quizás la más potente del mercado a nivel técnico, sí que lo es a nivel de usabilidad, utilidad y comodidad. Y eso, en un tablet, lo es todo.

Me gustó mucho ver a Steve Jobs en la keynote del pasado 2 de Marzo hablando sobre “humanizar la tecnología”. Acercarla a la gente, a toda la gente, independientemente de quien la necesite, de como la use, o de lo que quiera conseguir con ella. Es la experiencia, la sensación de practicidad lo que determina que un producto ha alcanzado el éxito en quien lo utiliza, y en ese momento, el círculo de diseñadores, ingenieros y usuarios se cierra. Cualquier producto se diseña para conseguir esto, pero no todos lo consiguen. Esa es la diferencia entre ser competencia, o ser referencia.

El iPad 2 redondea la idea que lanzó el iPad. Y la mejora, aportando nuevas características de las que ni siquiera hoy podemos imaginar en que forma las utilizaremos, qué nuevos usos encontraremos. Desde luego, el último y magnífico anuncio de Apple nos muestra que la mejora es un conjunto que no cree en una carrera de cifras, y que un diseño asombroso puede encerrar muchas sorpresas en su interior.

Desde luego, tal y cómo dice Apple, “We Believe”: Creemos en que lo único necesario de la tecnología es hacerla desaparecer entre sensaciones, minimizar cualquier problema de interacción del dispositivo, conseguir lo máximo sin depender de una barrera infranqueable de configuraciones ni dolores de cabeza, y el mejor exponente de eso hoy en día en un tablet, se llama iPad 2.

En Applesfera | Todo sobre el nuevo iPad 2

]]>
<![CDATA[Cinco años de perspectiva en la WWDC: Conectando los puntos]]> http://www.applesfera.com/apple/cinco-anos-de-perspectiva-en-la-wwdc-conectando-los-puntos http://www.applesfera.com/apple/cinco-anos-de-perspectiva-en-la-wwdc-conectando-los-puntos Sat, 04 Jun 2011 09:33:45 +0000 seleccionado por andropov applesfera-lonely-blogger.jpg

No se pueden conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo — tu instinto, el destino, la vida, el karma — lo que sea. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Steve Jobs (Standford, 2005)

Las WWDC de Apple son un hito importante dentro del camino anual de Apple. Marcan un punto de control para los desarrolladores, pero sobre todo buscan transmitir al usuario final el trabajo que se ha venido haciendo en los últimos meses dentro de la compañía.

Apple ya no es una empresa que costumbres fijas. Al menos no todas, con la renuncia a asistir a las clásicas Macworld al principio de cada año, implícitamente nos decía que habría una presentación cuando fuera el momento, cuando fuera necesario. No querían tensiones que forzaran el proceso de desarrollo de sus productos, y nosotros no queríamos keynotes vacías. Parecía un buen trato, y apartando el peso de la nostalgia, lo acabamos aceptando.

Ahora tenemos alguna presentación recurrente una vez al año, como las de principios de Septiembre, donde Apple se pone al día con sus gadgets musicales. El resto, nacen cuando tienen que hacerlo. La compañía trabaja y el fin del proceso es la presentación. Con la WWDC nunca ha pasado eso. Y por eso es importante.

Las WWDC siempre son el comienzo de algo

wwdc-people.jpg

Una keynote en la WWDC nunca ha sido el fin de un proceso. Los productos, servicios y anuncios que se hacen en ella no cierran, ni mucho menos, un ciclo. No son un epílogo de un libro, sino más bien el prólogo del siguiente.

También son una herramienta: Son las definiciones de lo qué hacer, y de lo que no hacer. Son los cambios de rumbo, de la explicación de los golpes de timón que alguna vez nos hemos encontrado, es el momento de las explicaciones y de los planes.

Y tienen a la audiencia perfecta: La gente implicada en el desarrollo de su plataforma, sentada en la misma sala, y a todos nosotros escuchando al otro lado de la pantalla. Ahí se definen los métodos de trabajo, se anticipan sus usos y se calculan sus consecuencias. Pero todo, absolutamente todo, incluso los planes más excéntricos, tienen un objetivo: Conectar los puntos.

Cinco años encajando las piezas

wwdc-jobs-quicklook.jpg

Podríamos remontarnos al principio de las WWDC, hace 16 años, pero no será necesario irnos tan lejos. Los últimos cinco años han sido los más importantes para la compañía, y un claro ejemplo del camino y el espíritu de las WWDC: No sólo se trata de navegar en una dirección, también de corregir el rumbo.

La WWDC de 2006 cerró un anuncio del año anterior: El cambio de procesadores PowerPC a Intel. Aquello fue una de las noticias más escandalosas, valientes y arrogantes del mundo de la tecnología. Apple le decía al mundo que no podía seguir fabricando buenos productos con los procesadores de IBM y a su vez, lanzaba el órdago de crear máquinas made in Apple con la tecnología que ya contaba el resto de PC’s.

En esta presentación de 2006, Apple nos presentaba el Mac Pro, la máquina que heredaba el alma del amado PowerMac, pero con otro cuerpo. Nos enseñó Leopard, el último Mac OS X que funcionaría con PPC, y comenzó a anticiparnos el futuro que tenemos ahora.

El año 2007 fue un año con altibajos. A todos nos sentó como un jarro de agua fría que Leopard se retrasara hasta Octubre, debido al inmenso Big Bang que produjo la salida del iPhone. También nos decía que para programar aplicaciones para iPhone sólo podríamos hacerlo basadas en tecnologías web, nada de aplicaciones nativas. Es fue lo que nos dijeron, a los desarrolladores y a nosotros.

wwdc2008-banner-sdk.jpg

Sólo un año después, en la WWDC2008, Apple escuchó, analizó y rectificó sus propias palabras: No sólo habría aplicaciones nativas para iPhone, sino que ese mismo año presentaron las herramientas de desarrollo para poder hacerlas. Fue el año de la salida de la App Store, del nacimiento de MobileMe (que el lunes, probablemente, veamos morir – de nuevo -). La primera vez, por cierto, que Apple vendía todas las entradas para un WWDC, en su historia: El interés, y el conocimiento del tremendo impacto y punto de encuentro de estas conferencias había calado hondo.

En la siguiente WWDC, vimos un nuevo iPhone OS más maduro en su tercera iteración, presentado varios meses antes a los desarrolladores y nos hablaron de la inminente salida de Snow Leopard, el sistema operativo que venía a potenciar lo que ya conocíamos. También se presentaron los nuevos MacBooks Pro de 13”, actualizaciones del resto de la gama… Y un fantástico iPhone 3GS, que mejoraba el modelo presentado el año anterior con mucha más potencia de proceso. La apuesta por iPhone OS estaba clara.

El año pasado, fue la conferencia de las consecuencias. El Mac OS X para dispositivos móviles, el anteriormente conocido como iPhone OS, ahora se llamaba iOS y eso empezaba a conferirle un carácter propio, que la compañía diferenciaba y que nos decía que el proceso de maduración de ambos sistemas iba por caminos distintos.

El iPhone 4 presentado hace apenas un año puso encima de la mesa un hardware potente y el sistema operativo comenzaba a incorporar (quizás se había hecho demasiado de rogar) características que otros sistemas ya tenían. El iPad llevaba pocos meses en el mercado, pero el rotundo éxito del tablet de Apple hizo que la WWDC se convirtiera en un evento prácticamente centrado en iOS.

Y así llegamos al WWDC2011.

WWDC2011, la intersección

wwdc2011-moscone-center.jpg

Todos los interesados por el mundo Apple venimos años especulando sobre qué dirección tomará la compañía con todo lo aprendido en iOS y Mac OS X. Sobre qué tipo de retroalimentación experimentarán ambos sistemas operativos, pero sobre todo, entendemos la importancia de un software que ha destronado a la carrera de hardware de otras épocas.

El nuevo iOS 5 será el sistema operativo móvil que por primera vez mire a Mac OS X no como un complemento, sino como una extensión de si mismo. Estoy convencido que Apple ha entendido que uno de los mayores problemas de ambos sistemas es que apenas aprovechan las ventajas el uno del otro, al 100%. Y desde luego, anuncios como iCloud y su posible conexión en la nube, abre un mundo de posibilidades.

Pero llegamos a Mac OS X Lion. Esa nueva iteración de algo que nos es familiar, conocido y predecible. Posiblemente deje de serlo: Si Apple ha aprendido bien la lección, veremos un nuevo sistema de escritorio con buenas ideas de iOS, pero sobre todo, que nos refresque la idea que todos tenemos de un sistema de escritorio cuya “mitad” llevamos hoy todos en el bolsillo con iOS.

Mac OS X y iOS deben dejar de ser dos sistemas operativos para convertirse en algo global. En una herramienta, un paisaje desde el que miramos a través de distintas ventanas, un instrumento con el que conectar los puntos que, hasta ahora, sólo eran buenas ideas inconexas. Un nuevo punto de partida emocionante.

Ese podría ser un buen prólogo del libro de aventuras que comenzaremos a leer el lunes.

Imágenes | Lonely Blogger, Up to the keynote, Steve Jobs demoes QuickLook, iPhone SDK Banner, Moscone WWDC2011

]]>
<![CDATA[Aportando más versatilidad a iOS: Un ejemplo de implementación para un sistema de archivos]]> http://www.applesfera.com/aplicaciones-ios-1/aportando-mas-versatilidad-a-ios-un-ejemplo-de-implementacion-para-un-sistema-de-archivos http://www.applesfera.com/aplicaciones-ios-1/aportando-mas-versatilidad-a-ios-un-ejemplo-de-implementacion-para-un-sistema-de-archivos Thu, 21 Apr 2011 08:11:08 +0000 seleccionado por andropov ios-sistema-de-archivos.jpg

Todos conocemos iOS y sabemos lo que Apple espera obtener de él. Es un sistema operativo basado en una interfaz multitáctil, rápido e increíblemente intuitivo. Tiene la App Store, la mayor tienda de aplicaciones del mundo y una sincronización muy bueno con el resto de los productos de la compañía. Sin embargo, no existe nada perfecto, y en mi opinión algo que le falta a iOS es un sistema de archivos.

Siempre que me preguntan sobre mi opinión, contesto que un sistema de archivos no debería añadir complejidad al manejo del resto del sistema operativo, y que bien implementado podría potenciar muchísimo más su uso. Además de aprovechar al máximo el espacio libre en nuestro dispositivo, ya que no sería necesario guardar por aplicación un archivo, sino que estaría todo centralizado en un lugar común.

Está claro que iOS ha enseñado mucho, muchísimo a Mac OS X, a nivel de usabilidad y descrubriendo nuevas formas de utilización de la interfaz. Sin embargo, creo que iOS debería tomar nota de ciertas características del sistema operativo de escritorio de Apple, y una de ellas es integrar este sistema de archivos… y eso es posible hacerlo, incluso siguiendo “las reglas” de Apple. Os aumento mi visión sobre lo que sería el ejemplo que yo pondría en la mesa al equipo de desarrollo.

Archivos en iOS, ¿que tenemos ahora?

ios-filesystem-actual.jpg

En realidad ya lo tenemos. Quiero decir, Apple ya hace algo parecido en el iOS que utilizamos ahora mismo… Y se llama “Fotos”. Es decir, un lugar dentro del sistema operativo donde cualquier aplicación puede acceder para recuperar su contenido. El problema es que ahí solo van fotos e imágenes. El objetivo sería conseguir un lugar (lo llamaremos “Archivos”) donde pudieran existir también otro tipo de archivos, clasificados por categorías.

Sin embargo para el resto de archivos no tenemos nada. Cada aplicación es la encargada de almacenar, dentro de la propia estructura jerárquica de la app, los archivos que maneja. Esto se puede hacer utilizando al “añadido” en la sección de aplicaciones de iTunes, o directamente descargando a la propia aplicación gracias a los mini-servidores en red que montan alguna de ellas. Soluciones, la verdad, bastante chapuceras para la época en la que estamos. Es uno de los problemas tener que pasar obligatoriamente por iTunes, cosa bastante absurda cuando lo que queremos subir son nuestros propios documentos o vídeos… Apple, si nos dejas hacerlo por iTunes, y tu de eso no te vas a llevar ni un céntimo… ¿Por qué no nos facilitas la tarea?

La idea del sistema de archivos… estilo iOS

iphone4-sistema-arhivos-aps.jpg

El problema es que Apple jamás dejará, de forma consciente (y sin alcohol de por medio), que un usuario navegue por la ruta completa de directorios del sistema de ficheros de iOS, accediendo a carpetas privadas del sistema y demás sitios supersecretos. A regañadientes no nos queda otra que aceptarlo (o jailbreak), pero aún así podemos pensar en un sistema que sea algo entre ambos mundos.

La idea principal sería un nuevo icono, sustituyendo al de “Fotos”, llamado “Archivos”. Este accedería a algunos directorios raíz pero sólo de documentos, imágenes, vídeos, e incluso música. El usuario no puede salirse de esos directorios para entrar en los propios del sistema operativo. Estos directorios se alimentarían de cada tipo de archivo, basado en extensiones o en tags, que automáticamente sabrían donde deben guardarse. Sería posible crear carpetas para nuestros propios tipos de archivo.

Lo mejor de todo es que cualquier aplicación sería capaz de acceder a estos ficheros, pudiendo abrirlos si la aplicación está pensada para utilizarlos. Por ejemplo, podríamos tener varios reproductores de vídeos que accedieran a una sola carpeta con vídeos. No como ahora, que tenemos que tener los vídeos por aplicación, y si tenemos varias aplicaciones, es imposible compartir uno de ellos entre ambas.

La implementación

iphone-4-usb-conectado.jpg

Sólo Apple podría implementar algo así, ya que debe desarrollarse en el nucleo del sistema operativo: De ésta forma, cualquier aplicación tendría acceso a estas carpetas. En iOS, es imposible que una aplicación “comparta” una carpeta con otra App, ya que las normas de Apple (¡oh sorpresa!) son muy restrictivas en ese aspecto.

La implementación de ésto debería servir a los desarrolladores una API con la cual deberían integrar a las aplicaciones que quieran utilizar este sistema de archivos. Esto sería un pequeño inconveniente: Las aplicaciones actuales no serían compatibles, y deberían actualizarse. No veo mucho problema con ello, porque ya hemos visto ejemplos de cambios que los desarrolladores han implementado de forma más o menos rápida cuando han salido al mercado. Ejemplos. Retina Display, multitarea…

Forcemos la máquina un poco más: ¿Por qué no incorporar un nuevo proceso en background que detecte que se ha introducido un USB con archivos? Lo ideal sería una alerta similar a la que tenemos cuando recibimos un mensaje que nos permitiera con “Aceptar” comenzar la importación de esos archivos, y con “Cancelar”, ignorar el USB introducido. Echad un vistazo a la “reacreación” que que he hecho en la imagen de arriba sobre como se vería. No es necesario que salgan nuevos iPhone, iPod touch o iPad con éste puerto, iOS podría utilizar el Cammera Connection Kit para conectar dispositivos externos.

Por supuesto, esta idea para un sistema de archivos también sería válida para la versión del iOS para iPad, adaptando la interfaz al tamaño de la pantalla. En definitiva, considero que sería un sistema apropiado para conseguir tener más orden en nuestro iOS, sin quitarle ni un gramo de usabilidad a las aplicaciones, ya que el usuario no notaría la diferencia entre utilizar ese sistema de archivos, o el que se usa actualmente dentro de cada aplicación, si no quiere. En mi opinión, es una idea fácil de implementar y que Apple debería ofrecer en futuros iOS para hacerlo mucho más competitivo y versátil.

Nota: Las imágenes de esta entrada han sido creadas e inventadas por mi para ilustrar el artículo, excepto las de la sección “Archivos en iOS, ¿que tenemos ahora?”, que pertenecen a las aplicaciones OPlayer y Downloads…

En Applesfera | iPhone Explorer, acceso al sistema de ficheros del iPhone desde Mac OS X

]]>