Mucha relevancia, muchísima facturación y aún más microtransacciones: lo que ganaría Apple comprando a EA
Servicios Apple

Mucha relevancia, muchísima facturación y aún más microtransacciones: lo que ganaría Apple comprando a EA

Llevan unos días sonando en Cupertino las campanas de compra de Electronic Arts, no en solitario, porque también se habla de Amazon y Disney como posibles compradores —quizás con más sentido que Apple— de los padres de FIFA, Battlefield, Mass Effect y compañía.

Disney y Amazon comparten ser empresas con muchos tentáculos, muchas formas distintas de ganar dinero con actividades que en el caso de la primera se complementan (las películas de éxito inducen a comprar su merchandising, de ahí a visitar su parque de atracciones y mientras tanto a pagar la suscripción a su servicio en streaming) y en el caso de la segunda son tantos que algunos forman parte de un ecosistema y otros no tienen nada que ver.

Esquema de las divisiones financieras y marcas de Disney. Imagen: Xataka.
Esquema de las divisiones financieras y marcas de Disney. Imagen: Xataka.
Productos y servicios de Amazon, por segmento, y principales competidores. Imagen: Xataka.
Productos y servicios de Amazon, por segmento, y principales competidores. Imagen: Xataka.

En el caso de Apple, es una empresa que se ha ido diversificando con el paso del tiempo para ir acumulando distintas vías de negocio (en los últimos veinte años ha pasado del Mac y el iPod al Mac, iPhone, iPad, Apple Watch, AirPods, servicios...), pero que sigue teniendo un cráter donde otras gigantes como Sony o Microsoft tienen un próspero negocio de videojuegos.

Sin relevancia

Lo intentó con Apple Arcade, pero treinta meses después de su lanzamiento parece un servicio que solo vive por dos motivos: dar un argumento adicional a los suscriptores de Apple One para que no rompan su paquete, o contentar al público infantil y asegurarse suscripciones familiares. Relevancia en la industria del videojuego: ninguna.

En el pasado también hubo un intento por trascender, cuando el Apple TV de 2015, pero una serie de malas decisiones (como obligar a permitir jugar siempre con el Siri Remote, no solo con mandos específicos; o retrasar la compatibilidad con mandos de Xbox y PlayStaton, o los escasos almacenamientos del dispositivo) le obligaron a empadronarse donde habita el olvido. Al menos de cara a los videojuegos.

En este contexto llegan estos rumores de compra. Una Apple que no fabrica videoconsolas como tal ni lanza videojuego alguno (descontada Apple Arcade), pero que así y todo gana más dinero que nadie en la industria del videojuego. La clave, las microtransacciones. Las que cobra el comisionista.

Aunque Apple saque pecho a menudo de los grandes crecimientos de su división Servicios, que aglutina los ingresos de la App Store, Apple Music, Apple TV+, iCloud o Apple Care entre otros; el principal responsable de esos aumentos son las microtransacciones en juegos de la App Store. Dicho de otro modo: Apple Music dará un buen dinero y las copias de seguridad en iCloud cotizarán bien gracias a los estáticos 5 GB, pero nada ingresa tanto parné en las arcas de Apple como las gemas, cofres, skins, gorras más llamativas y coches más rápidos que se compran dentro de los juegos de iOS.

Y ese es un primer gran punto de encuentro con EA, que en sus juegos, especialmente en los deportivos, ha sabido ordeñar a buen ritmo las ubres de las microtransacciones, teniendo en FIFA a la madre de todas las vacas lecheras. Ningún otro título gana tanto dinero al año: 1.600 millones de dólares al año en beneficios, y subiendo, solo con las microtransacciones.

$0,99

Poseer a EA daría a Apple una entrada directa a la industria del videojuego, no solo en iOS, sino también en PC, Xbox, PlayStation y Nintendo Switch. Aunque curiosamente, EA es una de las grandes desarrolladores que más ha dado la espalda al Mac, un entorno que ni con el paso a x86 en los 2000 ni con la llegada de Metal en los 2010 tuvo peso alguno en el campo del videojuego. En el caso de EA, menos aún.

Luego está la cuestión del enfoque de Apple con los videojuegos imperativamente universales. Como con cualquier aplicación, que desde la llegada de Apple Silicon a los Mac se entiende como algo orientado a Mac, iPad y iPhone, en bloque. Esto no acerca a los juegos AAA al iPhone, sino que limita al Mac a solo poder aspirar a juegos móviles.

Si se abrazase el juego en la nube, todo cambiaría. Con Apple aprovechando a EA para crear su plataforma de juego en la nube, como Xbox Cloud Gaming, Stadia o Luna; las reglas se invertirían: podríamos aspirar a tener en cualquier iPhone la misma experiencia que en el más potente de los Mac Studio, porque la potencia la pondrían los servidores de Apple. Sin embargo, suena difícil pensar que esta sea una estrategia que contemple Apple, quien ha invertido enormes recursos en el diseño de sus propios chips y saltos de arquitectura como para pensar que despojarán de sentido a sus avances en el lado del consumidor.

La empresa más valiosa jamás comprada por Apple es Beats, por la que pagó 3.000 millones de dólares. EA vale casi trece veces más.

También está la cuestión financiera. EA tiene una capitalización bursátil de unos 38.000 millones de dólares. Ese sería el precio mínimo al que podría venderse. Eso son trece veces el importe que pagó Apple por la empresa más valiosa que ha comprado en su historia, Beats, por la que aflojó 3.000 millones de dólares en 2014. El resto de sus compras han tenido precios muy inferiores, siempre por debajo de los mil millones de dólares. Otro motivo para no tener muchas esperanzas en una operación así.

No obstante, la industria del videojuego vive una etapa de consolidación, con varias operaciones gigantescas en los últimos meses. Como la de Microsoft comprando Activision Blizzard por 68.700 millones de dólares, la de Sony comprando Bungie por 3.600 millones o Take Two haciéndose con Zynga. Algo que también contextualiza la búsqueda de comprador por parte de EA, que habrá que ver en qué queda dentro de unos meses, y si finalmente hay matrimonio entre ella y Apple o si todo queda en nada. O si acaba en manos ajenas. Tanto para Amazon como para Disney podrían ser grandes compras.

Lo que definitivamente no ocurriría, de ser comprada por Apple, es lo que sugieren las filtraciones como un gran interés de EA, que es dejar a Andrew Wilson, CEO de la empresa, como máximo responsable de la nueva combinación de su compañía y la compradora. Ni siquiera un horizonte con Cook jubilado parece dar sentido a que Wilson tome las riendas de Apple al completo. Veremos.

Temas
Inicio