Publicidad

¿Otra guerra legal entre Apple y Samsung? No, por favor
Apple Watch

¿Otra guerra legal entre Apple y Samsung? No, por favor

Publicidad

Publicidad

Esta semana, a nivel de tecnología móvil, ha sido la semana de Samsung. La compañía ha presentado dos teléfonos móviles nuevos, el Galaxy Note 5 y el Galaxy S6 Edge+, y como sorpresa final ha ofrecido un primer vistazo a lo que puede iniciar una nueva generación de smartwatches para la marca: el Samsung Gear S2.

Y ay, que ya me sé la cara que habréis puesto muchos de vosotros al ver la interfaz de ese reloj. Iconos redondos y simples, con sólo un color predominante o símbolos muy sencillos... confieso que yo también he levantado una ceja. Los diseños son cuanto menos semejantes a los de la interfaz del Apple Watch. Y esto no augura un futuro demasiado positivo.

Demasiados parecidos como para que en Apple lo ignoren

Esto es lo que de momento hay de forma oficial sobre este reloj, del que sabremos mucha más información el próximo 3 de septiembre desde Berlín:

Es un vídeo corto pero que ya nos dice muchas cosas: Varios estilos de reloj incluyendo algunos que hacen uso de un globo terráqueo, aplicación de ejercicio, y una interfaz de iconos que parece funcionar con una rueda giratoria (¿quizás todo el marco del reloj?).

No me voy a poner a lanzar acusaciones a Samsung defendiendo que Apple ha sido la inventora de toda la tecnología desde la rueda. Deberíamos tener claro que, en algún momento, todas las grandes compañías se han aprovechado de las ideas de otras compañías. Pero de lo que tampoco dudo es que ahora mismo, en Cupertino tiene que haber un buen equipo legal bajo las órdenes de Tim Cook considerando la posibilidad de lanzar una demanda a Samsung. Sencillamente hay demasiadas coincidencias como para que eso no ocurra.

El problema es que eso ya ha ocurrido antes, y para el usuario no es más que un desastre. Hace un año hice una buena recopilación que lo resume: demandas, solicitudes de información secreta, bloqueos de venta de algunos terminales, argumentos en los que se usan películas de ciencia-ficción y acuerdos que tardan años en fijarse.

Además, este tipo de peleas puede afectar gravemente la agenda de futuros lanzamientos. Recordemos que Samsung fabrica componentes para Apple, y entre ellos seguramente estará el chip que equipará el próximo iPhone. Imaginemos, por ejemplo, cómo desde Cupertino deciden demandar a Samsung por este reloj. Samsung contraataca en los tribunales. Y Apple decide retirar el contrato de fabricación de esos chips, viéndose obligada a buscar a otro proveedor y retrasando la producción. Ya estamos: lanzamiento con un stock demasiado limitado, o directamente movido a fechas más lejanas.

Supongo que es algo que a estas alturas Apple siempre tiene en sus planes como algo que puede pasar, pero aún así son cosas que ocurren debido a demandas por patentes. Y en eso, Apple ya ha hecho los deberes consiguiendo la patente de la interfaz del Apple Watch y por lo tanto tiene todo el derecho del mundo a declarar de nuevo la guerra a Samsung. Pero si lo hace, nos veremos otra vez en un proceso de juicios que puede durar años. Y eso, desde mi punto de vista y aunque los motivos de Apple sean válidos, abochorna a todas las empresas implicadas.

En Xataka | Así luce el Samsung Gear 2 en la muñeca
En Xataka Android | Samsung, no lo estás haciendo tan mal

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Inicio
Compartir