Compartir
Publicidad

Final Cut Pro y cómo Microsoft potenció su exclusividad para Mac

Final Cut Pro y cómo Microsoft potenció su exclusividad para Mac
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Durante este mes asistiremos al lanzamiento de la nueva versión de Final Cut Pro, coloquialmente conocido como FCP. La nueva versión, como pudimos ver en ese adelanto ofrecido durante el NAB, promete volver a revolucionar las aplicaciones de edición de vídeo como lo hizo en su primera versión.

La historia de Final Cut es cuanto menos curiosa. La llegada de la aplicación a la plataforma Mac es un cúmulo de decisiones por parte de diferentes compañías y la apuesta por parte de Apple cuando decide comprarla. ¿Cuales fueron las compañías implicadas? ¿qué motivo su creación? ¿qué decisiones impulsaron la compra por parte de Apple?

El contenido multimedia en el ordenador y Quicktime

La llegada del contenido multimedia a los ordenadores personales desató una lucha entre Microsoft y Apple. Comenzaba una batalla en la que ambas compañías intentaban demostrar cual era la mejor opción. Microsoft lanzaba a finales de 1991 sus extensiones multimedia para Windows 3.0 intentando dar soporte a las tarjetas de sonido estándar y lectores de CD-ROM. Por su parte Apple hacía lo propio con la presentación de Quicktime, un conjunto bibliotecas y reproductor que además de la reproducción permitía la captura y transmisión de contenido de alta calidad en internet y otros dispositivos.

El problema para Microsoft es que Apple tenía ventaja ya que sus adelantos en software eran más dramáticos que los realizados por parte de la compañía de Bill Gates debido a que fabricaban su propio hardware. ¿Es evidente no?, trabajar y resolver los problemas que aparecen con un componente es más sencillo que ofrecer compatibilidad a cientos de componentes diferentes.

Esa estrategia vertical por parte de Apple provoco que el sector profesional se decantara por el Mac gracias a su alto rendimiento mientras que el consumidor de a pié, sobre todo por el desembolso económico, lo hiciera por el PC (Microsoft buscaba poseer un amplio mercado).

Pero de nada serviría si no había aplicaciones que potenciaran el uso de Quicktime. Adobe Premier junto al editor Hitchcock fueron las primeras aplicaciones basadas en Quicktime, más tarde llegaría After Effects de Adobe también.

Microsoft potenció el desarrollo de Final Cut indirectamente

La estrategia horizontal de Microsoft, llegar al máximo número de usuarios, provocó que para los desarrolladores llevar una sincronía entre las versiones de Mac y Windows fuese un trabajo desproporcionado. Sumando el escaso interés por aplicaciones como Premier hacía que la ventaja que ofrecía un Mac frente a un PC para la edición de vídeo disminuyera.

Esto hizo que Apple se viese obligado a buscar otros desarrolladores que fomentaran el uso de Quicktime. Momento en el que apareció Randy Ubillos y algunos integrantes de su grupo de programación, quienes crearon las tres primeras versiones de Adobe Premier.

Cuando Ubillos sale de Adobe destino a Macromedia en 1995 lo hace con la idea de crear una aplicación de edición de vídeo más profesional basada en Quicktime. Intentando superar e ir más allá de lo que Adobe tenía previsto hacer con Adobe Premier. Esa nueva aplicación se llamaría KeyGrip, posteriormente renombrada como Final Cut Pro.

Pero no hubo facilidades, el mayor problema empieza cuando Macromedia intenta usar Quicktime para la versión Mac y ActiveMovie para la versión Windows. Debido a problemas con la licencia de ActiveMovie, Macromedia opta por usar Quicktime en ambas versiones pero Microsoft no lo pone fácil quien intenta bloquear el uso de Quicktime en su sistema asociándose a grandes como Avid.

Pero no fue la única dificultad a la que tuvo que enfrentarse Macromedia. Compañías como Truevision así como otros movimientos estratégicos, Macromedia adquiere Flash, hacían que Final Cut pareciese estar condenado al no disponer de recursos suficientes. Ante esta situación y conociendo la importancia de contar con aplicaciones profesionales Apple decide entablar conversación con Macromedia para su compra. Su intención era luego venderla a alguien que estuviese dispuesto a continuar su desarrollo. Al no encontrar a nadie la mantuvo y empezó a desarrollar la aplicación ella misma.

El desenlace, Final Cut Pro ve la luz

FCP Beta

Final Cut Pro se lanzó finalmente en 1998 durante el NAB de aquel año. La primera demostración, una versión tanto para Mac como Windows, dejo una buena sensación en los profesionales del sector que veían una opción de calidad para sustituir las por aquel entonces costosas estaciones de trabajo basadas en Avid.

Posteriormente sólo la versión para Mac permaneció y el número de usuarios que se pasaban a la aplicación de Apple crecía. Aficionados al vídeo así como cineastas independientes encontraron en Final Cut Pro la aplicación que buscaban, un programa que les brindaba un gran rendimiento lejos de los altos costes que suponía usar Avid Media Composer. Todo esto impulso las ventas de equipos Mac así como facilitó que la compañía siguiese desarrollando software avanzado de calidad.

En definitiva, la lucha que comenzó Microsoft por desbancar Quicktime provocó que Apple comprase y desarrollase una de las aplicaciones de edición de vídeo no lineal más usadas actualmente tanto en el ámbito de la televisión (sobre todo en EEUU) y poco a poco en el cine con grandes producciones como No es país para viejos o La Red social.

En Applesfera | Final Cut Pro X, tan revolucionário como la primera versión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos