Compartir
Publicidad

Guerra entre Apple y Adobe, ¿Mito o realidad?

Guerra entre Apple y Adobe, ¿Mito o realidad?
115 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Y lo que parecía una simple brisa de discordia, se ha acabado convirtiendo en una tormenta en toda regla. Ante los intentos de Adobe de subirse al carro de las aplicaciones para el iPhone, con la creación de un traductor específico para convertir aplicaciones de Flash en aplicaciones listas para enviar a la App Store, Apple ha respondido cerrando más el cerco con sus licencias para el SDK de desarrollo.

Tal como comentaba en un artículo de hace algunas semanas, la introducción de Flash en un dispositivo como el iPhone, no es tan sencillo como pueda parecer a priori. En aquella ocasión me centraba en conceptos de usabilidad de un entorno como Flash en un terminal multitáctil.

Ahora vamos a realizar un repaso sobre ciertos mitos que pululan en torno al nuevo reproductor de Flash presentado por Adobe para este tipo de nuevos dispositivos. No es todo como parece y el panorama no resulta tan negro como lo pintamos los usuarios a veces.

Uno de los primeros argumentos que se le echan en cara a Apple, es el cerrojo que ha montado en torno al iPhone OS. Solo permite utilizar sus APIs de desarrollo, aunque realmente lo que está pidiendo es que se desarrolle bajo unos determinados lenguajes (Objective C, C, C++).

¿Es esto lo suficientemente significante como para vilipendiar a Apple? Este tipo de prácticas resultan más habituales de lo que uno puede pensar. Por poner ejemplos sencillos, la XBox, Playstation o la Wii tienen sus propias APIs.

iphoneflas2.jpg

Muchas de ellas suponen unos altos costes en licencias para las empresas que deciden desarrollar para ellas. Pero no solo eso, es necesaria una formación altamente específica para las personas que van a desarrollar para ellas.

Cuando se presentó el entorno de desarrollo para Playstation 3, un año antes del lanzamiento de la consola, se estimó que pasarían en torno a los tres o cuatro años antes de que fueran capaces de empezar a aprovechar todas las posibilidades de la consola.

Sin ponernos drásticos, el SDK del iPhone, basado en Objective-C, heredero directo del C resulta de una sencillez extrema, basado en un lenguaje muy usado y esto lo hemos podido ver en lo rápido que se empezaron a notar los resultados tras el lanzamiento del SDK.

iphoneflas3.jpg

Hace poco, a raíz de la lectura de otro artículo, conocí datos sobre el reproductor de Flash para dispositivos móviles que desconocía y que echa por tierra muchos de los argumentos que se le reprochan a Apple con este caballo de batalla. Para empezar, un 60 % del tráfico en internet generado por los teléfonos inteligentes “smartphones”, se da en dispositivos que no tienen capacidad para reproducir Flash.

Aunque no ha sido hasta el verano del año pasado cuando Adobe se ha puesto realmente manos a la obra, el primer reproductor de Flash para dispositivos móviles propiamente dichos, es el Flash Lite 3, el cual fue lanzado después de la aparición del iPhone original. Y dicho reproductor no era capaz de interpretar muchos de los contenidos Flash generados para los ordenadores de sobremesa.

La versión actual del reproductor de Flash, la 10.1, necesita de un tipo determinado de procesadores para funcionar que solo se da en dispositivos WebOS y Android con pocos meses de antigüedad, y el iPhone 3GS. Por lo que el tan cacareado nuevo reproductor solo es realmente operativo con terminales recientes.

Otra de las razones que se esgrimen para atacar a esta cerrazón de Apple, es que permitiendo la entrada de Flash en su dispositivo, los juegos gratuitos serian un problema para los números de la app store. La posibilidad de jugar a estos juegos web influiría negativamente en las ventas de videojuegos en su tienda.

Por esa regla de tres, la inclusión de Flash en todos los navegadores de sobremesa habría influido en las ventas de Videojuegos para Windows y Mac. Y me temo que esto no ha sido así tras demostrarse en los últimos años, que la industria del videojuego genera más dinero que la del cine o la música.

Con empresas como Electronic Arts, Gameloft o Konami produciendo títulos para la plataforma de gran calidad, se antoja imposible que se note mucho bajón en las ventas. Todo aficionado a los videojuegos seguiría adquiriendo en la App Store títulos de calidad, aunque utilizara los juegos flash de forma casual.

Uno de los comentarios más extendidos desde que descubrimos que Apple no permitiría Flash de ninguna de las maneras, es que Apple debiera andarse con cuidado, ya que Adobe podría decidir no ofrecer sus aplicaciones para Mac OS X. Si lo pensamos seriamente, cortar de golpe y porrazo a todos los usuarios de Adobe en Mac la posibilidad de adquirir licencias, sería un recorte de ingresos que no veo muy claro que Adobe pudiera asumir.

Cuando Apple apostó por Netscape para Mac OS 9 en detrimento de IExplorer, o cuando presentó su propia Suite de Ofimática con iWork, Microsoft siguió desarrollando el Office para Mac y seguro que le sigue reportando beneficios.

iphoneflas4.jpg

Tal vez Apple debiera dar la oportunidad de elegir al usuario, ofreciendo la posibilidad de instalar o no Flash, pero si lo analizamos en profundidad, ha sido Adobe la que se ha dormido en los laureles y no ha hecho sus deberes. Flash Player 10 no es la panacea, ya que existe un porcentaje de contenido Flash que no puede reproducir. Apple lleva tres años desarrollando el iPhone y ha sido ahora cuando Adobe ha intentado presentar su opción.

En todo este tiempo Apple ha tenido que apostar a su caballo ganador, que no ha sido otro que el HTML 5, el cual es (será) un estándar, cosa que no puede decirse de Flash. Por lo que, aunque parezca que no, somos los usuarios los que salimos ganando. Windows phone 7 series anunció que tendría Flash, pero desde Redmond se han desdicho de sus palabras y no ponen fecha determinada para su introducción en el SO.

iphoneflas5.jpg

Que en Redmond dieran un paso atrás, aunque haya sido para coger impulso, me da a entender que no es tan fácil implementarlo. Tal vez me repita, puesto que he utilizado muchas veces este argumento. Si hace diez años ya se veía Flash como algo condenado a ser sustituido por el Javascript y las hojas de estilo, tal vez la estrategia de Apple de apostar por HTML 5 sea la más idónea.

Pero todo esto se trata únicamente de escoger opciones. En mi caso concreto, por mi perfil de usuario, las veces que necesitado Flash en el iPhone se pueden contabilizar con los dedos de las manos únicamente. Si por imperiosa necesidad, no he podido pasar sin él, siempre me las he agenciado para acceder a un ordenador de sobremesa.

Esperemos que no se cumplan los malos augurios y Adobe nos siga ofreciendo estupendos programas para nuestros Mac, e incluso aporte su granito de arena en la App Store, algo que ya ha hecho con programas tan buenos como PS Mobile. Con la salida del iPad, las posibilidades de Adobe para desarrollar aplicaciones interesantes aumentan.

Vía | RoughlyDrafted Magazine

Imágenes Flickr | Engin Erdogan, CdHarrison, Tensafefrogs, Arquera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio