Compartir
Publicidad

Tony Fadell y Pascal Cagni hablan acerca de sus experiencias en Apple

6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A finales del año pasado tuvo lugar en París la convención LeWeb 2012 a la que asistieron no uno sino dos pesos pesados de Apple: Tony Fadell, el padre del iPod y actual CEO de Nest Labs, la compañía que quiere hacer inteligentes a los termostatos de nuestras casas, y Pascal Cagni, el máximo responsable de Apple en Europa durante más de una década.

Tony Fadell salió de la compañía en 2008 tras perder protagonismo dentro de la misma tras el ascenso meteórico de Scott Forstall gracias al éxito del iPhone, mientras que Cagni lo hizo el año pasado tras lograr aumentar los ingresos en Europa, Oriente Medio y África de los 1.300 millones de 2000 a cerca de 40.000 en 2012 para dedicarse enteramente a su faceta como inversor ángel.

Tony Fadell, poniendo cara a la pasión de Apple

En su aparición Fadell pone sobre la mesa un tema muy interesante referente a la motivación de los empleados de Apple y su diferencia con otras compañías en las que tan solo uno de cada diez proyectos llegan a ver la luz. Fadell recuerda de su etapa en Philips lo frustrante que era trabajar durante meses, años a veces, en un proyecto solo para ver como la compañía decidía matarlo antes de lanzarlo al mercado.

Apple en cambio funciona como una startup en el sentido de que el 99% de los proyectos que inician son lanzados. Aunque literalmente están sentados sobre una montaña de dinero, la compañía de la manzana tiene la actitud de que sus recursos son extremadamente valiosos y se preocupan de que todos los miembros de los equipos de desarrollo sientan que pueden volcarse en un proyecto libres del miedo de que probablemente su esfuerzo termine no mereciendo la pena. De que no pasarán años trabajando en cosas de las que nunca nadie oirá hablar.

En Apple todo lo que pongas de ti en un producto, será tocado por cientos de miles de personas, por tu familia, amigos, por tus colegas y gente que jamás conocerás. Y esa es sin duda una poderosa motivación para los que no van cada día a trabajar simplemente por la paga que recibirán a final de mes.

Más adelante el creador del iPod habla sobre su visión de los smartphones como el centro de nuestra vida digital, el punto de interconexión de todos los dispositivos que como Nest irán haciendo poco a poco nuestros hogares más inteligentes. Ante la pregunta de si esa visión también es extensible a Google Glass, Fadell contesta que aún no sabemos si las gafas de los chicos de Mountain View terminarán siendo una revolución como lo fue el iPhone en su día o si se trata de un producto adelantado a su tiempo que chocará con lo que los usuarios quieren realmente en la actualidad.

Y finalmente, algunos consejos para los emprendedores de alguien que puede presumir de haber ayudado a poner a Apple en el camino al éxito y aún así sigue "complicándose" la vida con nuevos productos e ideas:

Confia en tu instinto. Si te parece que está siendo muy sencillo es que no te estás esforzando lo suficiente. Y si no sientes miedo de al menos uno o dos aspectos de tu producto es que no te estás esforzando lo sufiente. Está bien si [el proceso de creación] no es sencillo y confortable. Sin riesgo no hay recompensa.

Pascal Cagni, el Tim Cook de acento francés

Cagni abandonó la compañía en mayo del pasado año y tras años de invitaciones no respondidas al evento LeWeb, finalmente aceptó asistir a la conferencia para hablar sobre sus doce años en Apple. Para Cagni, la ley del silencio que impera entre los directivos de la compañía responde no solo a la cultura secretista de Apple y la decisión de que concentrar los focos en unas pocas personas sino también en dejar que sus productos hablen por si solos.

El objetivo de Apple es simplemente hacer los mejores productos, y para hacerlo sin compromisos sencillamente dejan que sus productos hablen por ellos.

Cagni se adentra después en un tema tan debatido como son los pilares fundamentales de la filosofía empresarial de Apple resumiéndolo todo en concentrarse en unas pocas cosas a la vez y atreverse a decir no, a no meterse en algo si no creen que van a ser capaces de hacer algo verdaderamente disruptivo.

El antiguo vice-presidente de Apple en Europa, Oriente Medio y África lanzó un consejo que no solo es aplicable a los emprendedores sino también a otras grandes compañías ya asentadas: Solo tienes una oportunidad de causar una primera impresión, así que asegúrate de que todo sea perfecto. Por eso es tan importante para Apple contener toda la información hasta el momento de la presentación, para que el factor sorpresa juegue a su favor en la primera impresión del producto.

Cagni, quien también forma parte del Consejo de Supervisión de Vivendi, la multinacional francesa de medios, y ha invertido en proyectos como la plataforma de monetización de contenidos digitales Cleeng, asegura que junto a la proliferación de más y más dispositivos como los smartphones y tablets, el contenido va a ser cada vez más importante. Cagni describe el boom de los smartphones como una bestia a la que hay que alimentar, y quizás esa sea una de las fortalezas de la manzana que olvidamos con más frecuencia.

En Applesfera | La carta de bienvenida que reciben los trabajadores de Apple, sus ofertas de trabajo y otras curiosidades En Applesfera | Las doce reglas del éxito según Steve Jobs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos