Compartir
Publicidad

Hablemos sobre Apple

Hablemos sobre Apple
220 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace 24 días decidí tomarme un período de descanso después de casi ocho años en el frente diario de la tecnología, y particularmente del mundo Apple. Fue una orden de alejamiento auto-impuesta con la que buscaba un poco de distancia para conseguir definir el foco de nuevo. Necesitaba verlo todo en perspectiva, algo que no se consigue cuando viajas en el tren de la actualidad sin detenerte en ninguna parada.

Creo que no se puede hablar de Apple sin convertirlo en algo personal. Es parte del impulso de esta compañía que ha hecho, y está haciendo historia, dentro del mundo de la tecnología. Ellos cambian las normas. La perfección y el extremo grado de detalle que ponen en cada uno de sus productos hacen que las sensaciones al usarlo sean también una característica a tener en cuenta. Quizás por eso esta entrada sea también tan personal.

Keynote iTunes Festival

Alejarme y volver a ponerme detrás de la barrera me vino bien. Ya ni recordaba cómo se vivía una keynote sin estar haciendo un seguimiento en directo, o lo que significaba entrar en la web de Apple y curiosear allí directamente las novedades, después de que todos ya las conocieseis durante horas. Mientras Tim Cook comenzaba la puesta al día con iTunes Festival, yo abría el marcador de "Golem XIV", un fantástico libro de ciencia ficción escrito el genio Stanislaw Lem que os recomiendo a todos. Y apagué el Mac.

No iba a hacerlo, pero a altas horas de la madrugada, me escabullí hacia Internet para conocer qué habían presentado. Poquita luz, un zumo de piña y apple.com en la barra del navegador. Como en los viejos tiempos. Lo leí todo y me pareció extraño no compartir con nadie más que conmigo todos los pensamientos que me vinieron a la cabeza. Son muchos años haciéndolo, y aunque estuve tentado de utilizar Twitter para soltar alguna opinión, decidí extender también allí mi período de descanso. Sonreí y me fui a dormir.

Durante los días posteriores, esta abstinencia controlada se prolongó también a cualquier medio que, habitualmente después de una keynote, alguna vez contacta conmigo para comentar las novedades: "No esta vez" solía contestar, aunque lo verdaderamente difícil era la guerrilla del cuerpo a cuerpo, los amigos, los compañeros de oficina, los emails que como dardos entraban en mi bandeja de entrada. Me quería apartar del círculo de opinión, de cualquiera de ellos. Y tampoco negaré que me gustó encontrarme como espectador de las conversaciones sin intervenir en ellas.

Las crónicas de algunos diarios serios eran un desastre. Y un amigo me dijo "hablemos sobre Apple".
El tiempo pasaba y yo no os puedo negar que cada día leía más sobre las novedades y el rumbo de Apple, leí de todo, desde artículos acertadísimos hasta auténticas crónicas de supuestos diarios "serios" que más parecían una sopa de frases que algo coherente y con cierto sentido. Un día, una de las tres personas responsables de que yo vuelva a estar escribiendo ahora mismo estas líneas, me invitó a una terapia fantástica contra mi "mono" de tertulia maquera: hablarlo con una cerveza delante. En mi caso una coca-cola zero, aunque supongo que pilláis la idea. Me dijo "hablemos sobre Apple", y durante una hora repasamos todo lo que había sucedido en los últimos días. Cuando ya estábamos pagando las bebidas para marcharnos, muy hábilmente me insinuó "deberías escribirlo". Así que al día siguiente, comencé a escribir esta entrada.

Un iPhone que no es un iPhone

iPhone 5s

El lanzamiento el iPhone 5s sorprendió más de la cuenta porque a pesar de ser una esperada iteración "s" sobre el modelo del año pasado, este año ha aportado un cambio importante que crecerá en próximos modelos. Y no hablo del Touch ID, ni del nuevo procesador A7 ni de iOS 7. Cuando diseccionamos las características eludimos también a la sensatez al comprobar que esta compañía crea algo completo que por separado puede no contar con la importancia que se merece. Pero combinado, el nuevo iPhone 5s es mucho más que una renovación.

Apple y su móvil de 64-Bits son una estrategia a medio plazo en la batalla de los ordenadores de bolsillo
Primero, porque Apple se sube a la guerra de las especificaciones. Y lo hace a lo grande, con un procesador que literalmente vapulea cualquier rastro de competencia, dejando claro que ya deberíamos dejar de hablar de teléfonos móviles y comenzar a hablar de computación móvil de alto nivel. Ya es la era del post-post-PC, ya no hablamos de dispositivos que fagocitan características del ordenador de casa, sino de productos completos con vida (tecnológicamente hablando) propia.

Y la vida propia de esta nueva tecnología está basada en dos premisas: un dispositivo potente y una comunidad que lo sustente. Pasemos a la segunda de ellas. ¿Cómo se reaviva de nuevo un sustrato formado por desarrolladores en la mejor tienda de aplicaciones del mundo? Renovando el sistema operativo (más bien poniéndolo al día) y dando a los programadores de aplicaciones casi la misma potencia que podríamos conseguir en un entorno de escritorio. En ambos casos, Apple ha movido ficha con iOS 7 y el nuevo A7. Ese es su juego, y el iPhone 5s es la pieza clave aquí.

Un iPhone que no es low-cost

iPhone 5c

A principios de año os hablé de mi opinión sobre la posibilidad de una segunda gama de iPhones. ¿Y si no fuera un iPhone barato? me preguntaba retóricamente por aquel entonces, dejando bien claro que era prácticamente imposible que Apple entrara en el juego de menoscabar la calidad de sus productos construyendo un dispositivo a partir de un precio, sacrificando la experiencia. No estábamos hablando de un iPhone "barato", sino de "otro" iPhone.

¿Pero cómo hemos llegado al iPhone 5c? ¿No es en realidad un iPhone 5 con diferente carcasa? Sí, y no. La compañía no podía mantener los acabados del iPhone 5 en un producto cuando los quería utilizar en el producto insignia, el 5s, pero tampoco podían coexistir ambos porque darían lugar a confusión entre la gama. Así que se ha aprovechado esta bifurcación para dotar al iPhone 5 de algo que no tenía: una aproximación a otros mercados. Un segundo iPhone que sin dejar de ser caro, es más barato que el modelo superior y que Apple pueda (ojo que ahora viene lo importante) permitirse ofrecerlo junto a contratos telefónicos de bajo coste muy atractivos para el gran público.

Y eso es precisamente lo que ha ocurrido en EEUU, y la jugada a largo plazo (que con la gente de Cupertino hay que mirar a largo plazo) es ofrecerlo muy barato con contratos. Algo que sin duda la compañía ha sabido vender muy bien a las telecos como un "incentivo" para captar clientes y que servirá a Apple para catapultar las ventas de teléfonos... como así ha sido durante el primer fin de semana. Es también un teléfono muy interesante para captar otro tipo de clientes y mercados, por su aspecto menos formal aunque manteniendo la potencia de su predecesor.

El iPhone de bajo coste ya existe desde hace años, y se llama Android
¿Ha rehusado entonces Apple a lanzar un teléfono low-cost, tal y como he leído en algunos medios? Desde luego que no. Jamás se lo ha planteado siquiera. Ellos buscan un producto que satisfaga plenamente al usuario, en todos los aspectos, desde el hardware hasta el software. No están en la competición de lo mediocre, y por mucho que pese a algunos, aunque hayan muy buenos terminales en el mercado, ya existen desde hace años los iPhone low-cost: y se llaman Android.

Una Apple que no es Apple

Apple keynote 10 Sept 2013

Desde hace años, cada lanzamiento de Apple ha sido menospreciado por su competencia. Un menosprecio dirigido a conciencia para evitar lo que sólo Apple puede conseguir, y es que las tecnologías que ponen en el mercado son las que finalmente despegan. Las que se tienen en cuenta. ¿O pensáis que si el Galaxy IV hubiera tenido algo similar a un Touch ID, un senador de EEUU hubiera escrito a Tim Cook preocupándose sobre la seguridad biométrica... cuando su competencia de menor calidad los copie? ¿Que pasó con Flash en los dispositivos móviles? ¿Donde está Blackberry ahora? Es Apple quien marca los tiempos.

Por supuesto como en cada lanzamiento, Apple tampoco se libró de las cosquillas: esas que muchos buscan en los productos pero que al final acaban dando risa, como el supuesto "hackeo" al Touch ID que en realidad consiste en replicar una huella digital con un rebuscado sistema que ya tiene más de 30 años sin tocar el dispositivo a "hackear" y que es tan absurdo como decir que alguien hackea una puerta por copiar unas llaves o entra en nuestro iPhone porque se sabe nuestro pin. Eso si, seguro que no queda un titular tan espectacular como "El Touch ID de Apple, hackeado" aunque su contenido sea como el gato de Schrödinger: no está ni muerto, ni vivo.

Apple sin Steve Jobs pierde genialidad pero sigue sin ser indiferente, esencial para sobrevivir en el mundo de la tecnología
Y ya está bien de decir que Apple ya no es la Apple de antes. Por supuesto que ya no lo es. Lo que muchos no entienden es que la compañía nunca ha sido la misma, a lo largo de toda su historia. Es una compañía que a base de apostar por lo radical en sus conceptos, se ha pegado muchos tortazos, y ha tenido muchos éxitos. Lo que pasa es que las grandes apuestas dan grandes resultados, y Apple ha sabido jugar bien su partida. No es inmutable, cambia, se adapta siempre fiel a su estilo, pero aún está en otra liga con respecto a su competencia. Ésto ellos lo saben y por eso Apple nunca es indiferente a nadie, es el precio del éxito rotundo. Y más en el mundo de la tecnología, donde la indiferencia es una enfermedad que atenaza sin compasión y no da segundas oportunidades. De nuevo, me viene a la mente el reciente caso de Blackberry.

Y sin embargo, no acabo de encontrarle el punto a la forma de manejar el timón que hace Tim Cook, una persona muy inteligente pero muy alejada de la chispa de la genialidad de Steve Jobs. Algunas decisiones de la compañía no me han gustado nada, aunque en su momento tampoco me gustaron algunas de la época de Jobs. Como veis la compañía se mueve, y según las ventas de 9 millones de iPhones en el primer fin de semana de lanzamiento, parece que en la dirección correcta. Personalmente, estoy deseando probarlos (que aún no los he probado) y despejar algunas dudas sobre los nuevos dispositivos que sólo se pueden hacer con el terminal delante. Por cierto, vaya bofetada a los que se empeñan en decir que Apple estaba acabada, ¿no? ¿Cuantas llevan ya?

Marcar la página

Imagen de Jobs en el campus de Cupertino

Siempre me ha gustado escribir desde una perspectiva menos mecánica. No me gustan las conjugaciones de cifras, o letras, si luego no sirven de nada cuando las tienes delante. Siempre confío y me gusta transmitir mis sensaciones sobre algo cuando escribo sobre ello, porque al final, lo que importa es ese "click" interno que nos hace decidirnos por un producto u otro, y pienso sinceramente que una compañía como Apple busca ese chasquido en cada dispositivo que firma.

Así pues, creo que podréis entender que esta entrada sea poco más que una conversación de bar entre amigos pasada a limpio. Que sea un poco más personal de lo que habitualmente son estas entradas sobre tecnología, más racial de lo que habitualmente son estos temas. Creo que falta más pasión para escribir sobre estas cosas, sobretodo cuando hablamos de dispositivos que son una parte tan importante de nuestra vida. La huella en el universo, que decía Jobs... en todo lo que hagamos, pensemos o escribamos.

Debo reconocer que mientras leía mi libro el día de la keynote, apenas prestaba atención a las palabras. Intentaba componer mentalmente, y sin quererlo, lo que vosotros estabais viviendo y cuando avancé varias páginas más sin prestar atención, entendí que nadie puede separarse de una mitad de si mismo sin encontrarse mínimamente perdido. Estamos en una época fabulosa y es completamente imposible que no pretenda compartirlo con vosotros para vivirlo juntos. Unos lo llaman "echar de menos", yo prefiero explicarlo como aquello sobre lo que me apasiona hablar: sobre lo próxima novedad, el siguiente análisis, la próxima keynote.

Sigamos hablando de Apple. 24 días han sido suficientes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio