Compartir
Publicidad
Publicidad

Nuevo hardware en los Mac portátiles I: Plataforma Montevina

Nuevo hardware en los Mac portátiles I: Plataforma Montevina
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

ACTUALIZACIÓN (18/10): Ya hemos publicado la segunda entrega de este especial: Nuevo hardware en los Mac portátiles II: memoria DDR3.

ACTUALIZACIÓN: (28/11): Acabamos de publicar la tercera y última entrega: Nuevo hardware en los Mac portátiles III: restante y conclusiones.

Los cambios de los nuevos ordenadores portátiles de Apple no han sido en absoluto pequeños. Por un lado, un tremendo cambio en el diseño, ahora siguiendo la estela que empezó el MacBook Air, y por otro lado interesantísimos cambios a nivel de hardware.

A lo largo de los próximos días vamos a darles un repaso a los diferentes componentes que han sido actualizados en esta revisión que desde Apple denominan como Late 2008.

Hoy vamos a empezar por la nueva plataforma Montevina, que al contrario de lo que muchos piensan no está formada únicamente por el microprocesador.

Centrino 2 logo
La plataforma Montevina fue anunciada ya hace varios meses, pero ha sido ahora en octubre cuando la gran mayoría de fabricantes ya están utilizándola en sus productos.

Dicha plataforma pertenece a Intel, más concretamente a la plataforma Centrino 2, siendo los Montevina su última generación.

La plataforma Montevina está formada, a su vez, por tres componentes:

  • Microprocesador.
  • Chipset.
  • Módulos de red inalámbrica.

Procesador

La plataforma Montevina utiliza procesadores Intel Core 2, en algunos casos de doble núcleo (Duo), y en otros de cuatro núcleos (Quad). En ambos casos se trata de microprocesadores Penryn con fabricación en 45 nanómetros, y cuyas diferencias respecto a la anterior generación de procesadores, denominados Merom, se sitúan a bajo nivel, en el funcionamiento a nivel de las instrucciones de los núcleos.

Muchos os preguntaréis: ¿No utilizaban los anteriores Macs procesadores Penryn?. Sí, pero la plataforma Montevina incluye una pequeña generación de microprocesadores Penryn levemente mejorados. Se trata de los modelos P7350 y P8600, a 2.0 y 2.4 GHz respectivamente en el caso del MacBook.

Las características técnicas de estos microprocesadores, presentados en junio del 2008, pasan por tener un FSB de 1066 MT/s, una caché L2 de 3 MB y un consumo TDP de solo 25 vatios, frente a los 35 de los Penryn de la anterior generación, modelos T8100 y T8300. Por supuesto, son de 64 bits para aprovechar al máximo la potencia de Leopard, de los pocos sistemas que funcionan perfectamente bajo esta arquitectura.

Leopard 64 bits

Chipset

Chipset también evolucionado en la plataforma Montevina, incorporando ahora un Intel Mobile 4 Express. La principal característica de este chipset es el uso de la nueva gráfica integrada Intel GMA X4500, con la que Intel promete un rendimiento de tres veces más que la gráfica de la anterior plataforma Santa Rosa, la X3100.

Pero claro, el MacBook no dispone de ese procesador gráfico, sino del NVidia MCP79MX. Desde la transición a Intel, allá por 2005 Intel Apple no había utilizado otros chipsets que no fueran Intel.

La especificación más llamativa del chipset MCP79MX de NVidia es que permite el uso de procesadores gráficos GeForce 9300M y 9400M, y en el caso de los nuevos portátiles de Apple se quedan con el segundo de ellos.

La NVidia GeForce 9400M es una gráfica que, según NVidia, ofrece un rendimiento cinco veces superior al de las anteriores gráficas integradas de los MacBooks. Esto es, la X3100 de los Santa Rosa que os comentaba antes. Por ello, la 9400M es posiblemente la mejor elección que podía haber hecho Apple a día de hoy, hablando lógicamente de chip gráfico integrado y no dedicado.

NVidia GeForce 9400M chipset

La GeForce 9400M dispone de 256 MB de memoria compartidos, fabricación en 65 nanómetros y compatibilidad con DirectX 10 y OpenGL 2.1. Luego aparte tenemos que los nuevos MacBook Pro utilizan también una GeForce 9600M GT, aunque eso ya es otra historia y no supone una gran novedad a nivel de componente, sino más bien una actualización de la generación de gráficas utilizadas en los anteriores MacBook Pro.

También existen otras mejoras menores y relativas al chipset, como por ejemplo la compatibilidad con memorias DDR3 (sobre las que hablaremos más adelante) y la posibilidad de usar el Intel Turbo Memory (ya existente en los Santa Rosa) que viene a actuar como una memoria NAND adicional para realizar la carga del sistema de una forma mucho más eficiente.

Módulos de red inalámbrica

La otra novedad de la plataforma Montevina es que, además del estándar 802.11 draft n (la última generación de la WiFi de toda la vida) se puede instalar un módulo WiMAX.

Para los que no lo sepan, WiMAX (también llamado norma IEEE 802.16) es un estándar de conexiones inalámbricas bastante reciente y con el que se puede tener una enorme cobertura que ronda los 50 kilómetros.

Módulo de WiMAX de Intel

Pero aquí viene la mala noticia: a pesar de que un módulo WiMAX sí puede instalarse sobre la plataforma Montevina, es necesario el uso de un dispositivo interno (denominado Echo Peak) que sólo se puede instalar desde fábrica, ya que viene integrado en la placa base del portátil.

A día de hoy, las redes WiMAX están empezando a aparecer en el mercado. En España hay unas cuantas, aunque apenas son un puñado y se encuentran en determinadas zonas de la geografía española.

Con esto del WiMAX quiero decir que, aunque en los portátiles recién presentados no lo incluyan, Apple ya no necesita cambiar todos los componentes para empezar a ofrecer conexiones WiMAX en sus MacBooks. Es posible, incluso, que la próxima revisión de la gama de portátiles ya traiga esta opción, aunque siendo sinceros, lo veo como algo bastante improbable.

Y aquí finaliza esta primera entrada en la que estamos repasando las principales características del hardware de los nuevos MacBooks. La próxima entrega será en unos días... y tratará sobre las memorias DDR3.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos