Compartir
Publicidad
Publicidad
Se repite la historia, el FBI pide una orden de registro para acceder al iPhone del tiroteo de Texas
General

Se repite la historia, el FBI pide una orden de registro para acceder al iPhone del tiroteo de Texas

Publicidad
Publicidad

Uno de los temas más controvertidos del año pasado relacionados con Apple fue el del tiroteo de San Bernardino. Con tal de resolver el caso el FBI pidió a Apple acceder al iPhone del asesino, sin embargo, la compañía se negó rotundamente en abrir una puerta trasera para las autoridades. La historia parece ser que se repite, esta vez con el tiroteo de Texas. ¿Desbloqueará en esta ocasión Apple el iPhone?

El cinco de noviembre Davin Kelley entró en una iglesia de Texas y asesinó a 26 personas, posteriormente fue abatido. Ahora, las autoridades de Texas y el FBI quieren acceder al iPhone de Davin para ver si tiene vínculos con grupos militantes o si hay alguna otra razón para que haya hecho lo que ha hecho. Pero tal y como indicó un agente del FBI un día después del tiroteo, acceder a la información de un teléfono inteligente no es tan sencillo.

iPhone Se iPhone SE del autor del tiroteo.

No se conocía la marca del teléfono, simplemente que fue enviado a los laboratorios del FBI para ser examinado. Sin embargo, posteriormente se ha averiguado que las autoridades de Texas han entregado a Apple una orden de registro exigiendo acceso al iPhone SE de Davin Kelley. El FBI no ha podido acceder al teléfono y han solicitado acceder a los archivos que tiene en su interior y a la cuenta de iCloud si es que la tiene.

Un nuevo intento de influir en la opinión pública sobre las puertas traseras

Una vez más parece ser que las cosas se han hecho del peor modo posible, con la intención de poner a Apple y otras compañías en el compromiso de ofrecer puertas traseras. Tal y como se ha demostrado en otras ocasiones, Apple está dispuesta a colaborar y ayudar en todo lo posible, siempre que no se ponga en duda la privacidad de sus usuarios.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el iPhone SE se puede desbloquear con la huella dactilar del usuario (aunque ya esté muerto) durante las primeras 48 horas antes de que el dispositivo pida automáticamente la contraseña. A no ser que se haya deshabilitado Touch ID, el FBI tuvo una ocasión perfecta para desbloquearlo, y no la aprovechó.

iPhone SE

Por otro lado, ahora se sabe que Apple contactó inmediatamente con las autoridades tras enterarse de lo ocurrido, pero nadie les hizo caso. Ahora que la única opción es ofrecer una puerta trasera, probablemente reciban la misma respuesta que en San Bernardino: no, no vamos a comprometer la privacidad de nuestros usuarios.

Si los informes no mienten, las autoridades ni siquiera han acudido primero a Apple, sino que directamente han pedido una orden de registro. Parece ser que la idea es conseguir un caso altamente comprensivo con tal de establecer un precedente para exigir a las compañías una puerta trasera. Con San Bernardino la opinión pública estuvo de parte de Apple, esperemos que ahora también.

Más información | mySanAntonio
En Applesfera | Guía para entender qué está pasando con el FBI y el cifrado del iPhone

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos