Compartir
Publicidad
Publicidad

FaceTime, la videollamada que empezarás a utilizar

Guardar
189 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empecemos dejando una cosa clara. Apple no ha inventado la videollamada. Antes si quiera de la presentación del primer iPhone ya se comercializaban en España terminales capaces de establecer este tipo de comunicación, eso sí, a un coste superior que el de una llamada tradicional. Pero claro, Apple tampoco fue la primera en ponerle una pantalla táctil a un móvil y aún así habría que estar ciegos para no darse cuenta de que sí fueron los primeros en ver las auténticas posibilidades de esta tecnología y utilizarla para revolucionar el concepto de lo que se entendía por un teléfono. Algo me dice que con FaceTime, el nuevo sistema de videollamadas de Apple, va a ocurrir exactamente lo mismo.

De este modo, no estamos simplemente ante un nombre nuevo para algo viejo. Estamos ante una oportunidad única para volver a descubrir las posibilidades que plantea, no solo escuchar nuestras voces, sino “compartir una sonrisa con la otra punta del mundo” o una mirada a lo que tengamos delante de nosotros.

iPhone 4 FaceTime

¿Cómo funciona FaceTime?

FaceTime utiliza un buen número de estándares y formatos bien conocidos como el h.264 para la codificación de vídeo o el aac para el áudio así como un montón de acrónimos como sip, stun, turn, ice, rtp y srtp referentes a diferentes protocolos y metodologías para establecer conexiones lo más eficientes posibles entre dos puntos y transmitir áudio y vídeo en tiempo real. Lo interesante de todo esto es que Steve Jobs anunció que FaceTime estará abierto a todos los desarrolladores y compañías por lo que, aunque al principio solo funcionará en llamadas entre iPhone 4, no sería extraño que con el tiempo apareciesen más dispositivos compatibles (aparte del iPad 2 de la propia Apple, claro).

¿Pero cómo funciona? Bien, de cara al usuario no puede ser más sencillo. FaceTime no necesita ningún tipo de configuración por nuestra parte, ni darnos de alta en un nuevo servicio con una cuenta de usuario ni nada de nada. Lo único que hay que hacer es seleccionar un contacto de nuestra agenda y pulsar el botón FaceTime, o si ya estamos manteniendo una conversación telefónica hacerlo sobre el icono que aparece en la pantalla del iPhone. La persona al otro lado de la línea recibirá un aviso con nuestra solicitud para establecer una videoconferencia y si la acepta, empezaréis a veros las caras en un instante.

iPhone 4, dos cámaras mejor que una

El iPhone 4 cuenta con dos cámaras, una frontal ajustada con la profundidad de campo y longitud focal más conveniente para encuadrar nuestra cara cuando extendemos el brazo, y otra trasera con la que compartir lo que nosotros mismos estamos viendo. FaceTime puede utilizar ambas, y pasar de una a otra durante la videollamada es tan sencillo como pulsar un botón.

Independientemente de la que utilicemos, la calidad está garantizada. Empezando por la trasera, capaz de tomar fotografías de 5 megapíxeles y grabar vídeo en HD (720p) a 30 fotogramas por segundo, y terminando por la frontal, con capacidad para capturar vídeo VGA (640 × 480 píxeles) también a 30 fps.

Solo bajo conexiones WiFi

Más que la necesidad de funcionar exclusivamente con el iPhone 4 (algo que esperemos el tiempo cambie cuando otras empresas adopten el modelo propuesto por Apple), la mayor limitación que encontraremos durante 2010 todos aquellos que adquiramos el nuevo teléfono de la manzana será la restricción en cuanto al tipo de conexión bajo la que podemos utilizar FaceTime.

Paradójicamente, aunque la compañía permite desde hacer meses que las aplicaciones VoIp utilicen la conexión 3G, FaceTime solo funcionará de momento mediante WiFi, maniatando en gran parte su utilidad hasta que, según aclaró el propio Jobs, logren preparar el terreno con los diferentes operadores de telefonía móvil. ¿En qué consiste esta tarea conjunta? Solo podemos hacer suposiciones: tal vez se necesiten mejoras en la (deficiente) infraestructura móvil para soportar la carga adicional de datos, o puede que tan solo sea una cuestión de números, de ver cuánto se cobra de más al usuario por hacer una videollamada (si es que se decide tomar el mismo camino que fracasó en el pasado) o el porcentaje que Apple se lleva de todo ello. El tiempo dirá.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos