"No hay una fórmula definitiva": dos ejecutivos de Apple explican cómo afrontan los algoritmos de detección de accidentes
iPhone

"No hay una fórmula definitiva": dos ejecutivos de Apple explican cómo afrontan los algoritmos de detección de accidentes

Después de que viéramos como algunos iPhone 14 preguntaban a sus usuarios si habían tenido un accidente tras montarse en una montaña rusa, un par de ejecutivos de Apple han explicado un poco más sobre el proceso de detección. Una detección que tiene en cuenta muchos más factores de los que pensamos y que trata de hacer las mejores predicciones con la información de que dispone.

Muchas variables para tomar una decisión muy importante

Ron Huang, vicepresidente de detección y conectividad, y Kaiann Drance, vicepresidenta de marketing mundial de productos para iPhone, se han sentado para una breve entrevista con TechCrunch. En ella, los ejecutivos han ahondado más en el tremendo reto que supone eliminar los falsos positivos en la detección de accidentes. Una detección que se apoya, principalmente, en las fuerzas G experimentadas por el iPhone.

Kaiann Drance, explicaba que se trata, sobre todo, de detectar las fuerzas G. Algo que con los nuevos acelerómetros los iPhone 14 pueden hacer con precisión hasta 256 G. A partir de aquí el iPhone debe poder saber si simplemente se ha caído de un bolsillo, por poner un ejemplo, o si realmente ha habido un choque entre vehículos.

Para ello, Apple utiliza la información del GPS, que determina si el iPhone estaba viajando a grandes velocidades, el micrófono, para detectar el sonido de un choque, e incluso el barómetro, para detectar el cambio en la presión si se disparan los airbags con las ventanillas bajadas. Aún con toda esta información, Ron Huang afirma que no hay un sistema infalible.

"No hay una bala de plata, en términos de activar la detección de accidentes", dice Huang. "Es difícil decir cuántas de estas cosas [en referencia al GPS, micrófono, barómetro…] se tienen que desencadenar, porque no es una ecuación universal. Lo rápida que fuera la velocidad de viaje antes de un choque, determina qué señales tenemos que ver posteriormente. Tu cambio de velocidad, combinado con la fuerza de impacto, combinado con el cambio de presión, combinado con el nivel de sonido, todo es un algoritmo bastante dinámico".
"El Bluetooth y CarPlay también se utilizan para determinar que estás en un coche, aunque ninguno de los dos es estrictamente necesario para la función. Además de eso, añadimos muchas señales. Ya sea ruido de la carretera o ruido del motor, podemos verlo. Podemos ver que los routers Wi-Fi que estás usando están cambiando muy rápidamente, más rápido que si estás caminando o en bicicleta, etc".

Con todo esto en mente tiene cierto sentido que un iPhone pueda confundir ciertas secciones de una montaña rusa con un choque entre vehículos, pues muchos de los indicadores están ahí. ¿Cómo decidir si se trata de un choque? ¿Es mejor evitar falsos positivos a costa de no detectar algún accidente real o viceversa? Con un proceso tan complejo, lo cierto es que hay mucho en juego. Cuando se trata de la seguridad y de decisiones de vida o muerte, mejor ser precavido, aunque esto suponga, esperamos que cada vez menos, algún falso positivo.

Temas
Inicio