Compartir
Publicidad

¿Un iPhone 4 en la estratosfera?

¿Un iPhone 4 en la estratosfera?
97 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer ví un vídeo tomado con un iPhone 4 atado a unos globos de helio, y me acordé de los proyectos de ciencias para fotografiar la estratosfera, como el que realizaron un grupo de españoles que consiguieron tomar fotografías del espacio con un presupuesto de tan solo 100 dólares. La caja que lanzaron al espacio por medio de globos de helio contaba con sensores para medir presión, humedad, temperatura, velocidad, y fue capaz de captar imágenes a 30.000 metros sobre la tierra. En el vídeo que comento, que podéis ver después del salto, no se han atrevido a tanto, ya que han tenido atado todo el tiempo el iPhone a tierra. Pero con un iPhone 4 se podría hacer un proyecto de ciencia similar y mandarlo a gran altitud con algunas ventajas añadidas. Así que voy a contaros mi idea, aunque seguro que a alguien se le ha ocurrido lo mismo ya y lo está haciendo. Antes de que lo digáis, un iPhone 4 cuesta más de 100 euros, pero vamos a centrarnos en lo que se podría hacer, y no en el precio.

Un iPhone 4 tiene una serie de elementos que pueden ser interesantes para este tipo de proyectos. El primero es su conexión de datos. La conexión wifi no nos va a dar para mucha distancia si no utilizamos antenas de mayor ganancia, así que debemos utilizar la conexión 3g/UMTS del mismo. Si tenemos en cuenta que es posible hablar por un teléfono móvil en un avión de pasajeros (otra cosa es que dejen) cuya altitud de crucero es de unos 9000 metros, podríamos tener contacto con el mismo durante al menos una parte del ascenso y descenso del iPhone.

El iPhone 4 cuenta con giróscopo además de acelerómetro, con lo que podría hacerse que el iPhone tomara fotografías cuando éste se encontrara totalmente plano o a una inclinación determinada, y cuando el movimiento del mismo no fuera demasiado alto debido a las vibraciones. Evidentemente habría que mejorar el sistema que habéis visto en el vídeo que acompaña la entrada, porque no saldría ni una foto que no estuviera movida. Eso en cuanto a fotos, en cuanto a vídeo, la verdad es que la calidad de los vídeos que se están subiendo a internet del nuevo teléfono de Apple muestran una muy buena calidad, así que casi mejor grabar un vídeo de la ascensión y el descenso del teléfono, o hacer las dos cosas a la vez, vídeos cortos y fotografías de vez en cuando.

Fotografía del experimento de Gerard Marull, Sergi Saballs, Martí Gasull y Jaume Puigmiquel.

El bluetooth del teléfono puede servirnos para comunicarnos con todo tipo de sensores. Así podemos tener información de humedad, presión, temperatura, etc o comunicar el mismo con algún tipo de mecanismo que tenga la carga que lancemos, como por ejemplo soltarse de los globos y abrir el paracaídas. Una placa arduino podría controlar toda la lógica de los sensores y los actuadores y comunicarse por BlueTooth con el teléfono.

Otra ventaja, el iPhone 4 cuenta con GPS, por lo que todas las fotos ya quedan geolocalizadas y sabremos dónde fueron tomadas las fotos. No sé si dicha geolocalización incluye la altitud del teléfono en el momento de tomar la fotografía, si no es así habría que programarlo para ello. Si algunas aplicaciones pueden obtener la altitud, no parece demasiado complejo hacerlo. En caso de vídeo, también podria hacerse que fuera capturando la posición.

Otra fotografía del experimento de Gerard Marull, Sergi Saballs, Martí Gasull y Jaume Puigmiquel.

Un valor añadido es que en el descenso se podrían enviar una serie de datos, o todos los datos, dependiendo de lo que comentaba anteriormente, y teniendo en cuenta el tiempo de descenso del mismo. Tened en cuenta que el iPhone no es tan duro como una tarjeta SD, por poner un ejemplo, así que en caso de aterrizaje brusco las posibilidades de recuperación de los datos no son las mismas.

Por último, casi todos estos proyectos cuentan con un teléfono barato que retransmite la posición cuando cae a tierra para su recuperación. El iPhone ya es un teléfono, así que eso que tenemos ganado. Podemos saber cuándo se ha detenido, simplemente cuando el acelerómetro nos diga que está parado, y podría enviar la información de su posición. Incluso podría utilizarse MobileMe para ello.

Otra fotografía del experimento de Gerard Marull, Sergi Saballs, Martí Gasull y Jaume Puigmiquel.

Pero la mayor ventaja es que es un único aparato, con buena calidad de fotografía y vídeo, con GPS incorporado, con bluetooth para conectarlo a sensores, con transmisión de datos incorporada y, si todo ello fuera poco, programable mediante software, con lo que reducimos partes hardware que pueden fallar. Al ser ligero, se reduce muchísimo el peso de este tipo de experimentos, con lo que se reduce la complejidad de la parte hardware y la necesidad de empuje vertical del mismo. Al ser compacto, ocupará mucho menos espacio, lo que ganamos en otros elementos que se puedan instalar.

En la web de Apple se indican los requisitos ambientales del teléfono para su funcionamiento (Temperatura de funcionamiento: entre 0 y 35° C, Temperatura en reposo: entre -20 y 45º C, Humedad relativa: del 5 al 95% sin condensación, Altitud máxima de funcionamiento: 3.000 m), los cuales habrá que tener en cuenta para hacer una cabina presurizada y/o calefactada para que el iPhone sobreviva a la aventura. Ahora sólo hace falta que alguien se anime a hacerlo y que no tenga miedo de que el teléfono se rompa o desaparezca. Y si esto ocurre, os recuerdo que hay gente que hace pruebas mucho más destructivas e inútiles.

Aquí os dejo un vídeo, filmado eso sí con una cámara HD Hero.

HD HERO camera de Francois Brahic en Vimeo.

editado: y el vídeo anterior editado, con vistas de la otra cámara. En Vimeo aparece más información sobre el experimento. El grupo de ingenieros y diseñadores de San Francisco utilizaron, para su segundo experimento realizado el 5 de junio de 2010. Se lanzó desde Davenport, California, y aterrizó a uns 112 km de distancia. Llegó a 80.000 pies de altitud (poco menos de 25 km de altura), y la carga enviada consistia en un par de cámaras HD Hero de la marca GoPro, y para los datos de posicioinamiento (GPS), presión, aceleración y temperatura se utilizó un Shadowbox (www.shadowboxlive.com). La carga se siguió con un seguidor de satélites SPOT.

Near Space Balloon Flight, shot with HD HERO cameras from GoPro from Kevin Macko on Vimeo.

Más información | gentedigital y news.bbc

Vídeos | YouTube y Vimeo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio