Compartir
Publicidad

Primeros días con un MacBook Air 11,6 pulgadas

Primeros días con un MacBook Air 11,6 pulgadas
137 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de que mi compañero Miguel López tuviese la oportunidad de *probar un MacBook Air de 11,6 pulgadas y darnos su primera impresión, os traigo hoy otra entrega de las sensaciones que nos da este nuevo portátil de Apple tras unos días de uso.

El martes pasado recibí un nuevo MacBook Air 11,6 pulgadas con 4GB de RAM y el resto la configuración básica, es decir 64GB de disco SSD y 1.4GHz Core 2 Duo acompañados de la NVidia GeForce 320M. Sin duda lo que más me llamó la atención a la hora de comprarlo fueron las reducidas dimensiones y peso del portátil. Además sigue teniendo toda la potencia de Mac OS X y con una pantalla LED a una resolución interesante para poder trabajar en tareas básicas con una movilidad más que asegurada gracias a tener sólo 1kg de peso.

Veamos en la entrada extendida aquellos aspectos que más nos han gustado de este portátil, no obstante no dejaremos de lado sus flaquezas más destacables para que aquellos que os planteéis su compra tengáis toda la información al respecto.

El Rendimiento del nuevo MacBook Air de 11,6 pulgadas: Posibilidades infinitas

Aplicaciones MacBook Air
Primero vamos a hablar del rendimiento en realizar las tareas más básicas. En un equipo tan manejable hay que sacrificar siempre algo y normalmente esto se traduce en que el rendimiento del dispositivo es mucho menor que en otros modelos. Sin duda esta máxima no se cumple en el MacBook Air de 11,6 pulgadas que es capaz de demostrar a todos que puede con las tareas del día a día gracias a la ventaja que le otorgan sus módulos flash soldados a la placa, con ellos las operaciones de lectura de disco mejoran ostensiblemente el rendimiento de las aplicaciones.

Así es, podemos hacer la prueba de abrir absolutamente todas las aplicaciones instaladas en el sistema y veremos que en apenas 30 segundos el MacBook Air las ha abierto todas y pasar de una a otra no es ningún problema. Dicho esto, en las aplicaciones que uno necesita para un uso básico: navegadores, reproductores de vídeo, iTunes, lectores RSS, editores de texto e incluso paquetes ofimáticos como Office 11, el equipo tiene un aplomo brutal. No se nota prácticamente ninguna diferencia en el uso de esas aplicaciones comparándolo con otros equipos más potentes como un MacBook Pro 2.5GHz Penryn (que es el otro equipo que tengo y que uso en mi día a día).

Ahora bien, sí que es cierto que en ciertas operaciones que usan de forma extensiva el procesador y la escritura en disco, ahí notaremos un retroceso en el rendimiento del equipo. Por ejemplo al procesar una foto en LightRoom, siempre será más rápido en un ordenador más potente aunque en el MacBook Air uno puede realizar esa tarea de forma puntual sin ningún tipo de problema.

Las aplicaciones de iLife 11 se mueven sin ningún problema en este Macbook Air, como decía apenas notas la diferencia con otros modelos que cuentan con un procesador más potente. El resto de aplicaciones que le he instalado pasa lo mismo, realmente el hecho de tener el disco SSD facilita mucho las operaciones de lectura y permite ganar un plus de velocidad y tiempo de respuesta de las mismas: Evernote, Opera, Transmission, Things, XBMC, Textmate, Imagewell, Tweetie, Safari, NewsFire, TextExpander… todas las aplicaciones que he probado funcionan de maravilla.

La restauración después del modo de suspensión no se puede describir de forma fácil, es verlo para creerlo. Simplificando, es instantáneo y el arranque y la finalización del sistema son realmente rápidas. Muchísimo más que en otros modelos evidentemente sin disco SSD.

El MacBook Air de 11,6 pulgadas asegura una portabilidad extrema

La portabilidad del dispositivo es absolutamente brutal, apenas pesa un quilo de peso y es igual de ancho que un iPad, en su extremo más delgado es más delgado que éste y solamente es unos centímetros (tres dedos) más largo. Uno puedo agarrarlo con una mano y transportarlo sin problema. Es más, os diré que el acabado unibody del modelo es realmente excelente y que la sensación que transmite al tacto es muy buena. No se calienta en absoluto permitiendo trabajar con él en el regazo sin apenas notarlo. Que tenga menos necesidades de refrigeración/ventilación es fruto también de tener el disco en formato SSD.

El disponer de un fantástico teclado completo permite escribir en él de forma cómoda en cualquier tipo de situación, sentados cómodamente en el sofá o tumbados en la cama eso no dificulta para nada que podamos trabajar con él. En otros ordenadores ultraportátiles y en el mismo iPad no me negaréis que al tener otros teclados el hecho de no estar en la posición correcta (u óptima) para la escritura pone trabas a trabajar con ellos de forma prolongada. No es el caso del MacBook Air de 11,6 pulgadas ya que gracias a su pantalla y su teclado nos proporciona un nivel de confort muy bueno.

Bateria
Hablando de trabajar con el MacBook de forma prolongada vamos a hablar un poco del rendimiento de la batería. Sí que es cierto que el MacBook Air tiene mucha autonomía pero no tanta como quieren hacernos ver. Si lo usamos continuamente para reproducir vídeos y para navegar veréis que la batería tarda unas 3 horas en descargarse, no usándolo de un modo tan agresivo seguramente llegaríamos a las 4 horas o 4 y media, en ningún caso llegaremos a las 5 horas de las que hace gala la publicidad y las especificaciones de Apple. Aún así, es una autonomía más que suficiente para llevárnoslo sin necesidad de llevar con nosotros el cargador. Y puedo confirmaros que las últimas noticias respecto a Flash son verdad, si no usamos el plugin de Adobe, nuestra navegación cargará menos el procesador y ganaremos bastantes minutos extra de navegación.

Trackpad multitactil
Otros dos puntos más a destacar: el trackpad multitáctil de última generación y la pantalla. Del primero hay que destacar que ha hecho olvidarme del ratón, al ser un dispositivo pensado para estar transportándolo continuamente no tiene mucho sentido tener que controlarlo con un ratón así que el gran trackpad incorporado permite su control a las mil maravillas. Si a eso le sumamos una aplicación como BetterTouchTool, para controlar distintos aspectos del sistema con gestos multitáctiles, veremos que realmente Apple ha acertado muchísimo con este trackpad, haciendo que desaparezca por completo la necesidad de tener un ratón conectado. Respecto a la pantalla, bueno diremos que los 1366×768 píxeles de resolución unido a su tecnología LED hacen que su visualización sea realmente buena. No obstante, sí que en ocasiones se echan en falta algunos píxeles más de alto, la ocultación del Dock, es casi obligada cosa que personalmente no me gusta nada.

Hay poco espacio en disco, démosle una vuelta

Flash SSD
Sin duda uno de los principales defectos del MacBook Air, es el escaso espacio en disco. 64GB de espacio hoy en día son prácticamente insuficientes. Sin tener nada más que algunas aplicaciones y algunos documentos uno ya ha consumido 19 GB de disco en un santiamén. Sin embargo, sí que podemos evitar que el espacio en disco sea consumido de forma drástica usando un medio de almacenamiento masivo externo y configurando nuestras aplicaciones para que así sea.

iPhoto, iTunes y Lightroom (también Aperture y otras muchas) pueden configurarse para que se ejecuten usando una librería externa. De esta forma ocuparán espacio en el disco remoto y no en nuestros pobres 64GB internos de memoria Flash.

Resumen de las sensaciones que nos ha dado el MacBook Air de 11,6 pulgadas

El MacBook Air de 11,6 pulgadas nos ha dejado un muy buen sabor de boca, el rendimiento que nos da en un uso normal del sistema (sin tareas que sobreexpongan las capacidades del procesador o la escritura en disco) y las capacidades de portabilidad que dispone debido a sus reducidas dimensiones y peso son realmente sus mayores bazas. El hecho de tener cuerpo unibody, albergar un amplio trackpad, un teclado fantástico y una pantalla LED con una buena resolución son quizás los aspectos externos en positivo que más nos pueden llamar la atención, también el hecho que ahora dispongamos de dos conexiones USB nos ha gustado mucho.

Sí que es cierto que hay algunos aspectos un poco mejorables, quizás la autonomía podría corresponder más con los datos oficiales, ser un poco mayor el espacio en disco, y aumentar un poco el alto de la resolución de la pantalla pero en líneas generales el resultado a nivel de usuario es excelente y tampoco es que podamos pedirle mucho más a un equipo cuya principal baza son sus reducidas dimensiones y su bajo peso que aseguran su portabilidad.

Más información | MacBook Air
En Applesfera | Probamos el MacBook Air de 11,6 pulgadas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos