Compartir
Publicidad
Publicidad

Walt Mossberg realiza un análisis del mercado de ordenadores tras la salida de Windows 7

Walt Mossberg realiza un análisis del mercado de ordenadores tras la salida de Windows 7
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal vez uno de los periodistas más comedidos a la hora de realizar un análisis sea Walt Mossberg. Sus declaraciones suelen ser producto de una profunda reflexión, y por norma general suelen ser bastante imparciales.

Tras la salida de Windows 7 y de cara tal vez a la cercana campaña navideña, Walt Mossberg comenta sus impresiones como acostumbra cada año. Está claro que la decisión de compra de un ordenador se trata de algo muy personal, pero consigue realizar una exposición muy clara y tal vez de inestimable ayuda.

El artículo intenta dejar claro un punto de vista muy interesante, que no es otro que los denominados NetBook o portátiles de bajo coste, no deberían entrar en la ecuación, puesto que juegan en una liga diferente. Está claro que si la búsqueda de nuevo ordenador se centra exclusivamente en el precio, son ganadores absolutos, pero no pueden ser realmente considerados como ordenador principal por las limitaciones que tienen.

Por menos de 300 € podemos tener uno de estos portátiles, pero tenemos que afrontar la idea de que se tratan de ordenadores lentos. Las terminales más baratas montan distribuciones de Linux o Windows XP, mientras que las que traen Windows 7, se trata de una versión adaptada (recortada) para estos ordenadores.

En el día a día, aunque sean capaces de hacerlo, realizar tareas como navegar, escribir, gestionar fotografías, resulta inevitablemente incómodo, y no deben ser utilizados en la ecuación.

Walt Mossberg se apunta a la opinión generalizada de que Windows 7 ha conseguido salvar parte de la brecha existente entre Windows y Mac OS X, pero no lo ha hecho por completo.

Si nos centramos en la gama portátil, y escogemos una marca como por ejemplo Dell, vemos que los portátiles que pueden empezar a ser equiparados con la gama MacBook, con características similares en Hardware, se encuentran entre los 200-300 Euros más baratos que estos.

Está claro que sigue siendo una diferencia importante, pero los ordenadores de Apple disponen de una serie de extras, que su equivalente en Windows no poseen.

El primero de todos los argumentos, y el que evidentemente ha sido utilizado con mayor asiduidad, es que al encender un ordenador Apple posees una serie de herramientas que los sistema Windows no tiene, la suite iLife. Para un usuario medio, la posibilidad de gestionar fotos, audio, música o videos, sin necesidad de adquirir más programas, es una ventaja digna de tener en cuenta.

Otro argumento, también muy manido, se encuentra en la invulnerabilidad de los sistemas con Mac OS X a virus y todo tipo de software espía. Aunque cada vez que aparece un supuesto virus para Mac, dicha noticia se proclama a los cuatro vientos. Por norma general esos supuestos virus necesitan que el usuario les proporcione privilegios de administrador para funcionar, lo cual resulta prácticamente imposible que así ocurra.

El tercer argumento que da Walt Mossberg, y que muy pronto tal vez nos sea posible comprobar en nuestro país, se encuentra en el excelente servicio post-venta de Apple. Aunque el Applecare funciona muy bien en España (por norma general), e incluso en ocasiones Apple no se cierra en banda a aportar soluciones a problemas aparecidos fuera de garantía.

Otro caso aparte se encuentra en las Apple Store, el servicio que se dispensa en la Genius bar resulta difícilmente equiparable a lo ofrecido por cualquier otra compañía fabricante de ordenadores, tal vez leyendo un articulo escrito por Enrique Dans hace muy poco, nos dé una idea del servicio que allí se ofrece y que tal vez muy pronto podamos disfrutar en nuestro país.

Al final, la compra de un ordenador se trata de una decisión eminentemente personal, pero hay muchos más factores a tener en cuenta aparte del precio. La gente de mi circulo personal que ha decidido hacer un esfuerzo (el gasto en un Mac lo es) incluido yo mismo y comprarse un ordenador de Apple, no se ha arrepentido de su compra hasta la fecha, por lo que no puede resultar una compra tan equivocada.

Gracias a Ryan por apuntarnos hacia la noticia.

Artículo completo | The Wall Street Journal

Imágen | Flickr de djevents

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos