Cómo usar nuestro iPhone como si fuera un Pen Drive para trasladar archivos grandes fácilmente

Cómo usar nuestro iPhone como si fuera un Pen Drive para trasladar archivos grandes fácilmente
4 comentarios

Ciertamente, no es su uso más común, pero en alguna circunstancia podemos necesitar utilizar nuestro iPhone como si fuera un almacenamiento externo. Una forma de sacar partido al espacio de nuestro teléfono para trasladar archivos grandes fácilmente. Antes, ciertamente, nos plantearemos usar la nube, tan omnipresente hoy en día, pero de no ser esta una opción, nuestro iPhone llega al rescate.

Una vez resolvemos que nuestro iPhone es la mejor opción, tenemos varios recursos para traspasar los archivos. Por una parte, está usar AirDrop —ajustando la recepción a Todos—, que es el método más sencillo siempre que hablemos de transferir la información desde un Mac. Por la otra está la posibilidad de utilizar un cable, un método que funcionará también con los PCs con Windows.

Un recurso a tener en cuenta en algunas circunstancias

Usar AirDrop para transferir a nuestro iPhone archivos de gran tamaño es, sin duda, lo más cómodo y sencillo. Eso sí, tengamos en cuenta de guardarlos dentro del almacenamiento del iPhone en sí, no en la nube, para evitar que el teléfono trate de transferir todos los datos a iCloud con el consecuente consumo de datos móviles y batería.

Para ello, todo lo que tenemos que hacer es abrir la app Archivos de nuestro iPhone, entrar en la pestaña Explorar, tocar el botón en forma de tres puntitos, tocar Editar y activar En mi iPhone. Acto seguido, cuando recibamos la transferencia vía AirDrop y elijamos guardar el contenido en la app Archivos, escojamos guardarlo en el iPhone.

Hasta aquí el método más sencillo, pues la situación cambia bastante a la hora de utilizar nuestro iPhone como pen drive con un PC con Windows. Aquí, lo primero que necesitaremos es alguna app de terceros de gestión de archivos, tal como Documents, creada por Riddle, Files Go o iFiles, por ejemplo. Una vez tengamos una de estas aplicaciones en el iPhone, iTunes instalado en el PC y el cable listo para la conexión ya podemos proceder.

Un uso poco común de nuestro iPhone que puede sacarnos de algún apuro.

Tras conectar nuestro iPhone al PC debemos abrir iTunes. Si se nos pregunta si queremos confiar en ordenador, decimos que sí, tanto en el PC como en el iPhone. Acto seguido, nos dirigimos al apartado de sincronización de iTunes y entramos en la pestaña Archivos. Esta es la sección que nos permite gestionar el contenido de aplicaciones como las que veíamos en el párrafo anterior.

Así, lo que nos queda hacer es arrastrar los archivos encima de la aplicación en cuestión o desplegar el contenido de la aplicación para arrastrar el contenido al PC. En el primer caso, todo lo que tenemos que hacer es esperar a que la transferencia se realice, lo que dependerá mucho del tamaño de los archivos. En el segundo, ni siquiera eso, directamente podemos expulsar el iPhone y desconectarlo.

Como hemos empezado diciendo, este no es el uso más convencional de nuestro iPhone, pero en algunas circunstancias puede salvarnos de un apuro. En situaciones donde no contamos con conexión a internet y necesitamos mover, pongamos, 80 GB de datos, usar nuestro iPhone como si fuera un Pen Drive es una excelente opción.

En Applesfera | Comprimir un PDF en nuestro iPhone, iPad o Mac es cuestión de segundos gracias a estas herramientas

Temas
Inicio