Compartir
Publicidad

Probamos un SSDnow en un MacBook Pro, ¿vale la pena? Parte II

Probamos un SSDnow en un MacBook Pro, ¿vale la pena? Parte II
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una vez probado el rendimiento bruto del SSDnow es hora de hablar de otros detalles y es que la velocidad y el buen funcionamiento no son las únicas características de este dispositivo. En esta segunda parte hablaré de detalles como la duración de la batería, sonido generado... etc. Vamos a ello.

Instalación del SSD

Aunque no es algo propio del equipo, nunca está de más mostrar estos detalles. Si tienes un MacBook Pro modelo posterior al 2008 o cualquier modelo de MacBook, la instalación es realmente sencilla. Apenas tenemos que abrir la tapa de la batería, retirar algunos tornillos y cambiar el disco.

En YouTube contáis con ejemplos de la mayor parte de modelos de Macs así que no tendréis ningún problema. Si además cuentas con un MacBook Pro puedes ver en el vídeo de arriba lo fácil que es cambiarlo.

Duración de la batería

duracion-bateria.png

Este tema es el que más dolores de cabeza me ha dado. Intentar contabilizar el rendimiento y duración de una batería en tiempo real es algo bastante complicado y cualquier variación puede modificar los resultados finales, así que me he basado en el "ojimetro".

Es decir, he usado el ordenador con normalidad y teniendo en cuenta el número de veces que lo cargo, todas las semanas le doy el mismo uso, he comparado el número de veces con el HDD contra el uso del SSD.

La primera impresión es de decepción. Mis cálculos eran sencillos, si cambias un elemento mecánico por uno electrónico el consumo se tiene que reducir un montón por lo que la batería podrá durar incluso hasta el doble. Que iluso.

Es cierto que la batería dura más, pero es "algo" más, no el doble ni mucho menos. De media el ordenador ha durado aproximadamente cuatro horas con el SSD mientras que con el HDD se queda en un tiempo cercano a las 3 horas de duración. Digamos que estamos ganado, bajo un uso real, un 25 33% de duración de batería, lo cual no está nada mal pero podría ser más.

Una de las razones de estos números es que este modelo en concreto tiene un consumo en reposo bastante elevado comparado con otros modelos del mercado, lo cual penaliza mucho la duración final de la batería.

La conclusión ha sido que esa hora extra acumulada repercute en cargar el portátil 4 veces a la semana con un HDD y 3 con el SSD, lo cual a largo plazo también es una ayuda para la durabilidad de nuestra batería.

Calor y sonido generado

rendimiento.png

Ya lo comentaban algunos usuarios en la anterior entrada, pero estas dos memeces también merecen ser comentadas ya que, aunque secundarías, siguen siendo una mejora para el equipo.

Primer punto, calor. ¿Sabías que tu HDD genera mucho más calor de lo que piensas? Yo no era consciente de ello hasta que pude comprobar como el reposamuñecas del lateral derecho de mi MBP se mantenía frío como el hielo mientras que el contrario estaba muy caliente.

Todos sabemos que un HDD al ser un elemento mecánico genera calor y si encima el ordenador es metálico este calor se disipa con facilidad por toda la superficie. Con el SSD el calor generado es nulo, de hecho te das cuenta de de lo que se calienta la batería en un uso intensivo de la misma.

El sonido es el otro gran factor, estamos tan acostumbrados a el ruido generado por los equipos que cuando encendemos algo que apenas genera ruido nos parece extraño. Sucede algo similar al tema del calor, no eres consciente de todo el ruido que produce un HDD hasta que no lo tienes.

Hay gente que no valora para nada estos detalles, en mi caso me ha sorprendido para bien y personalmente una vez acostumbrado ahora el resto de portátiles me parecen mucho más ruidosos.

Precio del SSDnow de Kingston

¿Qué es barato? Es un poco difícil de definir esa palabra en este contexto. Digamos que la intención de Kingston ha sido situar este modelo a la par de un HDD de gama alta. Por poner un ejemplo: en Alternate podemos encontrar el SDD por 130 euros mientras que un HDD Seagate a 7200rpm cuesta entre 100 y 160 euros en función del modelo.

Esto lo sitúa a un precio relativamente alto contra un HDD pero muy bajo si la comparación es con discos SSD, los cuales nos aumentan el presupuesto de forma exponencial. De hecho, este modelo es el más barato de los modelos de 64Gb que tiene Alternate en este momento.

Lógicamente si hablamos de la relación Precio/GB el SSD sale perdiendo por goleada, puesto que en la actualidad la tecnología empleada no está a la altura de un HDD en este concepto.

En resumen, si lo comparamos con un HDD se encontraría entre los modelos más caros de cada casa, es decir un precio elevado, pero si lo comparamos con el resto de SSD tiene un precio bastante competitivo. Digamos que está más cerca del precio de un disco tradicional que del resto de discos de memoria, por lo que claramente sale ganando.

En Applesfera | Probamos un SSDnow en un MacBook Pro, ¿vale la pena?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos