Compartir
Publicidad
Publicidad

Tres opciones para usar el iPhone como lector de libros electrónicos

Tres opciones para usar el iPhone como lector de libros electrónicos
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los libros electrónicos están ahora más de moda que nunca, por fin después de mucho tiempo las compañías se ponen de lado de este nuevo formato. El iPhone como gran dispositivo polivalente que es, también se ha montado al carro de los libros electrónicos con varios programas.

Es cierto que la similitud entre la pantalla del iPhone y un libro electrónico es nula y el único parecido es que en ambos dispositivos se puede leer. No es igual de cómodo pero para lecturas ocasionales lo cierto es que resulta mucho más útil de lo que pueda parecer a primera vista. Veamos tres opciones gratuitas para “convertir” un iPhone en un resultón lector de libros electrónicos.

BookShelfLT

bookleft.jpg

Digamos que hay unos “mínimos” para decir que un lector de archivos es un “lector de libros electrónicos”, desde mi punto de vista son: descarga de libros, visualización a pantalla completa, capacidad para modificar los colores de fondo y texto, capacidad para avanzar por capítulos y guardar la ultima página leída.

BookShelfLT cumple con todo esto y además es gratuito, como el resto de programas, pero hay dos cosas que no me gustan nada de él. La primera es que sufre bastantes cuelgues lo cual resulta muy molesto, el segundo fallo es el incluir publicidad en todo momento, cosa bastante incomoda para la lectura.

Por otro lado avanza el texto automáticamente cosa comodísima para leer tranquilamente sin preocuparnos de nada. Como el resto de programas incluye servicios de descarga de muchos libros, unos cuantos gratuitos, eso si todos en inglés.

Stanza

stanza.jpg

Stanza es fantástico. Me ha dejado con la boca abierta este genial programa para leer libros desde nuestro iPhone. Digamos que añade todo lo que había comentado bajo una interfaz mucho mejor realizada, más estable y sencilla de usar.

Además incorpora pequeños detalles útiles como bloquear el acelerómetro para no molestar cuando no necesitamos hacer uso de él. Puede realizar búsquedas en el contenido del libro y además incluye un diccionario para buscar el significado de una palabra, aunque sólo en inglés.

¿Pegas? En conjunto es bastante bueno pero se echa de menos el avance automático de texto o poder añadir nuestros propios libros de otros servicios además de los incluidos de serie.

eReader

ereader.jpg

eReader es el termino medio entre ambos programas, digamos que han sabido fusionar muy bien un buen diseño con una gran cantidad de utilidades desde mi punto de vista muy prácticas. Partimos de nuevo de unos mínimos para considerar a un programa un lector de libros electrónicos.

Recuperamos de nuevo la característica de avanzar automáticamente el texto, que repito es especialmente útil. Además mantenemos la vista por páginas también muy practica. De nuevo se incluyen búsquedas sobre los libros y capacidad para bloquear el acelerómetro.

A esta fusión entre BookShelfLT y Stanza se añade una característica “must have“ y es que se puede subrayar el texto o incluso crear anotaciones sobre el mismo, utilidad genial para poder estudiar de apuntes o libros científicos de forma más eficiente.

Conclusiones

Me gustaría repetir lo comentado al principio, no estamos ante un verdadero lector de libros electrónicos pero como dispositivo multifunción que es el iPhone, éste no podía ser menos.

Los programas en conjunto son resultones y lo que se echa en falta es lógicamente una pantalla que no produzca cansancio más que nuevas características. En general los tres programas son útiles y cumplen su función, permiten leer libros en formato electrónico de forma más o menos cómoda.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio