Compartir
Publicidad

Lo mejor y lo peor de la nueva Mac App Store

Lo mejor y lo peor de la nueva Mac App Store
Guardar
84 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que ya tenemos con nosotros la versión para Mac de la tienda de aplicaciones de Apple es el momento de hacer balance y analizar las ventajas e inconvenientes de la Mac App Store. Nada es perfecto, y menos aún en su primera versión pero los chicos de Cupertino nos tienen bastante mal acostumbrados así que… ¿qué pesará más? ¿lo malo o lo bueno? Veámoslo…

  1. Simplicidad. La instalación y actualización de aplicaciones es completamente transparente al usuario y ahorra muchos dolores de cabeza y complicaciones a cualquiera capaz de apreciar este tipo de centralización. Por cierto, al margen del icono en el Dock, la Mac App Store también es accesible desde el menú de la manzana en la barra superior de Mac OS X 10.6.6.
  2. Seguridad. Al igual que la App Store original, la tienda de aplicaciones para Mac también utiliza nuestra cuenta de iTunes para realizar las compras de modo que ganamos en seguridad y comodidad por el simple hecho de no tener que confiar nuestros datos a ninguna compañía adicional. Y si eso de utilizar una tarjeta de crédito en Internet no es tu fuerte, siempre tienes la posibilidad de recurrir a las tarjetas de regalo.
  3. Aplicaciones más económicas y disponibles por separado. Apple ha tirado la casa por la ventana con los precios de sus aplicaciones ofreciendo además por primera vez la posibilidad de adquirir de forma individual los productos estrella de sus conocidos paquetes iWork e iLife. Así, podemos adquirir aplicaciones como Pages, Keynote o Numbers a un precio de 15,99 euros cada una que aún sumados, quedan lejos de los 80 euros de la versión física (32 euros más cara). Pero no son las únicas: la descarga digital de Aperture 3 cuesta 62,99 euros, lo mismo que Apple Remote Desktop, cuando su precio ascendía hasta la friolera de 202 euros y 283 euros respectivamente.

Mac App Store iWork Pages Keynote

  1. Aluvión de novedades. A nadie se le escapa que el iPhone primero, y más tarde el iPod touch y el iPad, atrajeron a un buen número de desarrolladores que jamás habían tenido contacto con la plataforma de Apple y gracias a que programar para iOS no difiere radicalmente de hacerlo para Mac, nos encontramos con que muchos de los juegos y aplicaciones con mayor éxito de la App Store están ahora también disponibles para el resto de la familia.
  2. Compra una vez e instala en todos tus equipos. La App Store utiliza un sistema de autorizaciones similar al de iTunes y aunque quedan algunas preguntas por contestar sobre el límite de este nuevo sistema de licencias, definitivamente mejora con creces la apuesta actual de la inmensa mayoría de aplicaciones. El concepto es tan simple como genial: la aplicación pertenece al comprador, el usuario, no a un equipo en concreto, y si quieres puedes descargarla e instalarla en todos tus ordenadores sin el menor problema.

Lo peor

  1. Precios inflados. Confirmado, pese a la fuerte apuesta de Apple (ver el punto tres de lo mejor), el resto de desarrolladores no parecen dispuestos a volver a caer, al menos en el lanzamiento, en la guerra de precios que tiró por los suelos el coste de muchas aplicaciones para iOS. Por poneros algunos ejemplos, mientras que la versión para iPad del videojuego Mahjong Epic HD cuesta tan solo 0,79 euros, su adaptación a Mac alcanza los 7,99 euros. Otros clásicos como Angry Birds o Flight Control pasan de 0,79 a 3,99 euros mientras que aplicaciones como Hibari, un simple cliente de Twitter (en mi opinión, bastante peor que el oficial gratuito) se tira a la piscina con sus dificilmente tentadores 10,99 euros.
  2. Falta de integración con los otros métodos de instalación. Al menos en Snow Leopard (ya veremos en Lion), la App Store demuestra un irritante desconocimiento de las aplicaciones que teníamos instaladas de forma previa en nuestro equipo o que instalamos por nuestra cuenta al margen de la tienda. Esto implica que no podemos actualizarlas desde ella aunque ya le hayamos pagado previamente a la mismísima Apple como ocurre en el caso de iWork. Curiosamente, el paquete iLife ’11 o aplicaciones concretas como Transmit sí que me aparecen señaladas como instaladas (aunque en gris en lugar del azul utilizado por las aplicaciones adquiridas desde la tienda), así que puede que la cosa cambie en un futuro próximo y ofrezcan la deseable retrocompatibilidad. Crucemos los dedos. Actualización: Al parecer Apple ha puesto en manos de los desarrolladores la opción de detectar si su aplicación está o no instalada en el sistema independientemente de que haya sido comprada por otro usuario en la App Store o que la hayamos instalado externamente. Hasta aquí bien; el problema sigue siendo que esa detección tiene un mero valor informativo ya que si borramos una aplicación, la App Store no es capaz de recordarla para instalarla más tarde mediante el nuevo sistema. En resumen, que lo que falta es un método para importar las licencias de nuestras aplicaciones adquiridas o descargadas con anterioridad a la App Store.
  3. ¿Desinstalar? ¿Eso qué es?. Más preocupante aún es la ausencia de un sistema de desinstalación como ya señaló mi compañero Samuel en su recorrido visual por la tienda. Cito y suscribo sus palabras: “La aplicación no es capaz de ayudarnos en la tarea de borrado de aplicaciones, habrá que realizar esta tarea de forma manual como hasta ahora. Aunque si borras una aplicación, si que reconoce que la misma ya no se encuentra en el sistema y te ofrece la posibilidad de volver a descargarla.”
  4. Snow Leopard o superior. Entiendo y acepto que la Mac App Store se presente como una de las novedades de Lion y que su lanzamiento previo en Snow Leopard tan solo sea una especie de calentamiento de motores pero también comprendo el mosqueo de muchos usuarios de Leopard (por ejemplo, de todos los que aún utilicen equipos PowerPC) que ven como una característica que a priori parece fácil de lanzar como una aplicación independiente quede irremediablemente fuera de su alcance.
  5. Grandes ausencias. Se estima que la App Store de Mac se ha lanzado con unas 1000 aplicaciones que con toda seguridad crecerá exponencialmente durante los próximos meses. Sin embargo, es notoria la ausencia de pesos pesados como Adobe que ya cuentan con una considerable base de usuarios a través de aplicaciones tan conocidas como Photoshop o Lightroom. Imagino que el 70/30 que ofrece Apple no les incentiva de momento lo suficiente frente al 100/0 actual de las ventas realizadas a través de su propia web.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos