Compartir
Publicidad
Publicidad

La nueva dirección de Microsoft, o por qué había tantos dispositivos de Apple en su último evento

Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer Microsoft celebró uno de sus eventos más importantes del año: el BUILD, orientado a desarrolladores, el equivalente a nuestra WWDC. En él, la compañía suele mostrar algún que otro hardware nuevo mientras pone al día sus plataformas de servicios y su software. Pero este año está pasando algo inusual.

No vimos hardware nuevo ayer, y todos los rumores sobre nuevos terminales Surface se han repartido entre el evento educativo que ya vimos y un próximo evento programado para el 23 de mayo. El BUILD de este año se ha dedicado enteramente a servicios en la nube como Azure, orientados a empresas y profesionales. ¿Y dónde se hicieron las demos de esos servicios? Pues en más de un iPhone y un Mac.

No es común, pero pasa y hasta en sentido inverso. Recuerda, por ejemplo, que Apple omitió su propio iWork y promocionó Microsoft Office como una buena herramienta ofimática para el iPad Pro (cosa que se ha perpetuado en sus anuncios). Pero a lo que íbamos: Microsoft lució sus servicios y aplicaciones en dispositivos de Apple. ¿Por qué?

Azure, el producto que marca el cambio en Microsoft

Microsoft ya tiene su propia gama de terminales Surface para ello, pero flaquea en algo muy importante: el mercado móvil. Su cuota de mercado es bajísima, y nos queda claro que en los smartphones seguiremos con dos únicos grandes competidores: iOS y Android. Así que para teléfonos, Microsoft tuvo que tirar de esta competencia eligiendo a iOS.

Podéis ver una de estas demos en el minuto 39:12 de la keynote, que tenéis entera (¡casi tres horas!) aquí abajo:

En el minuto 1:33:57 tenéis también la demo de una base de datos en un Mac, convenientemente "camuflado" con un monitor Dell. Microsoft quiso demostrar que las herramientas de bases de datos de Azure pueden gestionarse sin problemas desde un navegador moderno instalado en cualquier plataforma. En ese caso concreto, Chrome.

El lanzamiento final de Visual Studio 2017 para Mac, aparecido en beta hace un tiempo, es otra señal de que Microsoft ya no es tan conservadora atando sus aplicaciones a su ecosistema. Básicamente ahora cualquier usuario de macOS puede desarrollar aplicaciones para entornos de Microsoft.

En Redmond han cambiado de enfoque, y quieren potenciar sus servicios en la nube para empresas independientemente de las máquinas en las que se ejecuten. Si es en un Mac, bien. Y si es en un Windows mejor, pero se conforman con que los dispositivos de la competencia también sean compatibles. El varapalo de Windows en móviles, además, debe de haberles empujado a ofrecer esta intercompatibilidad.

Apple quiere vendernos dispositivos para que así usemos sus servicios. Microsoft también quiere que compremos sus máquinas, pero parece que su prioridad empieza a ser otra. Cada compañía ha adoptado estrategias muy diferentes, y el tiempo dirá si les funcionan a cada una de ellas. Próxima parada: evento de Surface para el día 23.

En Xataka | Cortana, a por Google Assistant y Alexa: Microsoft lanza su kit para crear apps de voz

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos