Así podría ser el funcionamiento de un iPhone con ranura para tarjetas microSD integrada
iPhone

Así podría ser el funcionamiento de un iPhone con ranura para tarjetas microSD integrada

Imagina por un momento que, de repente, Tim Cook tiene un cambio de opinión y decide lanzar un iPhone con una ranura para tarjetas microSD. De repente todo el paradigma de almacenamiento en iOS cambiaría, y modelos de iPhone como el de 1 TB desaparecerían. Hasta podríamos llevar esta hipótesis a los iPad.

Pero plantear eso y quedarnos con conclusiones a nivel de hardware no es nada justo: ¿qué cambios podría haber en el funcionamiento de iOS y de las aplicaciones? Se abrirían tantas puertas que Apple tendría que tomar una serie de decisiones cruciales. Hagamos un ejercicio de imaginarnos estas decisiones.

Más comodidad y más opciones, pero sacrificando rendimiento

Apple podría lavarse las manos y hacer lo más simple del mundo: si metes una microSD, que ésta aparezca como ubicación extra en la aplicación 'Archivos' y ofrezca poder almacenar datos del mismo modo con el que podemos hacer ahora cuando conectamos un pendrive o un disco externo. De hecho sería la decisión más rápida y lógica desde Cupertino.

Pero sabiendo que hay tarjetas microSD de hasta 1 TB de espacio, quizás éstas podrían ayudar a aliviar las principales demandas de espacio que hay ahora mismo en los iPhone. Un iPhone de 128 GB podría preferir guardar la fototeca en una SD con más espacio, esté o no esté sincronizada en iCloud. Un formato cifrado de esa tarjeta enlazado con nuestra ID de Apple impediría que dicha tarjeta pueda ser leída en dispositivos ajenos.

Esto también daría lugar a opciones como la de trasladar esa fototeca a un Mac o a un iPad sin demasiadas complicaciones, dando la flexibilidad de las fototecas de Fotos en Mac a los iPhone y los iPad. Lo mismo podemos decir con aplicaciones que necesiten grandes cantidades de almacenamiento, como WhatsApp y su historial de conversaciones o buzones de Mail con miles de correos.

Imagina poder hacer copias de seguridad locales y cifradas de un iPhone en una tarjeta de memoria

Otro gran beneficio de estas tarjetas microSD podría ser la posibilidad de hacer copias de seguridad locales de los dispositivos en ellas. De nuevo, cifradas con claves ligadas a la Apple ID del usuario. Recuperar información de un iPhone roto de esta forma podría ser mano de santo.

También podríamos ganar funciones a la inversa: podríamos sacar contenido de una cámara de fotografías o de vídeo y llevarla directamente al iPhone con un simple cambio de tarjetas. Sí, muchas usan tarjetas SD estándar, pero hay muchos adaptadores microSD a SD en el mercado y son muy baratos.

A todo esto se puede argumentar: ya tenemos modos de usar los iPhone con almacenamientos externos que podrían incluir todas estas opciones. Y es verdad, pero no llevaremos en el bolsillo un iPhone con un cable-adaptador y un pendrive permanentemente conectado. Tener una microSD es tener un almacenamiento externo introducido dentro de ese dispositivo, con lo que todos estos casos de uso tendrían un añadido de comodidad muy importante.

¿Llegaremos a ver algo así? Nada es imposible, pero apuesto a que no. Los iPhone con un gran almacenamiento interno son un buen punto de negocio para Apple, y las velocidades de lectura/escritura de datos que podríamos tener con una microSD no llegarían ni de lejos a las que tenemos ahora mismo en los chips integrados de la compañía. Ganaríamos opciones pero quizás perderíamos un rendimiento y una sensación de calidad que Apple no está dispuesta a ceder. Por mucho microSD que veamos en los terminales Android.

Temas
Inicio