El Pixel 6 es el enésimo intento de Google por batir al iPhone y esta vez va en serio (de verdad)
iPhone

El Pixel 6 es el enésimo intento de Google por batir al iPhone y esta vez va en serio (de verdad)

En un anuncio que podríamos considerar como un teaser, Google ha mostrado los Pixel 6 y Pixel 6 Pro. Ambos modelos se lanzarán en otoño, pero los de Mountain View han decidido enseñar un aperitivo de lo que traerán. Su principal novedad, a juzgar por el comunicado, es el Google Tensor como primer procesador propio en uno de sus móviles.

Rick Osterloh, responsable de hardware de Google, se sentó con el medio The Verge para hablar de los nuevos Pixel 6. Y de la conversación se deduce que esta vez aspiran a competir con la gama premium de smartphones. Esto se traduce en Samsung y Apple, aunque por las demos sabemos que se refieren al iPhone. Google quiere competir con el iPhone de tú a tú tras más de once años desde el lanzamiento de los Nexus y quince generaciones de smartphones después. Esta vez de verdad. De la buena.

Todo por el chip Tensor

La pantalla de ambos modelos es una de las diferencias con respecto a modelos anteriores. El Pixel 6 Pro ostentará una pantalla de 6,7 pulgadas QHD+ y 120Hz de refresco, mientras que el Pixel 6 tendrá una pantalla de 6,4 pulgadas FHD+ y 90Hz de refresco. Tres sensores de cámara completan la propuesta, con el teleobjetivo plegado de cuatro aumentos como exclusivo del modelo superior.

Pero lo que realmente ha destacado Google de esta generación en este avance del Pixel 6, ha sido su chip Tensor. Se trata de un SoC, un system on a chip que alberga más que un simple procesador. Al estilo Apple, incluye varios componentes en un mismo sitio para ser más eficiente.

En el caso del Tensor del próximo Pixel 6, incorporará una TPU para operaciones de inteligencia artificial, un chip Titan M2 para seguridad, CPU, GPU y modem 5G. De estos tres últimos, Google no ha dado mayor información. Lo más destacado es esa TPU, una evolución del procesador que presentó en 2016 para dar el gran salto al Machine Learning en sus servidores, pero pensado para móviles.

El chip Tensor es la gran novedad de este equipo, pues por fin Google coloca su propio procesador en un smartphone

Trasladado al uso diario, el chip Tensor tendrá varias aplicaciones prácticas. En una de ellas, se mejora la fotografía de objetivos en movimiento. En otra, se mejora la calidad del video tomado en situaciones difíciles, un aspecto que tradicionalmente era el punto débil de los Pixel. El resto están relacionados con la traducción de idiomas en tiempo real y dictado casi instantáneo. Estas funciones se realizan en el dispositivo sin recurrir a la nube.

"Esta vez será diferente", tras quince intentos anteriores

Google Pixel 6 Pro Alt Angle
Está claro que no hemos estado en la gama premium desde los últimos dos años, esta vez será diferente. [Los Pixel 6] serán productos con un precio premium.

Con estas palabras, Osterloh deja claro que ambos modelos lucharán en la gama premium de smartphones. En otras palabras, su precio girará en torno a los 1.000 dólares, la barrera que atravesaron Samsung y Apple con sus teléfonos hace años. Sin embargo, la historia de los smartphones de Google no invita al optimismo.

A lo largo de los años, Google ha desvelado hasta quince generaciones de smartphones. Desde que en 2010 desembarcó el Nexus One, la compañía del buscador ha ido lanzando modelo tras modelo, a veces varios un mismo año, hasta un total de ocho. Los Nexus fueron sepultados en 2015, para que en 2016 hubiera espacio para los siete modelos de Pixel que hemos visto hasta ahora.

El SoC Tensor del Pixel 6 tiene muchas incógnitas, como sus núcleos de CPU y GPU, así como el fabricante detrás de su producción

La caída de ventas de los Pixel, así como su escueta cuota de mercado que ronda el 2% en Norteamérica (su mercado doméstico) tampoco invita al optimismo. Incorporar un nuevo procesador, subir el precio y aspirar a que los consumidores lo identifiquen como un terminal premium ignora varios puntos.

Entre ellos, una distribución paupérrima que padece no solo de falta de mercados clave, sino también de presencia en minoristas y tiendas de telefonía. Un ecosistema cojo y una propuesta poco consolidada redondean los problemas de una gama cuyas reseñas casi unánimemente positivas en los medios de tecnología no han conseguido remediar.

Osterloh se muestra confiado en que esta vez es distinto. Lo cierto es que hay muchas dudas de que se vaya a producir un cambio radical en tendencia con los Pixel 6.

Temas
Inicio