El fin de la maldición del Mac Pro será este 2022: una década de errores que Apple silicon resolverá
Mac sobremesa

El fin de la maldición del Mac Pro será este 2022: una década de errores que Apple silicon resolverá

El Mac Pro es un equipo maldito. Sobre él pesa una maldición que dura casi una década, desde que Phil Schiller desveló el Mac Pro cilíndrico en la WWDC 2013, diciendo en voz alta eso de "Ya no podemos innovar, ¡y un cuerno!". Un diseño que años después se confirmó como erróneo, debido a un fallo termal muy grave que le impedía evolucionar.

Ahora estamos casi diez años después, a las puertas de un Mac Pro 2022 con procesador Apple Silicon que ponga punto y final al Mac Pro 2019, rediseñado y con procesador Intel Xeon. Un equipo que, a pesar de no tener un error de diseño como su antecesor, va camino de tener una vida extremadamente corta.

"Ya no podemos innovar, ¡y un cuerno!"

En la WWDC 2013, Phil Schiller pronunció estas palabras cuando aún era vicepresidente de marketing mundial de Apple. La frase había que enmarcarla tras el fallecimiento de Steve Jobs en 2011, lo cual, junto con la edad dorada de Samsung y sus phablets provocó dudas acerca del futuro de Apple. La compañía necesitaba dar un golpe en la mesa para demostrar que seguía a pleno rendimiento. Y eso era el Mac Pro 2013.

Mac Pro tubo

Sin embargo, la cosa no fue como esperaban en Cupertino. Años después, Apple reconocería que la forma del Mac Pro no seguía a su función. En otras palabras, el diseño termal del Mac Pro 2013 era un fracaso:

Creo que nos quedamos atrapados en un rincón térmico, por así decirlo. Diseñamos un sistema con el tipo de GPU que en aquel tiempo pensamos que necesitábamos, y pensamos que podíamos hacerlo muy bien con una arquitectura de GPU doble. Que ese era el límite termal que necesitábamos, o la capacidad termal que necesitábamos. Pero las cargas de trabajo no encajaron de la manera amplia que esperábamos.

Así reconocía en 2017 Craig Federighi el error del diseño que cometió Apple con el Mac Pro. Apple tardó varios años en reconocerlo e incluso pedir disculpas a sus usuarios. Y se debió a que estuvo preparando un plan de contingencia para corregirlo mediante dos equipos: el iMac Pro que debutaría a finales de ese año y el Mac Pro rediseñado de 2019.

El pecado original del Mac Pro 2019

Mac Pro 2019

Y por fin, a finales de ese año comenzaba su venta el Mac Pro 2019 junto con el Pro Display XDR. Un equipo que aunaba todas las peticiones y deseos de los usuarios más profesionales del Mac: potencia, refrigeración, modularidad. Siendo esta última cualidad una muy demandada, pues facilita tener un equipo altamente configurable y que perdura en el tiempo.

El Mac Pro 2013 tenía un error en su diseño termal. Y el Mac Pro 2019 nacía con Intel, cuando pocos meses después se iniciaba la transición a Apple silicon

A pesar de estas buenas decisiones, que fueron acogidas positivamente por la comunidad profesional del Mac, este Mac Pro 2019 nacía con un pecado original llamado Intel. Nadie sospechaba que apenas unos meses después, Apple anunciaría su transición a Apple silicon. Una en la que la compañía aseguraba que todos sus equipos darían el salto a la nueva arquitectura.

Mac studio

Eso incluye al Mac Pro, por mucho que algunos dudasen de que el M1 pudiera sustituir a un Intel Xeon. La propia compañía dejó claro que el Mac Pro quedaba para otro día tras anunciar el Mac Studio hace unos días, con su M1 Ultra como máximo exponente de Apple silicon. Este potente chip se ha convertido en el último clavo en el ataúd del Mac Pro Intel.

Y así, cuando Apple anuncie el Mac Pro 2022 presumiblemente en la WWDC 2022, el modelo anterior verá reducida su su propuesta de valor enormemente. Salvo para aquellos usuarios que requieren un flujo de trabajo basado en la arquitectura x86 de Intel y Windows. Pero la maldición del Mac Pro se habrá roto ya para siempre.

Temas
Inicio