Compartir
Publicidad
Donald Trump: "Voy a obligar a Apple a fabricar sus malditos ordenadores en EEUU"
Apple

Donald Trump: "Voy a obligar a Apple a fabricar sus malditos ordenadores en EEUU"

Publicidad
Publicidad

En noviembre de este año se celebran las elecciones presidenciales de 2016 en EEUU. Durante estas semanas se están eligiendo a los candidatos de cada partido. Aunque los nombres de diferentes empresas tecnológicas entran y salen de los debates, hay una mezcla que no habíamos visto hasta ahora: Donald Trump y Apple.

Según informan desde Gizmodo, Trump quiere obligar a la compañía de Cupertino a traerse la fabricación de sus dispositivos a su país (ignorando que el Mac Pro sí se ensambla en este país). Lo dijo con las siguientes palabras:

Vamos a obligar a Apple a construir sus malditos ordenadores en este país en vez de en otros países - Donald Trump.

Un discurso que seguramente suene bien y gane muchos aplausos, pero que ignora las realidades del mundo en el que vivimos. Trump no es el primero en plantear esta idea, ni será el último, pero mientras que otros presidentes "sugerían" a Apple traer la fabricación a Estados Unidos, Trump ya está hablando de "obligar".

Veamos por qué Apple fabrica sus dispositivos en otros países y no en el suyo propio. 

El viejo error del "Made in America"

Mac Pro

Vivimos en un mundo cada vez más pequeño, donde las mercancías y las personas viajan por todo el globo en apenas unas horas o unos días. Esta libertad no es plena, pero cada vez va ampliándose más y más. Por eso, es más frecuente ver productos de otros países. En el caso de la tecnología y de un dispositivo como el iPhone, no hay un único país capaz de producir sus centenares de componentes como ocurre con un reloj Swiss Made (al menos, en su mayor parte).

La razón de que unos países se especialicen en una cosa o en otra nos la explicaba el economista clásico David Ricardo. Según su teoría de la ventaja comparativa, los países deberían enfocarse en fabricar aquellos productos para los que su industria es más competitiva e intercambiar estos productos mediante el comercio internacional por otros en los que no se han especializado.

El ejemplo que se suele utilizar es el de un país muy bueno en producir quesos pero no tanto haciendo vino. Según Ricardo, este país debería producir el máximo número posible de quesos e intercambiarlos por vino cuando fuera necesario, ya que es beneficioso para el país y para el mundo. Volviendo a Trump y su afirmación, su deseo es que Estados Unidos lo fabrique todo, incluso aquellos componentes para los que no están tan preparados.

iPhone batería
Gracias al comercio internacional, cada país puede especializarse en producir aquello en lo que es competitivo. Sin esa especialización, pagaríamos un precio mucho más elevado por cualquier producto

En otras palabras, fabricar millones de iPhones enteramente en EEUU es caro. No sólo porque la mano de obra sea más cara sino por el coste de oportunidad que representa tanto para el país como para Apple. EEUU no sería tan bueno haciendo todo lo necesario para fabricar un iPhone Made in the US y seguramente acabaríamos con un producto (aún) más caro. Pero esto no es todo.

Cuando los bienes no cruzan fronteras, lo harán los ejércitos - Fréderic Bastiat.

Si Trump se saliera con la suya y consiguiera que no sólo Apple sino todas las compañías americanas trajeran la fabricación a Estados Unidos, la economía mundial se resentiría enormemente. El mundo sería un lugar más pobre y, aunque no tendríamos que llegar al extremo de una guerra, sí que aumentarían las migraciones de países en desarrollo hacia el Primer Mundo. Y la inmigración es algo que a Trump no le gusta nada.

Así que, ¿en qué quedamos?

Por qué Apple ensambla sus productos en China

Obama
—¿Por qué esos trabajos no pueden volver a casa? —preguntó Obama.

—Esos trabajos jamás volverán —respondió Steve Jobs. Conversación de enero de 2011 recogida por el New York Times.

La respuesta de Jobs fue bastante directa y cortante, pero esconde una razón muy poderosa. En el mismo artículo del Times otros ejecutivos de Apple daban la clave:

Otra ventaja crítica para Apple es que China proveía ingenieros a una escala que EEUU no podía ofrecer. Los ejecutivos de Apple estimaron que 8.700 ingenieros industriales eran necesarios para supervisar y guiar la línea de montaje de 200.000 empleados dedicados a la manufacturación de iPhones. Los analistas de la compañía estimaron que serían necesarios nueve meses para obtener esa cantidad de ingenieros cualificados en Estados Unidos.

En China tardaron sólo 15 días.

Por mi experiencia profesional, estuve más de cuatro años trabajando en el diseño de proyectos de externalización de servicios. Y en todos y cada uno de ellos se elegía otro país que no era España, no sólo por el coste (que también), sino por la cantidad insuficiente de personas cualificadas en el tiempo necesario.

Externalizar la fabricación de productos no se hace únicamente por el coste. En el caso del iPhone influye la escala de recursos que China es capaz de movilizar en muy poco tiempo

Si EEUU no es capaz de proporcionar el tipo y cantidad de empleados necesarios, no es extraño que recurran a otros países que sí tienen esa capacidad. Como veíamos, la propuesta de Ricardo se cumple aquí a la perfección: China tiene una ventaja comparativa a la hora de fabricar iPhones; EEUU tiene una ventaja comparativa en diseñarlos.

Alterar ese equilibrio de manera artificial empobrecería tanto a China como a EEUU. Si esa es la intención de Donald Trump, no tiene más que decirlo sin rodeos.

En Magnet | Estamos recopilando todas las barbaridades que dice Donald Trump día a día.

Imágenes | Michael Sheehan, Marc Nozell y Gage Skidmore.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos