Así es el nuevo iPod shuffle: El retorno de los botones

Sigue a Applesfera

iPod shuffle rosa

El iPod shuffle es un caso curioso: Cuando apareció, muy poca gente apostaba por él debido a su carencia de pantalla y a su limitado uso. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha ido ganándose un puesto entre aquellos que necesitan un iPod “de batalla”, en condiciones complicadas, donde los golpes pueden ser habituales.

Todos tenemos nuestros gustos, personalmente siempre me ha gustado esta idea: Es un iPod (con las ventajas / inconvenientes de utilizar iTunes para sincronizar lo que ya hacemos en nuestro iPhone) y además, se puede utilizar en la playa, haciendo snowboard o en cualquier situación en la que no podemos prestar mucha atención al cuidado del dispositivo.

Yo los he tenido todos, excepto la tercera generación sin botones. Tradicionalmente ha sido un iPod que evoluciona poco (tiene poco margen para hacerlo por su concepto), pero es curioso lo que pasa con el modelo que estamos analizando hoy: En la generación anterior eliminaron los botones para “subirlos” al cable, pero parece que a la gente no le gustó la idea.

iPod shuffle, contenido de la (mini) caja

iPod shuffle unboxing

Realmente como Apple contínue miniaturizando este iPod, apenas cabrán los auriculares, ya que prácticamente en esta caja (y como veis en la foto) están prácticamente medidos al mínimo. Fijaos en el tamaño de ellos plegados y comprenderéis lo pequeño que es el nuevo shuffle.

Además recordemos que este shuffle tampoco trae el dock que traía el de la segunda generación, sino un ingenioso adaptador USB, también minúsculo, que tendréis que rezar para que no se os pierda (reconozcámoslo, todos tenemos ochomilmillones de cables-iPod por casa… pero uno como éste, es más difícil).

El resto del contenido, el ya típico panfleto con los trucos de manejo del iPod, para que podamos aprender a utilizarlo nada más sacarlo de la caja, y la ya típica pegatina de la manzana. Los auriculares que incluye son los más básicos, sin controles en el cable. Sin embargo, como ocurre en todos los iPods de la generación actual, un auricular de iPhone sirve perfectamente, con todos los botones del cable habilitados, tanto para VoiceOver, como para controlar la reproducción de la canción y el volumen.

Un diseño robusto y completo

iPod shuffle trasero

El diseño del nuevo shuffle ha combinado lo mejor de las tres generaciones: Los botones, que tanto echó en falta la gente en la generación anterior, el sistema de lectura de información VoiceOver y un diseño mínimo con pinza para maximizar su utilidad y tenerlo sujeto casi en cualquier recodo de la ropa.

Su nueva apariencia “unibody” no presenta uniones en el cuerpo central, y parece que esté realizado de una sola pieza. Ni siquiera se aprecian tornillos o anclajes a simple vista, Apple como siempre impecable en este sentido. La pinza no es tan robusta como el de segunda generación (que era una pinza cruzada) pero sigue sujetando el pequeño reproductor igual a la ropa. Comparémoslo con el de segunda generación (por ser el más similar) y con el nuevo iPod nano que revisamos el viernes:

iPod shuffle iPod nano

Como veis, apenas hay diferencias de tamaño. Ni siquiera de peso: Obviamente el nuevo iPod nano pesa ligeramente más, pero es apenas perceptible. De hecho, es lo que comentábamos cuando hablábamos del nano en la otra entrada: Realmente parece que el nano sea un nuevo shuffle.

El manejo del nuevo iPod es idéntico a como se hace en las generaciones anteriores: Centrado totalmente en la música y contenido en audio (libros, podcasts…) es el iPod que, como ya hemos dicho, nos acompañará en las situaciones con mayor riesgo de caídas y golpe. El control VoiceOver es rápido, nítido y no entorpece la reproducción de la canción (recordemos, hay un botón para ello en el propio iPod y también es posible activarlo desde los auriculares de un iPhone, si disponemos de él).

iPod shuffle, una evolución que durará muchocomparativa iPods

Viendo el movimiento que ha hecho Apple lanzando el nuevo nano, el futuro del iPod shuffle (en términos de evolución) parece detenerse aquí. Como concepto, es poco probable que sea capaz de adquirir más características dignas de diferenciarse en una nueva generación, si acaso un aumento de memoria.

En términos de diseño, para su propósito es perfecto: Es un iPod de batalla, un dispositivo compatible con iTunes a buen precio, que mejora su apariencia para conseguir minimizar al máximo el receptáculo de nuestra música digital mientras nos olvidamos de él y nos dedicamos a otra. Desde luego, se agradece el regreso de los botones, que además se convertirá a partir de ahora en una seña de identidad para la familia shuffle.

En Applesfera | Así es el nuevo iPod nano

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios