La historia del hombre infinito, mi análisis de la biografía de Steve Jobs

Sigue a Applesfera

stevejobs-walterisaacson-aps.jpg

No contiene spoilers que os puedan estropear el devenir del libro. En esta entrada, hablo de la historia que traza el autor en el libro, pero sin entrar en detalles.

The line it is drawn
The curse it is cast
The slow one now
Will later be fast
As the present now
Will later be past
The order is
Rapidly fadin’.
And the first one now
Will later be last
For the times they are a-changin’

“The Times They Are A-Changin”, Bob Dylan

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué es lo que hace grande a una historia.

Qué es lo que consigue distinguirla de las demás, que puntos conecta con nosotros mismos que nos ata a ella. Cómo se aferra a nuestro inconsciente para que no la olvidemos, para que le demos vueltas, para que le busquemos el sentido. Más sentido.

Muchas veces buscamos en nuestro pasado, en lo que hemos hecho, o en lo que hemos pensado hacer alguna vez. A veces fue una palabra. Otras, un determinado lugar, un instante preciso que nos inspiró, un perfume que nos recordó a alguien. Miramos en cada recodo de esos momentos buscando qué nos une a esa historia. Y nos olvidamos de lo más importante.

No hay puntos de anclaje. No existe una trama en este inmenso telar cósmico que defina cada acción de una historia con su reacción en nuestra vida. Nos equivocamos al buscar el foco de la bombilla al creer ver una luz, cuando la realidad es que el Sol atraviesa la ventana completa. No existen las historias que nos parecen increíbles, en realidad lo son porque ya forman parte de nuestra vida.

Me senté con este libro, con esta historia entre mis manos. La portada proyectó una sonrisa en mi. “Ahí estás amigo”. Después de todos estos años, aquel era ese día. No quise desdibujar la sonrisa de mi cara y pasé a la siguiente página.

Así comencé esta historia increíble que me hubiera gustado leer muchos años más tarde.

Sobre las condiciones propicias en proporciones perfectas

steve-jobs-apple-computer-homebrewclub-aps.jpeg

La vida de Steve Jobs es un imán de experiencias. Lo más interesante de su biografía es leer cómo cada detalle, persona y acontecimiento en su vida forjaron a la persona en la que se convirtió. En realidad, a todos nos ocurre eso, en nuestras vidas, pero él estuvo exáctamente en el lugar perfecto en el momento preciso.

El libro nos relata cómo un niño especial, se convierte en un adolescente problemático. El abandono de sus padres biológicos fue el comienzo de muchas marcas que Jobs tuvo que llevar durante toda su vida. Su infancia y juventud fue marcada por una época de rebeldía convulsa, de la misma forma que lo estaba Estados Unidos en aquel momento.

El libro nos muestra cómo Jobs fue marcado por dicha rebeldía, cómo fue influído por un movimiento social que nacía de las humanidades, mientras que la tecnología nacía tímidamente teniendo como cuna, precisamente, el entorno donde Jobs crecía. Todas estas influencias moldearon la personalidad de un hombre que jamás abandonó una vida excéntrica, y hablo de la definición literal de esa palabra: “Alejado del centro”. De cualquier centro que existiese.

Sobre crear una huella en el universo

steve-jobs-conferencia-aps.jpeg

Creo que una de las cosas más importantes del libro es cómo explica la creación y el desarrollo de Apple. Él no quería construir una empresa, él quería marcar a la humanidad. Esta frase, que a mi también me parece tan pretenciosa, Jobs la pensaba en serio. Él entendía que todo lo que hoy somos es gracias a lo que otros hombres hicieron en el pasado. Su objetivo era perpetuar esa visión, extender un legado de evolución. Y el camino para hacerlo era crear Apple. Pero no era la meta, por eso es tan importante.

El libro contiene mil anécdotas de la compañía. En él encontraremos al Jobs que todos esperábamos: Déspota, implacable, grosero, genio… pero sobre todo, conoceremos al Jobs más humano que podíamos imaginar. Su carácter público, el que hemos podido ver durante todos estos años, es en realidad una sombra proyectada adrede de un Jobs más personal que por fin podremos conocer.

Sí que era una persona con puntos débiles, como cualquiera con pensamientos enfrentados y una actitud que no se dejaba domar. No se arrepentía de ser cruel en algunos momentos, pero tampoco se olvidaba de ellos tan fácilmente. Todo lo hacía por un único motivo: La búsqueda de la perfección. Y no como metáfora, sino como estado. Hay un pasaje muy emotivo en el que habla de un día en el que despidió a una persona, y en lo que sentiría esa persona cuando volviese a su casa con su familia esa misma noche y les contase lo sucedido. Todo lo justificaba con la perfección que él requería en Apple, un lugar donde ser sobresaliente no bastaba para crear una huella en el universo.

Sobre impulsar a la raza humana

jobs-sculley-woz-appleii-aps.jpeg

Uno de los aspectos más interesantes del libro de Isaacson es la demostración patente de la capacidad de Jobs por convertir a personas normales en personas al límite de sus capacidades. Su compleja personalidad obligaba a quienes lo rodeaban a hacer cosas que por si mismas jamás habrían hecho. La capacidad de este hombre por influir a la gente era algo que ya habíamos visto públicamente durante estos años, pero lo que leemos en el libro os aseguro que no tiene desperdicio.

Uno de los pasajes que muestra este hecho, es cuando convenció a una amiga de juventud a conducir una camioneta varias millas… sin que ella supiera utilizar el cambio de marchas. La desbordada confianza en si mismo proyectaba una fuerza que influía en las demás personas como pocas veces ocurre: Sentó a la amiga al volante, le hizo poner la camioneta a 90km/h y se recostó sobre su regazo, mientras ponía en la radio una canción de Bob Dylan. Poner al límite a las personas de esta manera unas veces le funcionaba, otras veces les hacía perder el control: Eso delató a mucha gente en Apple que no soportaron la presión y abandonaron la compañía.

La tremenda personalidad de Jobs también quedaba patente el día que conoció a Bob Dylan, posiblemente la figura más admirada de toda su vida y la única persona por la que ha reconocido ponerse nervioso. Pero ojo: El día que le conoció no se puso nervioso por el temor a parecerle banal a su ídolo. Su temor era que su ídolo la pareciera banal a él, o que al conocerlo dejara de parecerle interesante… El detalle de esta pequeña historia en el libro os encantará, uno de mis pasajes favoritos.

Sobre la historia del hombre infinito

young-steve-jobs-6.jpeg

El libro de Walter Isaacson nos muestra el Jobs que todos conocemos, con mayor resolución: Vemos cada detalle de una vida que suponíamos y que ahora podemos degustar, investigar, analizar. Es también la historia de una redención personal, que parte de su propio nacimiento y se alimenta de las experiencias, personas (como su relación y sus problemas con Woz, o Bill Gates) y de los momentos por los que atravesó. Es una historia que nos explica cosas, que emborrona otras y que nos muestra una vida y una visión de un hombre fascinante. Si os preguntáis si cambiaréis de opinión sobre Jobs después de leer la biografía, mi respuesta es que no. Aunque si os aseguro que lo entenderéis más.

Sobre la conducción del libro, he echado de menos que Isaacson enriquezca el libro con más apreciaciones personales. Los momentos que vivió el escritor junto a sus amigos, familia y frente a Jobs son demasiado importantes como para limitarse a transcribir lo que dicen, pecado en el que cae a menudo. Quizás su experiencia en biografías de personajes no coetáneos a él (como Benjamin Franklin o Einstein) le haya jugado una mala pasada. Me hubiera gustado leer más apreciaciones y sensaciones que le transmitían los personajes, y no leer sólo lo que decían. Los momentos en los que lo hace son de los mejores pasajes del libro, ojalá hubiera habido más.

Por otro lado, es un libro atractivo, poblado de interés, que derrocha situaciones en las que pensar y momentos de inspiración. Situaciones que después del fallecimiento de Jobs tienen un significado especial, y una parte final interesantísima donde no puede faltar un “One more thing”, que os dejo que descubráis vosotros mismos. Una historia increíble que cuando terminas de leer te das cuenta que ya es parte de tu vida.

steve-celebration-apple-campus-aps.jpgPero todo lo que queda después de una biografía, es una despedida.

Como no quiero acabar esta entrada así, me gustaría contaros una sensación remanente después de leer un libro sobre la vida de un hombre como Steve Jobs. Y es la sensación de haber leído sobre una vida inacabada, de un hombre que no tenía fin. Su búsqueda por escalar a cada cumbre le ha herido en múltiples caídas, pero también ha sido muchas veces quien tiraba de la cuerda de los demás.

Una vida que se propaga a través de otras, y que lo hará durante muchísimos años hacia el futuro (y el pasado), lo convierten un hombre que no acabará jamás. Quizás, la mejor lección que nos podría enseñar Jobs era perpetuar nuestras acciones para que causen reacciones, y de esta forma no acabar el movimiento jamás.

Acabé la última página de la biografía de Steve Jobs, y me vino a la mente la dirección de Apple en Cupertino. “1 Infinite Loop”. Un giro infinito. Que gran definición para su empresa, y para si mismo. Qué hombre tan infinito.

Sonreí.

Como quien sonríe a un viejo amigo que se ha marchado de viaje, olvidando la maleta en casa.

En Applesfera | Todo sobre Steve Jobs

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios