Compartir
Publicidad

Qué puede enseñarnos la historia de Israel sobre Apple

Qué puede enseñarnos la historia de Israel sobre Apple
102 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puede que mencionar a Israel en un blog sobre Apple no sea frecuente, más allá de las esporádicas adquisiciones de startups que hace la compañía californiana en este país de Oriente Medio. Sin embargo, llevo tiempo dándole vueltas a una idea que me gustaría compartir con vosotros.

Hace un par de años me leí el libro Startup Nation, de Dan Senor y Saul Singer. Leer no es el término correcto: lo devoré en unos pocos días. Es apasionante. Este libro narra la historia del nacimiento de Israel, los sucesivos conflictos en los que se vio envuelto desde antes de ver la luz como estado y cómo ha conseguido superar cada una de las barreras que se le ha puesto por delante.

Todo ello desde una perspectiva muy distinta a la que tenemos cuando nos limitamos a ver las trágicas noticias que surgen esporádicamente de esta parte del mundo. Con el paso del tiempo, hay un capítulo del libro que para mí ha destacado sobre los demás. ¿Quieres saber cuál es? Sigue leyendo.

Historia de una traición

Merkava israelí

Los dos verdaderos padres de la industria de alta tecnología de Israel son el boicot árabe y Charles de Gaulle - Yossi Vardi, emprendedor.

Sitúate en el año 1967 y en medio del polvorín que era entonces Oriente Medio. Hasta ese momento, Francia había sido un firme aliado de Israel. Los políticos y militares israelíes habían forjado lo que creían era una amistad personal profunda con el presidente francés, el ex-general Charles de Gaulle.

Como consecuencia, Israel había estado haciendo compras de material militar avanzado a su aliada con cierta regularidad. En concreto, en 1960 encargaron a Francia:

  • 200 tanques AMX-13.
  • 72 cazas Mystère.
Pocos días antes de que estallara la Guerra de los Seis Días, Francia decidió que no iba a permitir una carrera de armamento pesado en Oriente Medio y en vez de entregar los 200 tanques a Israel, se los enviaron a Libia y otros 50 cazas Mirage ya pagados por Israel se enviaron a Siria, uno de sus enemigos más letales.

El asunto aquí es que Israel era un país que no poseía la experiencia, los ingenieros ni la industria necesaria para desarrollar un caza o un tanque propios. La cantidad de recursos e innovación requerida es simplemente brutal.

Lecciones aprendidas

Si la mayoría de las fuerzas aéreas se diseñan como un coche de F1, la fuerza aérea israelí es un jeep al que le han dado mucha caña y con un montón de herramientas en él. Aquí, vas a ir por fuera de las carreteras desde el primer día.

El coche de carreras simplemente no va a funcionar en nuestro ambiente - Yuval Dotan.

Aunque Israel podría haberse girado a su otro aliado, EEUU, para recibir nuevo material, las autoridades se convencieron de que no podían dejar una parte tan vital para la supervivencia de su país en manos de un tercero. Inmediatamente se pusieron manos a la obra y comenzaron a desarrollar sus propios tanques y cazas durante buena parte de la década siguiente.

No dejes lo estratégico de tu empresa en manos de terceros.

Ese afán por perseguir un objetivo que parece imposible para muchos otros países, la de superar los sucesivos obstáculos y la de desarrollar una industria puntera como la militar desde cero es lo que sembró lo que ahora se ha convertido en uno de los países más avanzados tecnológicamente.

La calidad del emprendimiento y liderazgo israelíes nacidos durante el servicio militar obligatorio ha dado como resultado un rico ecosistema de startups. Desde Applesfera hemos informado más de una vez de compras de startups por parte de Apple:

  1. Apple compra la compañía detrás de Kinect de Microsoft.
  2. Apple confirma la compra del fabricante de memorias flash Anobit.
Dicen que Israel es el segundo Silicon Valley no de la zona sino del mundo.

¿Qué tiene esto que ver con Apple?

Ajedrez de Apple
La pregunta debería ser otra, ¿todavía no has visto por dónde van los tiros? Ese afán por integrar verticalmente todo lo que rodea a su negocio es lo que ha caracterizado a Apple ayer, hoy y mañana.

Ten por seguro que si Apple considera algo como estratégico va a intentar desarrollarlo in-house. No puede arriesgarse a que los amigos y aliados de hoy se transformen en el enemigo del mañana. Dejarlo en manos de un tercero es un riesgo que puede estallar en el peor momento, al igual que le sucedió a Israel con los tanques y cazas franceses justo antes de la Guerra de los Seis Días.

Echa un vistazo a la historia de Apple:

  1. El caso más evidente, el de los mapas de Google que vimos la semana pasada en la Lucha de Gigantes tecnológicos.
  2. Authentec y la tecnología necesaria para el Touch ID.
  3. Sus sistemas operativos cerrados.
  4. El cuasi-bloqueo mundial al suministro en masa de aluminio para sus productos.
  5. Los rumores constantes sobre el cristal de zafiro y el enfado de Corning.
¿Significa esto que Apple no sabe jugar en equipo con otras empresas? No, simplemente que no está cómodo dejando partes vitales para su negocio en manos de terceros fuera de su control. Y todos sabemos lo frikis que son con el control. No debería sorprendernos a estas alturas.

Hay muchos otros ejemplos en los que Apple decide hacer esto, ¿se te ocurre algún otro?

Imágenes | View from Masada - Israel Flag de Randall Niles, Yad La-Shiryon 105 de Alex Jilitsky y Chess de DarmstadtKoeln.

En Applesfera | El cristal de zafiro según Corning, Lucha de Gigantes tecnológicos, Apple adquiere Authentec.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio