Compartir
Publicidad
Publicidad

[Especial Mac OS X 10.7] La app store llega a Mac OS X ¿Debemos echarnos a temblar?

[Especial Mac OS X 10.7] La app store llega a Mac OS X ¿Debemos echarnos a temblar?
Guardar
97 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La vimos llegar a nuestros iPhones, y las reacciones fueron encontradas. Como siempre todo se tiño de blanco y negro, el blanco de los que vieron una manera de unificar todas las aplicaciones bajo un mismo canal de distribución, con la comodidad para el usuario que algo así puede acarrear. El negro de los detractores que vieron una nueva forma de control de Apple sobre la niña de sus ojos, el iPhone. La verdad es que en mayor o menor medida, la App Store se ha convertido en un canal que ofrece al usuario del iPhone, el iPad o el iPod una facilidad extrema a la hora de adquirir nuevas aplicaciones que necesita para trabajar o para divertirse.

Si lo analizamos fríamente, la App Store ofrece un canal de comunicación muy útil para el usuario y el desarrollador. El usuario puede decidir adquirir una aplicación y tras realizar el pago, saber que será el propio sistema el encargado de avisarle si hay algún tipo de mejora en esa aplicación a modo de actualización. El desarrollador tiene un medio para publicar su trabajo donde constantemente se están añadiendo nuevos usuarios a los que ofrecer nuestras aplicaciones.

Y es que tenemos que pensar que cada vez que alguien se compra un iPad, un iPhone o un iPod, lo más probable es que cree una cuenta en la iTunes Store y vincule una tarjeta de crédito a ella. Ahora vamos comprendiendo porqué Steve Jobs remarcaba esto (tenemos X cuentas de iTunes con tarjetas de crédito vinculadas) en algunos de sus inicios de Keynote en los últimos años. ¿Pero tiene sentido trasladar esto a nuestros Mac?

Ya se habló en Applesfera de la posibilidad de que esto apareciese. En parte podemos temer que Apple intente establecer también este férreo control sobre Mac OS X a la hora de instalar aplicaciones en nuestros Mac, pero Steve Jobs ha dejado claro que esto no será así. En parte podemos comprobar que se trata de un modelo que funciona porque seguro que muchos de vosotros habréis probado Steam y comprobado que funciona perfectamente resultando un canal perfecto para que los desarrolladores publiquen sus juegos para Mac.

appstore2.jpg

Luego también debería servir igual para aplicaciones de todo tipo. Si nos quedamos en la superficie, pensaremos que Apple realmente acabará llevando el control sobre todo lo que se instala y desinstala en nuestros Mac. Pero la verdad es que si lo miramos desde otro punto de vista, de cara al usuario puede resultar muy interesante. Adobe tiene unos medios casi ilimitados a la hora de publicitar sus productos, pero todos sabemos lo costosas que son las licencias de Adobe.

Al igual que ocurrió con la App Store en los dispositivos con iOS, se abrió la puerta a miles de desarrolladores que no disponían de dichos medios para publicitarse, pero que si disponían de buenas ideas y posibilidades de llevarlas a cabo. De esta manera descubrimos adictivos juegos como Angry Birds, interesantes programas para archivos PDF como GoodReader o útiles aplicaciones de edición fotográfica como Filterstorm.

Algo así podría pasar con la App Store en nuestros Mac. Si queremos realizar retoque fotográfico, seguro que la mejor aplicación posible es Photoshop, pero tal vez nuestro bolsillo agradecerá que busquemos una aplicación de similares características pero más asequible. Si nos ceñimos a lo que podemos ver en la imagen en la página oficial de Apple, podemos ver que los precios que van a tener las aplicaciones va a resultar muy ajustado. Ver aplicaciones como Garageband o iMovie por poco más de catorce dólares, no me parece para nada excesivo para algo así. A ver en que queda todo esto y si vemos más pinceladas de lo que será la interfaz de la misma.

Se que puede resultar preocupante la introducción de este nuevo modelo de negocio en nuestros Mac, pero pienso que tiene muchas ventajas, un lugar localizado con muchas aplicaciones que nos pueden resultar útiles, y lo que es mejor, una actualización de las mismas mucho más cómoda que en otras opciones. Pero si aún así te sigue no gustando, creo que en los dispositivos de iOS ya ha sido casi demostrado lo difícil (por no decir imposible) que resulta poner vallas al monte.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos