Compartir
Publicidad
Publicidad

iBook G4 [Especial Macs PowerPC]

iBook G4 [Especial Macs PowerPC]
Guardar
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otra entrada especial más sobre Macs con procesador PowerPC, esta entrada es un tanto especial para mí puesto que el iBook G4 fue mi primer Mac allá por 2005 cuando dejé definitivamente los PCs (toda la vida usando ordenadores con Windows y alguna que otra incursión en distros Linux) para llegar al que desde entonces se ha convertido en mi sistema operativo favorito: Mac OS X. Recuerdo con especial claridad las dudas que me asaltaron antes de comprar mi primer Mac, dudas que a la semana de uso se disiparon por completo ¿y si no encuentro suficiente software? ¿y si el sistema se me hace complicado de usar? pero al final ambas cuestiones quedaron en el olvido, al poco tiempo me adapté al nuevo sistema y encontré gran cantidad de software que cubría todas mis necesidades.

Pero basta de melancolía, vamos a hablar un poco de las características técnicas de estos iBook blanquitos y de su contexto histórico.

Diseño y prestaciones


iBook G4 frontal
El iBook G4 vino casi completamente guiado por la generación anterior el iBook G3, que después de sus carcasas clamshell, dejaron paso a un diseño en plástico pulido blanco que dio mucho que hablar, al principio con teclas semitransparentes, con Panther y con procesador G3, y finalmente se dio paso al conocido iBook G4, máximo exponente de esta era. El 23 de octubre de 2003 se presentó el iBook G4 al que le fueron añadidos un microprocesador PowerPC G4, una bahía de discos ópticos y un teclado en blanco sin transparencias. Los iBook, con permiso de los MacMini y los PowerBook G4, fueron los últimos ordenadores de Apple a los que se les incorporó el microprocesador PowerPC. Otro aspecto destacable fue la inclusión del trackpad que funcionaba con dos dedos, no llegando a ser ni mucho menos multitáctil como ahora, permitía hacer scroll de una forma muy cómoda.

Sin duda uno de los aspectos que más gustó fue su diseño, ya presente en la última hornada de iBook G3 presentados en 2001, pero con ligeros retoques. Y es que la gama iBook heredó los colores blancos de la gama iMac y los integró perfectamente en un ordenador portátil, vistoso y llamativo como ningún otro. Quizás en peso y dimensiones no fuese nada del otro mundo, máxime si lo comparamos con la tecnología unibody que hay hoy en día, pero en su día sus dimensiones y peso estaban bastante conseguidas y más para un ordenador de consumo, es decir del sector no profesional.

Gama iBook G4


iBooks G4

Hubieron Hubo hasta 5 revisiones del iBook G4 desde ese 23 de octubre de 2003 en los que paulatinamente se fueron mejorando tanto lo que es el procesador, que iba aumentando de velocidad de reloj, como en capacidad de disco y en unidades ópticas, introduciendo la opción de incorporar una slot-in SuperDrive el 19 de abril de 2004. Desde casi sus inicios, fuera ya de la era clamshell, se ofrecieron dos versiones de iBooks: 12 pulgadas, para un diseño muy compacto y menos potente y 14 pulgadas, algo más pesado pero cercano ya a la gama baja de PowerBook G4. De esta manera Apple conseguía de alguna manera escalar sus modelos de portátil de una forma bastante uniforme, empezando por el iBook de 12, siguiendo por el de 14 pulgadas y llegando a la gama PowerBook.

Mi primer Mac


iBook G4 12 pulgadas
En mi caso yo compré la versión de finales de 2005, con 14 pulgadas, un G4 a 1,42GHz y con 512MB de RAM (que si no recuerdo mal amplié como opción al comprarlo). Para ampliar la RAM en estos modelos había que desmontar el teclado y allí mismo se accedía a la unidad de memoria, cosa que actualicé a 1.5GB, el máximo permitido por la placa. Tiger se movía de maravilla en esa máquina y recuerdo que incluso en la primera hornada de MacBooks con Tiger, mi iBook todavía tenía mucho que decir, puesto que el rendimiento del sistema era excelente. Otra cosa era el rendimiento gráfico, su gráfica, la ATI Mobility Radeon 9550 de 32 MB dedicados no daba mucho de sí, aunque buen partido le saqué.

En cuanto a sistemas operativos, como he dicho antes el iBook G3 vino con Panther, el G4 ya montaba Tiger e incluso más adelante instalé Leopard cuando éste salió y su rendimiento, aunque con el tiempo diría que es un poco peor que con Tiger es plenamente funcional y ruge a la perfección.

En resumen, el reinado de los iBook como ordenadores portátiles tuvo su plenitud y ocaso con el iBook G4, que dio paso al conocido MacBook, que a su vez heredó durante mucho tiempo el diseño en policarbonato blanco, seña de identidad de la gama de consumo, eran una belleza… ¿o no?.

En Applesfera | Especial Macs PowerPC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio