Compartir
Publicidad

Tim Cook se ofreció a Steve Jobs como donante para un trasplante de hígado

Tim Cook se ofreció a Steve Jobs como donante para un trasplante de hígado
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A falta de algo menos de dos semanas para la publicación de Becoming Steve Jobs, el último libro dedicado a famoso co-fundador de Apple, no paramos de escuchar críticas más que positivas acerca del trabajo realizado por Brent Schlender y Rick Tetzeli para ofrecer de una vez por todas un perfil sólido e inteligente sobre el verdadero Jobs.

Becoming Steve Jobs promete derribar los estereotipos y mitos sobre Steve Jobs, "la visión habitual de una sola dimensión de Jobs como si fuese mitad genio, mitad imbécil en su juventud, un líder egoísta e irascible que menospreciaba a sus amigos y familiares por igual". En vista de los primeros fragmentos publicados, parece que no solo vamos a tener eso, sino también nuevas revelaciones que pensábamos imposibles teniendo en cuenta la abultada biografía de Walter Isaacson.

Retrocedamos pues hasta enero de 2009. Steve Jobs está enfermo y más frágil que nunca. Incapaz de levantarse de la cama a causa de la ascitis, un doloroso efecto secundario de su cáncer. Jobs necesitaba desesperadamente otro trasplante de hígado, y lo cierto es que sentado a su lado tenía a un hombre dispuesto a dárselo.

Una tarde, Tim Cook se marchó de la casa tan afectado que se hizo un análisis de sangre. Descubrió que él, al igual que Steve, tenía un grupo sanguíneo poco común y supuso que podría ser el mismo. Comenzó a investigar y se enteró que era posible trasplantar una porción del hígado de una persona que aún vive a alguien que lo necesite. Cada año se realizan cerca de 6000 trasplantes de donante vivo en Estados Unidos, y la tasa de éxito tanto para el donante como el receptor es alta. El hígado es un órgano regenerativo. La porción trasplantada del receptor crece hasta un tamaño funcional, y la porción del hígado que el donante abandona también vuelve a crecer.

Tras pasar por una serie de pruebas para asegurarse de que era posible, Cook se dirigió a la casa de Jobs en Palo Alto para proponérselo. "Me interrumpió prácticamente antes de que las palabras salieran de mi boca. No, digo. Nunca voy a dejar que lo hagas. Nunca lo haré".

"Alguien egoísta", continua Cook, "no contesta así. Quiero decir, aquí tenemos a un hombre que se está muriendo, está muy cera de la muerte a causa de su problema de hígado, y aquí hay alguien sano ofreciéndole una salida. Le dije: 'Steve, estoy perfectamente sano, acabado de hacerme una revisión. Aquí está el informe médico. Puedo hacerlo y no voy a estar en peligro, voy a estar bien.' y él ni se lo pensó. No fue un 'Oh, la situación en la que me encuentro...', fue '¡No!, ¡no voy a hacer eso!'. Saltó de la cama y dijo eso. Y esto fue durante una época en la que las cosas estaban sencillamente terribles. Steve sólo me gritó cuatro o cinco veces durante los 13 años en los que nos conocimos y este fue uno de ellos.
Becoming Steve Jobs

Otros detalles interesantes sobre los que no habíamos oído antes pero que tendremos que esperar para conocer en detalle hablan acerca de cómo Jobs y Bob Iger, el CEO de Disney, discutieron acerca de la posibilidad de comprar Yahoo!, algo que les habría proporcionado acceso a infinidad de patentes relacionadas con servicios de Internet.

Finalmente, el libro vuelve a retomar el tema de la rumoreada entrada de Apple en el segmento de las pantallas de TV, solo que ofreciéndonos la opinión previa de Jobs, que a finales de los 90, en una de sus primeras reuniones con Jonathan Ive, reconocía: "Simplemente no me gusta la televisión. Apple nunca volverá a hacer una TV", refiriéndose probablemente al Macintosh TV, un experimento fallido comercializado en 1993.

El libro se pondrá a la venta el 24 de marzo y está disponible en inglés como pedido anticipado en la iBooks Store a un precio de 15,99 euros.

Vía | Fast Company
Sitio oficial | Becoming Steve Jobs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio