Smart Cover, a fondo: Qué es, qué no es y quién debería comprarla

Síguenos

smartcover-ipad2-pielmarron.jpg

La Smart Cover nos asombró hace un mes cuando pudimos verla en la keynote de presentación del iPad 2. Por primera vez, un accesorio se diseña durante el proceso de creación del propio dispositivo, contando con elementos hardware (metal situado en puntos estratégicos) que más adelante, utilizará la nueva cubierta protectora de Apple.

No sólo eso, además se incorpora un sistema que detecta estos imanes de la nueva Smart Cover, y gracias a ellos el iPad 2 entra de inmediato en reposo, sólo con cerrar la cubierta, sin pulsar ningún botón. Por eso, esta es una de las veces en las que la compañía nos ofrece un accesorio como si fuera una funcionalidad más del producto.

Recuerdo vivir la keynote en Londres y ver por primera vez la Smart Cover. Apenas sabía como describirla, porque sinceramente, era algo que no habíamos visto nunca antes. Y creedme: Fundas, cubiertas y protecciones de todo tipo para iPhone, iPods y iPads hemos visto unas cuantas.

Cuando hace dos martes me llegó la Smart Cover para iPad 2, decidí separar su análisis en una entrada aparte (ésta), ya que un producto tan poco visto quería usarlo mucho para poder evaluar su utilidad. Porque algo como ésto te puede parecer bonito o feo, pero lo útil o no que resulta sólo se sabe cuando lo pruebas a diario, ya que nunca antes habíamos tenido algo así. Vamos a revisar las conclusiones, por si alguno tenéis dudas de si adquirir (o no) una Smart Cover para vuestro flamante iPad 2.

Smart Cover para iPad 2, características

ipad2-smartcover-caja.jpg

La primera impresión al tocar la Smart Cover por primera vez es la de estar construída con unos materiales de buena calidad y con un diseño sólido, extremadamente simplificado. Es robusto y las placas que se encuentran dentro de la cubierta son muy resistentes.

En mi Smart Cover (la versión de piel), el tacto es agradable y suave, y no se aprecian grietas ni marcas en los dobleces de la cubierta al plegarla y desplegarla. Eso sí, en la propia caja de la Smart Cover, Apple ya nos avisa que el tinte utilizado en la funda procede de la anilina y que es posible que se destiña un poco con el uso. A mi, en una semana y unos días, no me ha dado tiempo a observar ningún deterioro de este tipo.

smartcover-macro-piel.jpg

El material es muy fácil de limpiar con un paño húmedo o con algún producto especializado, y da la impresión que aguantará bastante bien el paso del tiempo. Por otro lado, los imanes que contiene la cubierta son realmente potentes. ¿No me creéis? No pasa nada, para demostrarlo, lo colgué de mi nevera:

ipad2-smartcover-frigo.jpgNiños, no intentéis ésto en casa

La sujeción magnética funciona de forma excepcional: Se ajusta automáticamente al iPad 2 y de forma ajustada al milímetro. Es imposible ponerla descuadrada al revés, porque sencillamente, se “coloca” ella sola. Un punto negativo: Cuidado y no dejéis que la sujeción magnética se agarre al iPad 2 desde lejos, porque le pegará un buen “latigazo” al sujetarse. A la hora de desprenderla, es extremadamente sencillo. Apenas separarla unos centímetros y sale prácticamente sola.

Una vez que colocamos la Smart Cover en el iPad 2, el conjunto apenas aumenta unos milímetros de grosor. Es realmente una buena idea una cubierta de este tipo que no ocupa espacio y además tiene muchas funcionalidades. Yo, habitualmente, nunca dejo el iPhone 4 o el iPad 2 encima de ninguna mesa sin haber puesto debajo alguna protección. Con la Smart Cover, simplemente la abrimos como un libro y la plegamos hacia atrás:

smartcover-reposa.jpg

Gracias a ello, tendremos la seguridad de proteger la parte trasera sin miedo a que nada lo raye. Las funcionalidades de la cubierta convertida en un triángulo son muchas. Una de las más prácticas es convertirlo en una superficie de apoyo para poder ver el iPad 2 desde encima de una mesa, por ejemplo.

smartcover-dock-horiz.jpg

La sujeción es muy buena y es difícil que se caiga, incluso aunque toquemos la pantalla, aunque deberemos tener cuidado de dónde lo dejamos, ya que si la superficie es resbaladiza el conjunto puede moverse. Algo que me habéis preguntado mucho es si es posible utilizar la Smart Cover para poner el iPad 2 en vertical. Sí que puede hacerse, pero la superficie de apoyo tiene que ser firme:

smartcover-stand-vertical.jpg

Como véis, el triángulo puede separarse un poco del cuerpo sin desprender la sujeción magnética para conseguir ganar estabilidad en esta posición, pero con precaución. Otra de las posiciones estrella de este nuevo accesorio es recostado sobre ella, utilísimo para escribir estemos donde estemos (en la cama, en el sofá, en una mesa):

smartcover-dock-escribir.jpg

Una de las cosas que preocupaban a muchos usuarios era si la sujeción magnética rayaba la parte donde se anclaba con el iPad 2. Apple ha protegido esta parte con pequeñas gomas para evitarlo, en los puntos de rozamiento:

smartcover-gomas.jpg

Sin embargo, es posible que choquemos accidentalmente la parte metálica de la Smart Cover con el iPad al intentar colocarlas, o por algún otro motivo. No es muy habitual, pero evidentemente el roce de dos cuerpos metálicos puede producir alguna raya. En cualquier caso, a mi no me ha salido ninguna y eso que las he rozado más de una vez. No debería ser habitual que pasara.

smartcover-bisagra.jpg

Smart Cover, ¿qué es?

smartcover-quees.jpg

Creo que Steve Jobs, al presentar esta cubierta protectora como una “sucesora” de la funda original del iPad, originó a su vez que muchos pensaran que podría sustituir a ésta. No es así. Vamos a ver lo que es y lo que no es este último invento de Apple, que espero os aclare las dudas:

  • Es una cubierta protectora para la pantalla.
  • Es una cubierta para la parte trasera del iPad, al plegarla sobre él. Para poder reposar el iPad sobre superficies.
  • Es un dock de tres posiciones, cuya principal ventaja es que es el dock más fácil de transportar que existe: Se encuentra plegado sobre el propio iPad y no tendremos que cargar con más peso.

En definitiva, es una buena cubierta protectora que esconde un interesante “dock” de varias posiciones, y que nos ayudará, sin apenas añadir grosor o peso, a transportar nuestro iPad dentro de espacios pequeños, como casas u oficinas.

Smart Cover, ¿qué no es?

smartcover-quenoes.jpg

Ahora vamos con los puntos que han podido llegar a confundir a la gente, aquellos para los que esta Smart Cover no ha sido diseñada y que no deben entenderse como fallos en el producto sino, simplemente, características que no aplican:

  • No es una funda protectora. Si se te cae el iPad 2 o le das un golpe, el impacto lo recibirá el dispositivo. Excepto en la pantalla, que presenta una buena protección.
  • No es una funda de transporte para llevar en trayectos largos. Es decir, no sirve para irnos únicamente de viaje con ella, y llevar el iPad en la maleta (por ejemplo), porque la pantalla estará protegida pero la parte trasera no.

Es evidente que tiene pocos puntos en común con la funda protectora que Apple lanzó en la anterior generación. De hecho, son cosas y productos completamente opuestos. No hay que confundirlos ni mezclarlos, porque el propósito es completamente distinto entre ambos.

Smart Cover, ¿quien debería comprarla?

smartcover-jeans.jpg

La Smart Cover está diseñada para ser parte del iPad, y esta concepción no de accesorio sino de parte del producto hace que, por esta misma lógica, sea necesaria una buena funda de transporte donde meter dentro este conjunto. Bien puede ser una funda de neopreno, alguna tipo sobre o similar. Como la Smart Cover apenas “engorda” el tamaño del iPad 2, cabrá sin problemas y además, conseguiremos que la parte delicada del producto, la pantalla, esté muy bien protegida.

Si no vais a sacar el iPad de casa, sólo con la Smart Cover estaréis perfectamente cómodos. Dejarlo por casa reposando sobre la cubierta, o en modo peana como marco digital, o en la cama mientras escribimos un twitt, no requiere ninguna protección extra como si fuéramos a transportarla en trayectos largos, y la Smart Cover añadirá protección y comodidad a estas tareas.

Un punto negativo es que en ciertas situaciones, la Smart Cover puede ensuciar la pantalla, al no cubrirla totalmente en su superficie, ya que la cubierta está formada de láminas no homogéneas. Estos “surcos” dejado entre ellas se pueden llenar de polvo. Nada serio, ya que supongo que tenemos asumido que la enorme pantalla del iPad hay que estar limpiándola cada cierto tiempo.

Personalmente, la Smart Cover ha pasado de gustarme poco a gustarme mucho. Cuando comencé a utilizarla, la veía como un acople innecesario que hacía al iPad 2 incómodo. Durante una semana y media, he usado el iPad 2 en casa, enseñándolo a los amigos, en la oficina, yendo a reuniones y utilizándolo en distintas posiciones. Es entonces cuando me dí cuenta de lo tremendamente útil que es la Smart Cover no sólo por la protección de la pantalla (que también) sino por la posibilidad de convertir el iPad 2, en cualquier momento, en un improvisado cómodo teclado, una pantalla horizontal sobre una mesa o simplemente, para dejarlo a un lado reposando sobre ella mientras se hablan de otros temas.

Es una cubierta distinta. Y ojo, que en ningún punto de esta entrada digo que sea una funda: Si queremos una protección extra al transportarlo, habría que adquirir una funda protectora. Una Smart Cover es un accesorio íntimamente unido al iPad 2 que le dota de nuevas funcionalidades y tiene que ser considerado como tal. Eso sí, fabricado y diseñado con ese toque de espectacularidad y originalidad “made in Apple“.

En Applesfera | iPad 2, a fondo: Minimizando la tecnología, amplificando las sensaciones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios