Sigue a

Garageband

Tengo que reconocer que cuando vi la presentación del iPad 2 sólo quede completamente enamorado de Garageband y de las fundas Smart cover. Desde un principio pensé en que me quedaría sin ambas novedades por culpa de tener un iPad antiguo, pero por suerte Apple ha lanzado oficialmente el programa para ambos equipos.

Y si en la presentación del programa no quedaste sorprendido, seguro que el vídeo de la web de Apple demostrando el funcionamiento del programa en el nuevo iPad te dejó con la boca abierta.

Garageband para el iPad no es una versión completa del programa de escritorio ni tiene una vena realmente profesional, pero es una adaptación logradísima en el intento de ajustar unos conceptos y usos de un programa “tradicional” a un dispositivo radicalmente diferente.

Garageband para el iPad, mismo funcionamiento distinta experiencia


Garageband

Mientras que Garageband para Mac OS X, el programa que se incluye desde hace bastante tiempo en todas las versiones de iLife, nació en su día para acercar una experiencia profesional de uso y maquetación de audio al usuario menos experimentado que sólo buscaba un funcionamiento simple.

El resultado fue un programa con grandes ideas que ha ido creciendo poco a poco y que cada vez ofrece más posibilidades al usuario que lo exige, aunque siempre manteniendo una filosofía de uso simple y sencilla.

Garageband para iOS, mejor dicho para el iPad, nace con un diseño y nombre similar pero esos son todos sus parecidos.

Este programa está pensado e ideado prácticamente desde su nacimiento como un complemento divertido para el usuario y en contadas excepciones como una herramienta de edición un poco más avanzada, peros siempre teniendo en cuenta las limitaciones del equipo. Los parecidos en diseño y nombre son todas las similitudes entre ambos programas.

Garageband, modos, funcionamiento y opciones


Garageband

El programa funciona de forma similar a como lo hacen todas las aplicaciones que ha lanzado Apple, hasta la fecha, para el iPad. Haciendo uso de un carrusel la aplicación nos permite intercambiar entre las distintas opciones e instrumentos incluidos. En total contamos con estas opciones:

  • Keyboard. Acceso a la interfaz de teclado. Dentro de la misma se incluyen todas las opciones asociadas a dicho instrumento.
  • Drums. Incluye la batería y otras opciones de percusión, aunque está bastante logrado el efecto (en cada zona de los instrumentos el sonido es diferente) en general se hace un poco complicado su uso.
  • Guitar Amp. Una de las opciones más curiosas, gracias a este apartado podemos conectar nuestra guitarra al iPad y convertirlo en un pequeño amplificador. Uno de los apartados más sorprendentes.
  • Audio Recorder. Un completo editor pensado para crear en cualquier momento un podcast y editarlo directamente desde el iPad con multitud de posibilidad, idéntico a como sería la versión tradicional de Gargeband.
  • Sampler. Un teclado pero pensado para ser usado con sonidos, samplers, generados por nosotros.
  • Smart Drums. Empieza lo interesante, los instrumentos pensados para las personas que no tiene ni idea de como funciona un instrumento. ¿El resultado? Impresionante, aunque puede que acabemos un poco cansados de que todo suene igual.
  • Smart Bass. De los instrumentos inteligentes el más simple, no aporta mucho.
  • Smart Keyboard. La misma impresión que Drums, muy interesante y los resultados son asombrosos, aunque es normal, sólo tocas botones sin tener ni idea pero suena bien.
*Smart Guitar. Otro instrumento “inteligente” pensado para parecer artistas aún sin tener ninguna idea del programa.

Conclusiones


Garageband

Entonces, ¿hablamos de un mal programa? Para nada, es un programa alucinante y que sorprende a todo el mundo que ve como funciona. Las ideas y conceptos usados para integrarlo en una interfaz táctil son alucinantes y dignas de un gran desarrollo como el que Apple suele hacer a la hora de lanzar estas aplicaciones.

Garageband para el iPad es simplemente una versión avanzada, muy muy avanzada, o el siguiente paso de todos esos programas de teclados y guitarras que ya existían para el iPad. Más desarrollado, con muchísimas más opciones, pero en el fondo la misma intención: entretener al usuario inexperto.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios