Se acabó mi travesía por el desierto, ya tengo el iPhone 4S entre mis manos

Síguenos

Android Vs. iPhone

Este artículo es un claro intento para atacarte a tí, ¡Oh, usuario de Android! Solo busco posicionarme desde mi “fanboyismo” por la marca de la manzana y lanzar un claro ataque a Google intentando demostrar, sin ningún tipo de criterio que yo estoy en la razón y tú no… (/ironía) Nada más alejado de la realidad, solo pretendo aportar mi opinión sobre Android tras probarlo durante varios meses, y no voy a negar que inicié la andadura ilusionado y me he vuelto a iOS defraudado.

Para gustos están los colores dicen… pero es que a mi me gusta probarlo todo, y tras casi tres años con iPhone me decidí a cambiar totalmente y probar nuevos aires, nuevos sistemas. Comencé adquiriendo una segunda línea con BlackBerry y la verdad es que me encanta, si tienes un trabajo en el cual necesitas estar constantemente pendiente de tu correo electrónico, las Blackberry son sin duda la mejor opción.

Y tras acabar la permanencia con Movistar por la adquisición de un iPhone 3GS, decidí cambiarme de compañía y aprovecharme del terminal más suculento con Android que me pudieran ofrecer a cero coste, fue una HTC Desire HD. Y así comencé mi andadura con el nuevo SO para dispositivos móviles, esperando comprobar todas las bondades que apuntan siempre sus usuarios, mas acérrimos (que los hay, como en iOS).

Android terminal

Cosas que me esperaba de Android y nunca encontré

Cuando decidí probar Android, lo hice con varias firmes convicciones, que iba a tener un terminal con una pantalla más grande y mejor. Que iba a tener un terminal cuyo sistema operativo gestionara de una manera mucho más eficaz las cuentas de Gmail. Que me iba a encontrar ante un SO sin las limitaciones y la actitud de “el Scrategoris es mío y pulpo es animal de compañía” tan común en Apple.

Pensaba en el centro de notificaciones, el cual ha copiado Apple (si, lo ha hecho, sin medias tintas… pero ya sabemos aquello de “Que tire la primera piedra el que…”) Todo iban a ser ventajas y lo fueron… Pero hay veces en las que escuchas a los usuarios de Android y parece que todo va a ser bueno y no, no lo es…

Android tiene un problema básico, que en parte lo camuflan como clara ventaja, pero que en definitiva es un problema. Google crea un sistema operativo y luego otorga licencias a terceros. Tienes varios fabricantes creando terminales para este sistema operativo y tú, como usuario, puedes escoger el que más se amolda a tus necesidades o tu bolsillo.

Esto se traduce en un problema mayúsculo, las actualizaciones las recibes cuando el fabricante de tu terminal se decide a proporcionártelas. Si iOS tiene un problema, el que sea, en su SO, saca una actualización y automáticamente todos los usuarios pueden descargárselo e instalarlo sin problemas. Cuando el problema lo tiene Android, debes esperar a que el fabricante compile la actualización específica para tu terminal y liberarla… Estás en manos, no ya del desarrollador del SO, sino del fabricante de tu terminal.

La extrema configurabilidad de Android provoca que los usuarios menos “Geeks” caigan en una serie de errores que empeoren su experiencia general con el sistema. Aquí volvemos a los arrebatos de tiranía por parte de Apple, pero es que hay veces en las que hay que “encauzar el camino del usuario”.

No me parece de recibo que si yo escribo un correo electrónico en un terminal de Android con poca batería y le doy a enviar, el sistema por no comprometer dicha batería escasa, te lo guarde automáticamente como borrador obligándote a forzar la sincronización de la cuenta para que dicho correo se envíe. Si, se puede configurar, puedes configurarlo para delimitar el porcentaje de batería que hace entrar este “modo” pero si es que yo le doy al botón de enviar, es porque quiero que ese mail se envíe.

Una pantalla más grande, o con más resolución no es mejor pantalla. Para gustos están los colores… podremos discutir sobre la retina display, sobre las pantallas amoled de Samsung… Lo que necesito en un terminal móvil multitáctil es que su pantalla responda en definitiva. Esto no se debe a una mayor o menor calidad, esto se debe a una mayor o menor eficiencia de su sistema operativo.

La respuesta de la pantalla de un iPhone da varios repasos a cualquier pantalla Android y esto se debe única y exclusivamente al SO, no a la calidad de las pantallas. Si estás acostumbrado a escribir en un terminal Android, ya sea correos, SMS o Tweets, te pediría que si tuvieras la oportunidad probaras a estar tan solo UN día con un iPhone. Tal vez sea motivo de mi fanboyismo, pero escribo más rápido y con menos errores que con mi terminal Android anterior.

Y otro punto y aparte es la manera de gestionar contactos de Android con sus “coincidencias” a mi personalmente me ha horrorizado y traído más de un dolor de cabeza.

iPhone

El iPhone no es perfecto, si, está claro… Pero tiene todo lo que necesito

Nunca pensé que iba a echar tanto de menos iOS. Me decía a mi mismo “Venga, no seas cuadriculado, prueba las cosas, siempre has dicho que sin probar algo no puedes saber si te gusta o no”. Y al cesar lo que es del cesar, para el usuario avanzado, para el geek empedernido, la configurabilidad de Android puede ser un claro aliciente.

Investigar en la comunidad, para instalar variaciones del sistema específicas para tu terminal. Rooteandolo, instalando el sistema compilado por tal o cual programador, suena interesante ¿Verdad? Yo lo que quiero es que mi terminal funcione, y que lo haga bien. Y en mi modesta opinión, a día de hoy (no lo se en un futuro cercano) iOS es mucho más estable y robusto.

Que desde el primer día, sacando el terminal de su caja, Google Maps se cuelgue hasta tal punto que sea necesario resetear el sistema, que actualizaciones no lo solucionen, es para clamar al cielo, más si cabe siendo una aplicación desarrollada por Google. He llegado a oír que se deba a un problema de la placa del terminal, que tal vez si que lo sea… Pero el servicio técnico de HTC, diciéndote que tienes que enviar tu terminal, recién salido de caja, a sus oficinas y que este puede estar de cuatro a ocho semanas en el servicio técnico… es para desalentar cualquiera, pero este es otro tema, nada tiene que ver con Google y Android.

En estos últimos meses, esperando la salida del nuevo iPhone, me he encontrado con que no me gustaba usar mi terminal, que prefería usar mi iPad para lanzar un Tweet en medio de la calle que sacar mi teléfono con Android del bolsillo. Pero al fín tengo el 4S en el bolsillo y vuelvo a ser como un niño con zapatos nuevos.

¿Conclusiones? ¿Es iOS mejor, es Android mejor? Mi opinión es totalmente subjetiva, y es que me temo que en algo así sea prácticamente imposible formarse una opinión objetiva. Al final todo (o casi todo) se trata de sensaciones. Utiliza lo que te haga más feliz, lo que te haga sentirte más cómodo y lo que te guste. Lo demás son guerras sin sentido.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios