Compartir
Publicidad
Apple Pay podría cambiarlo todo... cuando nos decidamos a usarlo
iPhone

Apple Pay podría cambiarlo todo... cuando nos decidamos a usarlo

Publicidad
Publicidad

¿Te imaginas lo que sería salir de casa sin cartera? ¿No necesitar más que un gesto con la mano para poder efectuar el pago haciéndolo de una manera mucho más segura? Sí, Apple Pay puede ser revolucionario sin duda, pero es muy posible que el propio usuario que se beneficie del sistema sea paradójicamente su principal obstáculo para su expansión, y esta posiblemente sea una de las causas del lento devenir del sistema.

A priori se trata de una forma de pago que aporta todo ventajas para el usuario, y no sólo a los de Apple, sino a los de cualquier plataforma que prescinda del plástico y permita pagar con el móvil o smartwatch: es mucho más seguro, al autentificar al usuario mediante sistemas biométricos si están disponibles (TouchID) y la transmisión es cifrada, sin existir en ningún momento ningún rastro en papel. Pero su principal baza es la comodidad: un giro de muñeca será todo lo que tenga que hacer el propietario de un Apple Watch para efectuar el pago.

Image

¿Por qué el ratio de adopción es tan bajo?

Desde el punto de vista del usuario, estas dos ventajas son ya suficientes para dar el salto, pero sin embargo, el ratio de adopción del sistema de pago de Apple es muy lento o al menos no tan masivo como uno hubiera podido imaginar en un primer momento ¿Qué está retrasando el despegue de un sistema mejor y más eficiente de pago? En octubre del año pasado se estimaba que poco más de un 16% se había animado a probarlo al menos una vez, y lo más significativo del asunto es que esta tasa es muy similar a la registrada en marzo de ese mismo año, según se desprende de un estudio de mercado llevada a cabo entre propietarios de un iPhone 6/6s.

Pero este dato no es el que realmente nos interesa, puesto que era previsible, sino las causas que lo motivan, y hay dos que, al menos a corto plazo, tienen difícil solución: la gran mayoría de los encuestados reconoció que no usó Apple Pay porque se le olvidó y o bien, porque no estaban seguros de si el comercio lo aceptaría. O lo que es lo mismo, los medios de pago no convencionales se enfrentan al peso de la estandarización del pago con tarjeta. Apple Pay no es mainstream, y mientras no lo sea, su tasa de uso será baja.

Image

Un gran porvenir

Es la pescadilla que se muerde la cola: su uso no será masivo hasta que el grueso de los usuarios no vean que otros lo usan con frecuencia, con lo que por el momento, todo el peso recae sobre los early adopters y sobre Apple, claro, que tendrá que hacer un esfuerzo para popularizar su sistema de pago. Y con esas cifras iniciales, uno podría pensar que el arranque ha sido catastrófico, pero este estudio desvela un dato que nos indica justo lo contrario: la mayoría de los que han probado Apple Pay sostienen que repetirán y que la experiencia del pago ha sido mucho más satisfactoria que con medios convencionales.

En realidad, el sistema de pago de los Cupertino se encuentra limitado por otro techo: el número de iPhone 6/6s en el mercado. Es decir, que para que las posibilidades de uso de Apple Pay crezcan, será necesario que se vendan cada vez más terminales de estos modelos, algo en lo que está ya Apple y parece que no tiene demasiados problemas. En definitiva, el parque de móviles que soportan este sistema de pago va creciendo de manera sostenida, aumentando de esta manera las posibilidades de uso de Apple Pay.

Es la pescadilla que se muerde la cola: su uso no será masivo hasta que el grueso de los usuarios no vean que otros lo usan con frecuencia, con lo que por el momento, todo el peso recae sobre los early adopters

La otra bestia negra a la que se enfrentan los pioneros en el mercado es la resistencia al cambio de hábitos del consumidor. Hay que tener en cuenta que llevamos décadas tirando de tarjeta o metálico, y esta forma de pago está tan instalada entre nosotros que cuesta muchísimo recordar en el momento de pasar por caja que contamos con una innovadora, cómoda y segura forma de pago en nuestros bolsillos.

Apple tendrá que poner argumentos sobre la mesa para que prefiramos utilizar su plataforma de pago y nos acordemos de hacerlo, y una buena forma de hacerlo será sin duda mediante estímulos. Es posible que la firma de Cupertino, en cuanto el despliegue de Apple Pay se consolide en Europa y China, lleve a cabo algún tipo de promoción que estimule su uso, como acumular puntos de cara a un posible descuento en la compra de otros productos de la casa.

En Applesfera | Todo sobre Apple Pay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos