Publicidad

Más allá de la cancelación de ruido de los AirPods Pro: así funciona el micrófono interno y la ecualización adaptativa
Accesorios

Más allá de la cancelación de ruido de los AirPods Pro: así funciona el micrófono interno y la ecualización adaptativa

Publicidad

Publicidad

La cancelación de ruido es la característica estrella de los AirPods Pro. Los nuevo auriculares inalámbricos de Apple finalmente han adoptado una funcionalidad que hemos visto previamente en otros fabricantes, la posibilidad de aislar el ruido externo físicamente con almohadillas de silicona y digitalmente mediante señal antirruido. Pero hay más, los AirPods Pro tienen un "arma secreta", el micrófono interno.

Cancelación activa de ruido (externa e interna)

La cancelación activa del ruido tiene un funcionamiento relativamente simple, es una tecnología que lleva muchos años entre nosotros y gana aquel fabricante que mejor precisión ofrezca. El primer paso es aislar el oído del exterior, para ello normalmente los auriculares con cancelación de ruido son in-ear o over-ear, por eso los AirPods Pro han apostado por las almohadillas. Después viene la tecnología digital.

s

En líneas generales, la cancelación de ruido es el proceso mediante el cual se recoge el ruido externo y se genera uno totalmente "opuesto" para que se neutralicen. Es decir, un micrófono recoge y escucha constantemente todo lo que hay en el ambiente, de forma inmediata procesa esas ondas de sonido y envía al altavoz unas totalmente opuestas. De este modo las dos ondas se anulan la una a la otra y en consecuencia se consigue... silencio.

Esto como hemos indicado, es propio de los AirPods Pro y de prácticamente cualquier tipo de auricular con cancelación de ruido activa. Pero los AirPods Pro parecen ir un paso más allá, disponen de un segundo micrófono esta vez ubicado en el interior del auricular. ¿Para qué? Para lo mismo que el exterior, analizar el ruido que puede haber dentro del propio oído y anularlo también con antirruido. Esto ya no es tan normal verlo en auriculares con cancelación de ruido.

Apple indica que gracias al procesador H1 es capaz de analizar hasta 200 veces por segundo el ruido y generar antirruido. Son cifras altas, veremos en las pruebas si cumplen con las expectativas.

Una ecualización para cada oído

El micrófono interno parece ir aún más allá. Según explica Apple, también se utiliza para ecualziación adaptativa. Básicamente significa que el micrófono recoge cómo se está reproduciendo el sonido en el interior del oído para analizarlo. Cada oído tiene una forma propia y por lo tanto las vibraciones en el interior son distintas para cada persona y para cada vez que se coloca uno los auriculares. En consecuencia, lo que el micrófono hace es escuchar cómo se está reproduciendo el sonido y ecualizarlo para que el resultado siempre sea el óptimo independientemente de cómo estén colocados los auriculares (dentro de un margen, claro).

A

La ecualización que realizan los AirPods Pro son ajustando las frecuencias medias y bajas. Es un proceso automático en el que el usuario no interfiere ni prácticamente tampoco se da cuenta, ya que se hace en cuestión de milisegundos. Todo esto como siempre gracias al chip H1 incluido dentro de los AirPods Pro. Menciona especial para la construcción interna del auricular y cómo los componentes se han adaptado a la forma del auricular y su miniaturización. Los AirPods Pro prometen, mucho.

Más información | Apple

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir