Compartir
Publicidad
Charge Stream Powerstation Wireless XL, análisis: aún hay hueco para que las baterías innoven
Accesorios

Charge Stream Powerstation Wireless XL, análisis: aún hay hueco para que las baterías innoven

Publicidad
Publicidad

Durante muchos años he ignorado el mercado de baterías externas, ya que o bien la propia batería de mi iPhone ha dado de sí lo suficiente o siempre he podido recargarla parcial o totalmente en varios momentos en los que he tenido acceso a un enchufe. No ha sido hasta que he tenido el iPhone 7 que he llegado a sufrir por no tener suficiente carga para algunos de mis días más movidos en el trabajo.

Y lo mejor de todo es que cuando te pones a mirar baterías para decidirte por una te das cuenta de que lejos quedan esas pequeñas baterías que te daban un pequeño empujón extra: ahora hay un inmenso mercado de baterías de gran potencia que pueden cargar desde teléfonos hasta ordenadores. De hecho algunas son tan potentes que incluso no se permiten en aeropuertos y aviones.

Y de todo ese entramado de baterías, hoy vamos a echar un vistazo a la apuesta que los de Mophie nos proponen: la Charge Stream Powerstation Wireless XL. Detrás de este largo nombre se esconde una batería capaz, con sus ventajas y sus inconvenientes. Veámoslo con detalle.

Una base de carga por inducción que te puedes llevar donde quieras

Mophie Charge Stream Powerstation Wireless Cargando

Empecemos por las características. La Charge Stream Powerstation Wireless XL mide 69 x 128 x 20 mm y pesa 235 gramos, lo que la hace bastante compacta para su capacidad de 10.000 mAh. Su material exterior es de un plástico de textura suavizada, muy agradable al tacto. Por las dimensiones y el peso, la sensación al coger la batería es de robustez.

En la Charge Stream Powerstation Wireless XL sólo hay un botón en el lateral, acompañado de cuatro pequeñas luces al lado. Si pulsamos el botón, se nos indica la carga de la batería al estilo con que lo hacían los antiguos MacBook Pro. Es el botón que también nos activa la carga por inducción en el caso de que la batería haya estado inactiva durante un tiempo.

Mophie Charge Stream Powerstation Wireless Puertos

Para la conectividad tenemos un puerto USB-A donde le podemos conectar dispositivos y así cargarlos, y un puerto USB-C que sirve únicamente para cargar la propia batería. El cable USB-C a USB-A para cargarlo se incluye, pero no hay ningún adaptador de corriente en la caja. Podemos utilizar el mismo que tenemos para nuestros iPhone o iPad.

Lo que realmente despunta esta Charge Stream Powerstation Wireless XL del resto de baterías es, sin duda, que puede ser al mismo tiempo una base de carga Qi. Eso significa que podremo llevar la batería cargada en nuestro bolso o mochila sin ningún tipo de cable: bastará con colocar el iPhone 8, 8 Plus, X, XS o XR encima de la batería para que el terminal empiece a cargarse. Más cómodo, imposible.

Esta carga Qi se realiza a 5W de potencia, mientras que la carga por el puerto USB-A se puede hacer a un máximo de 10W. Lo que significa que la carga con cable será más rápida que la carga Qi, así que si necesitas una carga lo más rápida posible tendrás que coger el cable USB a Lightning. Y por cierto: la Charge Stream Powerstation Wireless XL puede cargar dos dispositivos (uno mediante carga Qi y otro por el puerto USB-A) sin problemas. Puedes así cargar el iPhone y los AirPods, el Apple Watch o unos auriculares Bluetooth.

10.000 mAh para que tu iPhone y otro accesorio sigan activos más de un día

Mophie Charge Stream Powerstation Wireless Base

En base a las pruebas que hemos hecho, y sólo a través de la carga Qi, la Charge Stream Powerstation Wireless XL puede cargar un iPhone XS unas dos veces con algo más de carga residual. Y si lo cargamos al mismo tiempo que conectamos la batería a la corriente, ésta prioriza primero la carga del iPhone antes que cargarse ella misma. Dicho de otro modo: podemos salir un fin de semana de casa sólo con la batería y no preocuparnos de la carga del iPhone. Eso sí: si cargamos más cosas entonces la cosa ya puede reducirse.

La propia batería se carga en cuestión de unas pocas horas, pero lo recomendado aquí es simplemente dejarla cargando por la noche para que a la mañana siguiente te la encuentres lista. Si lo haces, recuerda que puedes usar la propia batería como base de carga para el iPhone y un accesorio más.

El factor clave de esta batería es la comodidad: tener la base de carga por inducción directamente integrada es perfecto para quien dependa de cargas adicionales frecuentemente

Cosas que me habrían gustado ver en la Charge Stream Powerstation Wireless XL y que no están: aprovechar también ese puerto USB-C para ofrecer carga a través de esa conexión, o que la carga Qi sea de 7,5W igualando así a los cargadores por inducción de las grandes marcas. Así la batería habría sido mucho más flexible, cosa que se agradecería sobre todo teniendo en cuenta su precio de 99,95 euros.

El factor clave aquí es la comodidad que quieres. Puedes conseguir baterías de 10.000 mAh a precios bastante más bajos sacrificando el plus de tener carga Qi, pero tengo que decir que poder sacar la batería y no tener que lidiar con cables para cargar mi teléfono es genial.

Puede que sólo quieras una batería externa para casos aislados, en los que agradezcas tenerla a mano pero no muy frecuentemente. En ese caso cualquier alternativa te sirve aunque no quieras esa carga Qi. Pero si utilizas tu iPhone y ciertos accesorios de forma muy intensiva y eres de los que se quejan de que el teléfono sólo te dura unas horas, la comodidad que te ofrece esta Charge Stream Powerstation Wireless XL es algo a tener en cuenta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio