Compartir
Publicidad
Publicidad

Infinity Blade, análisis del esperado título de Epic Games para iOS

Infinity Blade, análisis del esperado título de Epic Games para iOS
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante edades incontables el Rey Dios ha gobernado con mano de hierro. Sus poderes son incalculables, sus seguidores son legión. Ahora debes viajar a la Ciudadela Oscura para enfrentarte a sus Titanes hasta librar batalla contra el tirano en persona. Es tu derecho, tu obligación, como lo fue para todos los de tu estirpe, liberar a tu pueblo de un infinito legado de oscuridad.

Así comienza Infinity Blade, en un mundo épico de bestias y espadachines donde sólo los más fuertes y ágiles tienen una oportunidad. El Rey Dios no admite errores, y nuestro padre cayó a sus pies del mismo modo que inevitablemente lo haremos nosotros si no nos andamos con cuidado. Si lo hacemos, nuestro hijo volverá a recoger el testigo años después, tal vez con más suerte gracias a la experiencia y equipo acumulados por su padre.

Con esta premisa, la propuesta de Epic Games logra que nos olvidemos de su escasa duración para concentrarnos en repetir una y otra vez el ciclo de venganza, de padre a hijo durante tantas generaciones como nos plazca, para hacernos cada vez más poderosos y dominar todos y cada uno de los diferentes objetos coleccionables. Si no te engancha a la primera partida, puede que nunca lo haga, pero si te atraen los juegos de rol (aun sin serlo) y te dejas llevar por su sistema de combate táctil, te prometo horas y horas de adicción en estado puro.

Infinity Blade

Infinity Blade es el primer título desarrollado con la tecnología del Unreal Engine 3, no solo para iOS, sino también para cualquier otra plataforma móvil, y decir que deja con la boca abierta es poco. Soy un jugón de pro, tengo todas y cada una de las consolas portátiles y de sobremesa de la generación actual, y aún así, nunca pensé que podría sorprenderme tan gratamente un título en un dispositivo que cabe en la palma de mi mano.

Técnica y artísticamente el juego es sobresaliente y creo hablar con conocimiento de causa cuando os digo que pocos títulos de PSP se acercan ni tan siquiera al despliegue gráfico del que Infinity Blade hace gala. Parece increíble que detrás suyo tan solo se encuentre un pequeño equipo de 10 personas (por mucho que estén respaldados por Epic) que tras cinco meses de trabajo han logrado sacarse de la manga un juego con muchas papeletas para arrasar en la App Store y sentar las bases de una nueva franquicia con opciones de llegar a mucho más.

Pero de nada serviría tal alarde visual si no estuviese apoyado en una mecánica de juego divertida y adictiva. Puede que su desarrollo sea repetitivo hasta la saciedad pero el sistema de combate (atacar, cubrirte, bloquear o esquivar, y lanzar hechizos), el extenso catálogo de espadas, escudos, cascos, armaduras y anillos mágicos, el sistema de niveles y experiencia, y los logros de Game Center obran el milagro. En definitiva, un título imprescindible para iPhone 3GS/4, iPod touch 3G o superior e iPad.

Proyect Sword, Epic Citadel y Infinity Blade

Infinity Blade

Un rápido vistazo a la keynote del pasado mes de septiembre en la que Epic Games presentó por primera vez lo que estaba haciendo con el Unreal Engine 3 para iOS, nos revela el cambio de concepto que ha sufrido Infinity Blade a lo largo de su desarrollo. El Proyect Sword se presentaba como un mundo abierto en el que podríamos movernos libremente a través de ricos escenarios a la búsqueda de tesoros mientras luchamos a espadazo limpio contra cualquier oponente, ya sea controlado por la máquina o por otro amigo, a través de Game Center.

Al final, los chicos de ChAIR (‘Shadow Complex’, ‘Undertow’) han terminando sustituyendo el sistema de control de Epic Citadel por uno más propio de videoaventuras como Dragon’s Lair que limita nuestras opciones de exploración a la mínima expresión; sólo a través del movimiento de la cámara y la pulsación en una serie de indicadores que nos hacen avanzar a la siguiente ubicación y/o enfrentamiento. Sin entrar en los motivos que han podido propiciar esta decisión, lo cierto es que personalmente lo que hecho más en falta no es tanto la libertad de movimiento como una mayor variedad de caminos a seguir: de momento tan solo dos, que realmente vienen a ser uno y medio.

En las próximas semanas se espera una actualización que corrija este desarrollo ciertamente lineal, añadiendo una nueva mazmorra hasta la que podremos descender para enfrentarnos a nuevos y gigantescos enemigos (según Epic, aún más poderosos que el Rey Dios) así como la incorporación de más objetos aún y el prometido modo multijugador. Para cuando esto suceda, no me cabe la menor duda de que Infinity Blade podrá alardear sin tapujos de ser el primer triple A de la historia de iOS. Un juegazo que, esperemos, cree escuela.

Infinity Blade, tráiler de lanzamiento

Presentación de Proyect Sword en la keynote de Apple

Sitio oficial | Infinity Blade

Descarga | App Store (4,99 euros)

En Vida Extra | Análisis de Infinity Blade

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos