Compartir
Publicidad

Aperture 2: Toma de contacto

Aperture 2: Toma de contacto
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Apple nos sorprendió ayer con el lanzamiento de la revisión de su aplicación de gestión y procesado RAW Aperture 2. Tras unas 8 horas utilizando el programa aquí tenéis mis primeras impresiones y como tales, pueden ir variando conforme le dedique algo más de tiempo y supere la fase inicial de “toma de contacto”.

Espero vuestras opiniones y experiencias para contrastarlas con la mía.

Cinco cosas que SI me han gustado

  1. Es tremendamente rápido no solo comparado a la anterior versión 1.5 sino a cualquier otro programa de procesado que yo haya probado (Capture One, Lightroom, ACR, DPP…). Mis acercamientos anteriores a las versiones 1.0 y 1.5 fueron fugaces ante la sensación de que mi equipo, un iMac de 24” con procesador Intel Core 2 Duo a 2.16 GHz y 2 GB de RAM, a duras penas era capaz de visualizar las imágenes a una velocidad razonable. Ahora, esta visualización no es solo virtualmente instantánea sino que además, cuenta también con el exportador más rápido de cuantos he visto: sencillamente no llego a ver ninguna barra de proceso. Exportar un RAW a JPEG o TIFF en Aperture 2 lleva aproximadamente el mismo tiempo que guardar una imagen JPEG en Photoshop.

  2. Aunque las herramientas de ajuste y retoque siguen sin estar a la par con las de Lightroom 1.3, mis pruebas iniciales muestran que la calidad de imagen generada está muy por encima de la de este último.

  3. La interfaz de Aperture nunca me pareció mala pero la redistribución que ha sufrido en esta versión 2 se agradece desde el primer vistazo. Todo está a mano y, tal y como pregona Apple, ocupando el mínimo espacio para maximizar el área de la pantalla dedicada a la imagen. ¡Ah, y la edición a pantalla completa es genial!

  4. Soporte completo para el formato DNG, lo que se traduce en que podemos utilizar cualquier cámara en Aperture aunque no esté soportada por Mac OS X (convirtiendo sus archivos RAW a DNG mediante el Adobe DNG Converter), con la ventaja de que más adelante siempre podemos migrar estos DNG de nuevo al formato RAW específico de la cámara desde el propio Aperture (cuando este incorpore el soporte para nuestro modelo).

  5. Lo se, es una tontería, pero me encanta que Aperture haya heredado el sistema de visualización de Eventos de iPhoto para adaptarlo a su librería. Con tan solo pasar el ratón por encima de un proyecto vemos desfilar todas las imágenes que contiene y haciendo clic manteniendo pulsado la tecla Control especificamos la imagen principal que queremos utilizar. Tampoco viene mal que la librería haya sido optimizada para permitirnos pasar de un proyecto a otro y realizar búsquedas entre cientos de miles de imágenes de forma casi instantánea.

Y otras cinco que NO

  1. A falta de hacer pruebas en otros equipos y con archivos RAW de otras cámaras, creo que hay algo que está fallando en el nuevo apartado de RAW Fine Tuning. Ninguno de los seis deslizadores (incluyendo el de nitidez) produce el más mínimo cambio en la imagen. La única forma de que sirvan para algo es seleccionar la versión 1.1 del motor de procesado RAW en lugar de la 2.0, algo sin demasiado sentido teniendo en cuenta que es una de las novedades de la aplicación.

  2. Por alguna extraña razón que parece haber sido decidida en el departamento contable más que por el equipo de desarrollo, Aperture 2 se distancia en cierta manera del soporte RAW integrado en Mac OS X. Hasta ahora, el soporte de nuevas cámaras se añadía al propio sistema operativo pero ahora, los usuarios de la versión 1.5 se verán forzados a actualizarse a la 2 para poder procesar de forma nativa los archivos RAW de cámaras como la Canon EOS 1Ds Mark III, las Nikon D3 y D300 o la Sony A700. Aún así, la web de Apple muestra algunas contradicciones que hacen que no termine de estar claro si este problema solo afecta a los que siguen utilizando Tiger o si los usuarios de la 1.5 en Leopard también estarán afectados.

  3. Apple sigue empeñada en tomar decisiones por nosotros y una nuestra de ello es que aunque podemos especificar el perfil de color de una imagen modificando los presets a la hora de exportar las imágenes, no ocurre lo mismo cuando queremos enviarlas directamente a un editor externo como Adobe Photoshop. En este caso, utilizará para bien o para mal el formato TIFF de 16 bits y Adobe RGB como espacio de color.

  4. Librerías y más librerías. La mayoría de vosotros ya os habréis acostumbrado a eso de importar todas vuestras fotografías a las entrañas de un programa pero yo aún no he logrado deshacerme de los hábitos que adquirí con Capture One Pro en el que podemos procesar una carpeta de imágenes desde ahí mismo, sin hacer nada más. No quiero copiarlas, no quiero importarlas, tan solo quiero procesarlas y Aperture 2 (y Lightroom) sigue sin ofrecerme la oportunidad de renunciar a su filosofía de trabajo para adaptarse a la mía.

  5. Y por último pero no menos importante… ¿Inglés, Francés, Alemán y Japonés? Ya se que se trata de un problema común al resto de aplicaciones profesionales de Apple pero desde que el precio de Aperture ha descendido desde aquellos 499 euros de la versión 1.0 hasta los 199 de la 2 uno empieza a preguntarse el motivo por el que Steve Jobs odia a los hispano hablantes. iWork, iLife y, por supuesto, Mac OS X están en perfecto castellano así que no veo el motivo por el que no traducir esta aplicación.

De partida, Aperture 2 cuenta con un buen número de argumentos a su favor que irán aumentando conforme Apple solucione algunos de sus problemas en futuras actualizaciones. Además, no hay que olvidar un punto que bien podría haber añadido a mi lista de aspectos positivos pero que prefiero omitir hasta que se materialice en algo tangible: Apple ha ampliado las posibilidades del kit de desarrollo de Aperture para la creación de plugins de edición (y no solo de exportación como hasta ahora), lo que en un futuro podría llevar (dependiendo del interés de los desarrolladores) en la incorporación de filtros que simulen diferentes tipos de película, incrementen las opciones de conversión a blanco y negro o añadan bordes, herramientas tan populares entre los fotógrafos avanzados como los pinceles para sobreexponer y subexponer o, aún más interesante, sistemas de reducción de ruido alternativos como Noise Ninja o Noiseware.

Sitio oficial | Aperture 2 Más información | Backfocus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio