Compartir
Publicidad

Apple explora la posibilidad de utilizar botones invisibles en sus futuros portátiles

Apple explora la posibilidad de utilizar botones invisibles en sus futuros portátiles
Guardar
17 Comentarios
Publicidad

Apple continua avanzado en su cruzada a favor de reducir a la mínima expresión el diseño (aparente) de sus equipos y ahora apuesta con una nueva patente que permitiría ocultar una serie de controles físicos en el cuerpo de aluminio de los MacBook Pro haciéndolos literalmente invisibles al usuario.

La idea consiste en llevar un paso más lejos la tecnología utilizada actualmente en el indicador de reposo, formado por una serie de pequeños orificios realizados con un taladro láser que resultan prácticamente invisibles cuando la luz está apagada, de modo que los nuevos portátiles contarían con zonas sensibles al tacto en la que podrían aparecer o desaparecer los botones según fuesen o no necesarios.

Por ejemplo, cuando entrásemos en iTunes podría dibujarse una rueda de control como la de los iPod junto al trackpad del portátil, permitiendo utilizarla para controlar la aplicación de un modo más intuitivo al tiempo que se respeta el estilo minimalista de la compañía haciéndolo desaparecer cuando deja de ser útil. Además de la apertura de un programa, otras condiciones que podrían activar estos controles e indicadores serían la detección de movimiento o el sensor de iluminación, ampliando enormemente sus aplicaciones prácticas.

Además, esta tecnología también puede utilizarse para situar botones en la parte exterior del portátil o simplemente para indicar el nivel de carga de la batería o la intensidad de la señal Wi-Fi aun cuando la pantalla del MacBook esté cerrada, permitiendo al usuario realizar tareas sin necesidad de abrir el portátil. La patente describe por ejemplo botones para activar un monitor externo, sincronizar un iPod o iPhone, instalar software o apagar el equipo, todo ello sin abrir la tapa.

No menos interesante es la última aplicación descrita en la patente: su empleo como reemplazo del trackpad del portátil, permitiendo controlar el cursor deslizando el dedo por la mismísima superficie de aluminio del cuerpo de los MacBook Pro y simplificando (aún más) el fantástico diseño de estos equipos.

En el documento de la patente, Apple comenta que consideró otros métodos para ocultar estos controles, como botones de plástico pintados de forma que simulasen el metal, pero el aspecto y acabado no coincidían exactamente con el del aluminio por lo que chocaba con sus objetivos. El texto también hace hincapié en las ventajas estéticas, ambientales y de producción que ofrecen las carcasas creadas a partir de una única pieza de metal, justificando así su empeño por superar los desafíos que supuso la patente.

Vía | Appleinsider

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos