Compartir
Publicidad

iBookstore, la tienda de libros electrónicos de Apple en España quince meses después de su lanzamiento (Primera parte)

iBookstore, la tienda de libros electrónicos de Apple en España quince meses después de su lanzamiento (Primera parte)
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes de empezar con este farragoso asunto en el que descubriremos algunos trapos sucios de la iBookstore española os invito a que realicéis un simple ejercicio de observación. Abrid simultáneamente en dos ventanas del navegador las versiones en inglés y español de la web de Apple dedicada a iBooks y buscad las diferencias.

¿Ya? Alucinante, ¿verdad? Mientras que la página original muestra capturas llenas de interesantes títulos, un vídeo con un exhaustivo recorrido por la aplicación y su tienda, y un bloque de texto inédito acerca de los cuentos ilustrados y libros multimedia, la versión en español es un quiero y no puedo donde las portadas de las últimas novedades han sido reemplazadas por los clásicos del Proyecto Gutenberg (obras cuyos derechos han prescrito por su antigüedad).

Demostrado ya el falso aterrizaje en España de la tienda de libros electrónicos de Apple solo queda tratar de dilucidar las causas. Cuando la compañía de la manzana anunció el lanzamiento del iPad en nuestro país, en su nota de prensa se habla del millón y medio de libros electrónicos descargados en los EE.UU. desde su recién inaugurada iBookstore. Unas cifras que, ya en 2010, y solo en dos meses, dejaban en ridículo a las 120.000 descargas que El País estima se alcanzarán en España para final de año… por el total de plataformas de distribución de libros electrónicos aquí asentadas (por decir algo).

Según esta misma fuente, en nuestro país, solo el 0,3% de los títulos se venden en formato digital frente al 20% de EE.UU., una prueba tan evidente de que hay algo que no funciona en las tiendas de libros electrónicos en castellano, como del hueco que espera ser llenado por alguien lo suficientemente avispado (ya se llame Apple o Amazon). ¿A qué esperan entonces? Apple lanzando una tienda de libros en la que no se vende ningún libro y Amazon estrenando su tienda española sin rastro, al menos de momento, de Kindle y los libros electrónicos.

El sospechoso habitual de la reticencia de ambos gigantes es la ley española del precio fijo de 2007; una ley predigital en la que la única mención que se hace al libro electrónico es para equipararlo y atarlo a las mismas condiciones que rigen al formato físico. Con el pretendido objetivo de proteger a las pequeñas librerías y, vaya usted a saber como, “propiciar la adquisición de libros y desarrollar los hábitos lectores”, la ley establece que el precio de los libros debe permanecer inmutable hasta que transcurran dos años desde su última edición, fijando un descuento máximo del 5% que alcanza el 10% durante el Día del Libro y las Ferias del Libro.

Pero ese no es el único obstáculo. Pese al escaso margen de maniobra que permiten estos descuentos máximos, a los libros electrónicos se les aplica encima un 18% de IVA frente al 4% de los libros de papel. Seguramente el mismo lumbreras que equiparó algo inmaterial como los ebooks a los libros físicos con todos sus costes asociados de cara a la ley del precio fijo fue el que luego decidió excluir a los primeros del IVA superreducido de los productos de primerísima necesidad. Mientras, en los EE.UU., los libros electrónicos están exentos de impuestos.

ACTUALIZACIÓN: Apple ha abierto al fin la iBookstore española tanto a las editoriales como los autores independientes. Sabemos que es una coincidencia, pero por si acaso, nos arrepentimos de no haber publicado estos artículos hace un año. Más información en este enlace.

Más información | BOE de la ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas
En Applesfera | iBookstore, la tienda de libros electrónicos de Apple en España quince meses después de su lanzamiento (Segunda parte)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio