Compartir
Publicidad
Tim Cook apoya la creación de una legislación de privacidad y control de datos en EEUU en un artículo de la revista Time
General

Tim Cook apoya la creación de una legislación de privacidad y control de datos en EEUU en un artículo de la revista Time

Publicidad
Publicidad

La introducción en mayo del año pasado del Reglamento General de Protección de Datos en Europa supuso un giro importante en defensa de la privacidad del usuario. Apple anunció el cumplimiento de este reglamento antes de su entrada en funcionamiento, detallando cuatro herramientas a disposición de sus usuarios.

Esta legislación se centra en Europa y sus usuarios, así como las compañías que operen con ellos, dejando fuera otras regiones y países. Tim Cook ha dejado claro en el pasado que el resto del mundo debería seguir el ejemplo del viejo continente. Hoy ha ido un paso más allá y ha publicado un artículo en la revista Time donde solicita al Congreso de EEUU la aprobación de una legislación federal sobre la privacidad.

Applesfera ha tenido acceso a este artículo, que se encuentra a continuación de manera íntegra.

Artículo de Tim Cook en la revista Time sobre la privacidad

Tim Cook privacidad

En 2019 es hora de defender el derecho a la privacidad: el tuyo, el mío y el de todos nosotros. Los consumidores no deberían tener que tolerar otro año de compañías que acopian de manera irresponsable amplísimos perfiles de usuario, de violaciones de datos que parecen estar fuera de control, y de pérdida de la capacidad de controlar nuestras propias vidas digitales.

Este problema se puede solucionar: no es aún demasiado grande, ni demasiado desafiante y tampoco es demasiado tarde. La innovación, las grandes ideas y las excelentes capacidades técnicas pueden ir de la mano de la privacidad del usuario. Y deben hacerlo. Desplegar el potencial de la tecnología depende de ello.

Es por eso por lo que yo y otros pedimos al Congreso de los Estados Unidos que apruebe una legislación federal de privacidad integral, un paquete de reformas que protejan y empoderen al consumidor. El año pasado, ante un organismo global de reguladores de privacidad, presenté cuatro principios que creo deberían guiar la legislación:

Primero, el derecho a reducir los datos personales al mínimo. Las empresas deben desafiarse a sí mismas para eliminar la información de identificación de los datos de los clientes o evitar recopilarla de entrada. Segundo, el derecho de la persona al conocimiento: a saber qué datos se recopilan y por qué. En tercer lugar, el derecho de acceso. Las empresas deben facilitarle el acceso, la corrección y la eliminación de sus datos personales. Y cuarto, el derecho a la seguridad de los datos, sin el cual la confianza es imposible.

Pero las leyes por sí solas no son suficientes para garantizar que las personas puedan hacer uso de su derecho a la privacidad. También necesitamos proporcionar a las personas herramientas que puedan usar para actuar. Con ese objetivo, aquí esta es una idea que podría marcar la diferencia.

Uno de los mayores desafíos para proteger la privacidad es que muchas de las violaciones son invisibles. Por ejemplo, puede que hayas comprado un producto en una tienda online, algo que hemos hecho la mayoría de nosotros. Pero lo que el comerciante no te dice es que, a continuación, se ha dado la vuelta y ha vendido o transferido la información de tu compra a un comerciante o broker de datos, una empresa cuya actividad es recopilar tu información, empaquetarla y venderla a otro comprador.

El rastro desaparece incluso antes de que sepas que hay un rastro. En este momento, todos estos mercados secundarios para tu datos funcionan en una economía en la sombra que está en gran medida sin control, fuera de la vista de los consumidores, reguladores y legisladores.

Seamos claros: nunca diste tu autorización para eso. Creemos que cada persona debería tener la oportunidad de decir: “Aguarda un minuto. Lo que estás vendiendo es mi información y yo no he dado mi consentimiento".

Una legislación federal de privacidad relevante y completa no solo debe tener como objetivo dar a los consumidores el control de sus datos, sino que también debe poner el foco en los actores que trafican con tus datos tras bambalinas. Algunas leyes estatales buscan lograr eso, pero en este momento no existe un estándar federal que proteja a los estadounidenses de estas prácticas. Por eso creemos que la Comisión Federal de Comercio debería establecer un centro de intercambio de datos, que requiera que todos los comerciantes o brokers de datos se registren, que permita a los consumidores hacer un seguimiento de las transacciones que han empaquetado y vendido sus datos de un lugar a otro, y que proporcione a los usuarios la capacidad de eliminar sus datos a voluntad, de forma gratuita, sencilla y online, de una vez por todas.

Cuando se abra este debate, habrá muchas propuestas e intereses contrapuestos a considerar por parte de los responsables de establecer las políticas a seguir. No podemos perder de vista a la parte más importante: las personas que intentan recuperar su derecho a la privacidad. La tecnología tiene el potencial de seguir cambiando el mundo para mejor, pero nunca lo logrará sin la plena fe y confianza de las personas que la utilizan.

Proteger la privacidad ya no es un sueño de locos

La protección de la privacidad en la sociedad digital ha pasado de ser una excentricidad de unos pocos a una necesidad. Mientras que prácticamente todas las compañías tecnológicas han querido recabar la máxima cantidad posible de datos de los usuarios para su posterior análisis y explotación comercial, Apple destacaba por su negativa a hacerlo.

Esta posición le ganó el desdén durante años en numerosos círculos tecnológicos y analistas financieros. Se llegó a afirmar que Apple no estaría preparada para afrontar una de las grandes olas tecnológicas: el aprendizaje automático. Esta tecnología necesita de una gran cantidad de datos para poder "aprender" y aplicarse en numerosas áreas como la fotografía o la "predicción" de usos en un smartphone.

La opinión popular era que la negativa de Apple a recopilar datos de sus usuarios al mismo nivel que hacen compañías como Facebook o Google supondría una desventaja. En la práctica, Apple ha demostrado que alimentar esos modelos de aprendizaje automático no es incompatible con la privacidad del usuario.

Cook hace mención a la privacidad del usuario, pero también al negocio que hay detrás de esa recolección de datos y que el cliente desconoce. El CEO de Apple se refiere a las compañías involucradas en esta actividad como "brokers de datos" y el lugar donde actúan como un "mercado bursátil". Mientras que leyes como el GDPR europeo protegen al usuario en primera instancia, no hay nada que regule ese mercado de valores de datos en ningún país del mundo.

De seguir el consejo de Apple, EEUU sería el primer país en regular tanto la privacidad de datos del usuario como el negocio que hay detrás de ellos. El debate está abierto y ya se están produciendo los primeros movimientos a nivel político en el país.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio