Compartir
Publicidad

¿Sabemos manejar la inmensidad de nuestro iPhone?

¿Sabemos manejar la inmensidad de nuestro iPhone?
53 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay una nueva enfermedad expandiéndose de forma silenciosa por toda la sociedad. No asalta nuestros cuerpos por medio de un virus ni de una bacteria pero infecta nuestras mentes. El síntoma más común lo podemos encontrar en las abarrotadas pantallas de nuestros iPhones.

Lo he padecido hasta hace poco (al menos en cierto grado) y creo que lo he superado. En cuanto alguien te lo dice, te das cuenta de que algo no marcha bien. Si tú también tienes estos síntomas no hay que preocuparse porque la solución es razonablemente fácil. Aunque la tentación está ahí siempre, acechando. 

El "Por si acaso" en la era digital

Por si acaso digital
Este Síndrome de Diógenes Digital, al igual que su variante real, se caracteriza por la acumulación de objetos, deshechos y basura en un espacio concreto. Consiste en acumular todo tipo de contenidos digitales en nuestro iPhone, a saber: apps, películas, libros, revistas y música. Echando la vista atrás, he visto que esta acumulación se realiza debido a dos causas principales:

  1. El contenido es gratuito temporalmente.
  2. Es algo de lo que habla todo el mundo y hay que probarlo a toda costa.

Ambas pueden resumirse en tres palabras: por si acaso. Voy a descargarme esta app antes de que recupere su precio original. Son los 12 días de regalos de Apple, esta película no me gusta nada pero es que es gratis (¿Os suena Solo en casa?). Es la enésima app de mensajería que promete acabar con Whatsapp y todo el mundo la tiene (mentira, no la tiene casi nadie de tus contactos y los que la tienen no la usan).

Me la voy a descargar, si total, ¡es gratis!

El Síndrome de Diógenes Digital se manifiesta con toda su potencia en las apps. Sé que a ti también te ha pasado, no lo niegues. Mira la pantalla de tu iPhone y dime, ¿cuántas apps de las que tienes instaladas las utilizas a diario, cada semana o una vez al mes? ¿Cuántas has instalado y las has abierto una sola vez? ¿Cuántas están en tu pantalla de inicio porque pasabas por ahí en la App Store en el preciso momento en que eran la selección editorial de la semana? ¿Cuántas has instalado y nunca jamás has abierto?

Tengo malas noticias para ti, estás enfermo. Pero no te preocupes, ya sabes lo que dicen: el primer paso hacia la curación es reconocer que se tiene un problema.

Un iPhone lleno de distracciones

Armas de distracción masiva

No puedo controlar la infinidad en mi bolsillo - Jake Knapp.

Yo tampoco. La semana pasada veíamos que el iPhone suponía más libertad y es cierto. Pero el hecho de que siempre esté ahí, conectado de forma permanente a internet y desde donde podemos acceder a un torrente inmenso de información tiene su lado oscuro. Sí, el iPhone está genial cuando:

  • Estás esperando en la cola del supermercado.
  • Llegas a la parada del bus o el metro y todavía tienes unos minutos.
  • Quieres organizar la salida del fin de semana con tus amigos sin líos de llamadas.
  • Puedes seguir las últimas noticias tecnológicas desde Twitter, Google Plus o Flipboard al instante

Sin embargo, el hecho de tener un dispositivo así en el bolsillo que te ofrece acceso universal y ubicuo a un mundo inmenso se puede volver contra ti. Cuántas veces has sacado el móvil de manera compulsiva estando con:

  • Tu familia en una comida o cena.
  • Tu pareja tomando algo.
  • Tus amigos de fiesta.

Todos hemos experimentado la sensación del móvil vibrando en nuestro bolsillo, lo hemos mirado y nos hemos dado cuenta de que era nuestra imaginación. "Juraría que lo he notado vibrar". Por todas estas razones, hace unos días decidí liberarme de la tiranía de una pantalla a la que prestaba mucha atención, demasiada.

La solución a los males digitales

Solución
En la primera Pregunta de la semana de este año, ¿Qué tipo de entradas os gustaría leer en Applesfera en 2014?, el comentarista enomine87 (¡gracias!) compartió dos artículos que trataban precisamente de estos problemas:

  1. The distraction-free iPhone (or ‘Why I’m happier since I disabled Safari’): el iPhone sin distracciones (o por qué soy más feliz desde que deshabilité Safari.
  2. The Case For Deleting All Your Apps: el caso de borrar todas tus apps.

Son lecturas muy recomendables. No pude evitar sentirme identificado en cierto grado, aunque por suerte nunca he llegado a padecer unos síntomas como los de los autores. Tampoco he tomado decisiones muy radicales al respecto como han hecho ellos. Estos son los pasos que he dado para "curarme":

  • He desinstalado decenas de apps que se solapaban en usos, que había utilizado 1 vez o que jamás había abierto. Entre ellas Snapchat, iTunes Festival, Telegram, Keynote, Feedly, Instagram y un sinfín de juegos, incluyendo los que ya me había pasado y que no voy a volver a jugar. Sin piedad.
  • Reordené mi pantalla de inicio y marginé la App Store a la misma carpeta donde están Passbook, Bolsa, Game Center y el infame Quiosco.
  • Llevaba algún capítulo de una serie en el iPhone que había visto hace siglos. Eliminado.
  • Limpié mi música de iTunes de grupos que no me gustaban.
  • Seguía a unas 800 personas en Twitter, casi todo era ruido. Decidí eliminar al 90% de ellas y ahora Twitter me sirve para una de las cosas que mejor hace, proporcionarte información altamente curada. Tengo pendiente crear listas específicas. Google Plus y Facebook van a ser las siguientes.
  • Flipboard, estuviste a punto de morir pero te voy a dar una segunda oportunidad. He reorganizado los feeds y eliminado publicaciones que nunca leía.
  • Todo artículo que requiera más de 2 minutos de atención va directamente a Pocket. Los leeré cuando tenga tiempo y no esté haciendo otras cosas más importantes.
  • Por último, quité el vibrador cuando está el iPhone en silencio y activo el No molestar cuando estoy trabajando.

Pero lo más importante ha sido que cuando estoy con mi familia, amigos o novia pongo el iPhone en silencio. Casi siempre. No quiero distraerme con una llamada, un Whatsapp o un correo porque no vienen a cuento. Pueden esperar. Quiero que el iPhone me mantenga conectado con mi alrededor cuando yo quiero, no cuando le dé la gana.

Y vosotros, ¿creéis que pasáis demasiado tiempo abducidos por la pantalla de vuestros iPhones cuando no toca?

Imágenes | iPhone de Gonzalo Baeza H, what IF? de andrew j. cosgriff, easy math de Daniel Kulinski y Weapons Of Mass Distraction de birgerking.

En ApplesferaTelegram: un cliente de mensajería para iPhone con lo que siempre le pedimos a WhatsApp, ¿Qué tipo de entradas os gustaría leer en Applesfera en 2014?La libertad del iPhone y la filosofía de Apple.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio