Publicidad

Un pedacito de historia: así es utilizar un iPod Classic en 2020
iPod

Un pedacito de historia: así es utilizar un iPod Classic en 2020

Publicidad

Publicidad

A mediados de 2019 la compañía de la manzana anunció el lanzamiento de un nuevo iPod touch, para que los nostálgicos amantes de la música pudieran revivir de qué se trata tener un reproductor de música en el bolsillo. Desde ese momento me quedó sonando el hecho de tener un dispositivo diferente a mi iPhone para escuchar música cuando salgo de casa, y recordé que en un cajón de un rincón de mi casa descansaba un hermoso pero muy viejo iPod Classic de quinta generación.

Sin tener mayor esperanza, lo saqué del cajón y lo cargué con un cargador de un antiguo iPad 2 que tengo en casa para escuchar música, y que aun funciona. Lo dejé cargando desde la mañana, y en la noche volví para notar una agradable sorpresa ¡aun funcionaba mi querido iPod 5G y tenía algunos discos de Metallica dentro!

En ese momento me planteé volver a usarlo, al menos durante unos días para traer un dispositivo del 2005 al contexto actual. Es por eso que hoy les voy a contar mi experiencia usando un iPod Classic 5G durante un mes en el 2020.

Batería y simplicidad: los puntos a favor

iPod Classic

Empecemos por el lado amable. A partir del minuto cero en que desconecté el iPod de la corriente y me lo llevé al gimnasio, los agradables recuerdos del pasado volvieron a pasar por mi mente, pues mi iPod fue una excelente compañía en momentos fáciles, y también en los días tristes.

El primer día lo utilicé para hacer ejercicio, luego para salir a hacer algunas diligencias en el centro comercial, y posteriormente lo suspendí al llegar a mi casa. Me sorprendió notar que esta rutina la repetí varios días, dando un uso de al menos 2 horas diarias al dispositivo, y la batería me duró un par de semanas.

Claro, no voy a negar que extrañé Apple Music y Spotify (las dos apps de música que utilizo en el iPhone), pero la experiencia de poder escuchar mis canciones preferidas en un dispositivo exclusivo para ello, sin perderme en el mar de información que invade mi smartphone todos los días, fue única.

iPod 5G

En cuanto a la portabilidad y la funcionalidad hay que ser muy justos: el iPod Classic 5G es ligero, rápido, tiene un diseño muy bonito, y es pequeño, lo que hace que sea fácil de cargar y llevar a cualquier lugar. Además, el equipo es bastante resistente, pues con el paso de los años ha recibido algunos golpes, y sigue funcionando con normalidad.

A lo anterior debo sumarle que esta experiencia me sirvió para replantearme la forma en que trabajo a diario, y cómo mi smartphone hace que pierda tiempo valioso que podría estar empleando en algo productivo. Al salir con el teléfono guardado en la profundidad de mi cartera y darle mayor importancia al iPod, noté que tenía tiempo de sobra para leer en el transporte público, o para pensar en nuevas ideas para escribir. Realmente fue encantador.

Lo dispendioso: descargar música y sincronizarla con el iPod

iPod

Voy a escribir este apartado desde el punto de vista de una persona absolutamente fan de las aplicaciones de música (porque sé que varios de ustedes no tienen problema con comprar álbumes o descargar sus canciones favoritas de internet). Hacer la experiencia completa no fue fácil, pues aunque como les conté antes, cuando encontré el iPod tenía muchos de mis álbumes favoritos, quise incluir canciones más actuales para no aburrirme a la semana y volver a guardarlo en el cajón.

Volver a lidiar con las carpetas en el ordenador y desempolvar mi disco duro lleno de mis canciones viejas, fue un proceso dispendioso. Además, tuve que comprar un par de canciones en solitario para tenerlas y escucharlas de forma legal, lo que me recordó que aunque es muy positivo apoyar a los artistas, es costoso tener un dispositivo exclusivo para ello, si lo comparamos con el precio que pagamos mensual de las apps móviles para escuchar música legal.

En fin, pasando de lo anterior, cuando ya tuve la música que quería en las carpetas, el siguiente paso fue sincronizar el iPod con iTunes y por tratarse de un dispositivo tan antiguo, el proceso de sincronización fue un poco lento. La recompensa sin duda me demostró que el proceso valió la pena, pues me transportó a un momento de la vida en que todo era más sencillo.

El aprendizaje de esta experiencia: productividad

Ipod Classic 5th

Uno de los principales beneficios que encontré al usar el iPod Classic 5G en 2020 fue la lección increíble que me dio de productividad. Al tener este dispositivo a la mano, lo que hice fue alejar el smartphone cuando tenía que concentrarme en el trabajo o ponerlo en 'Modo Avión', para poder ser más eficiente en mis tareas del día a día.

Aunque un iPod Classic no se puede comparar en absoluto con un smartphone, sí tiene varias ventajas que nos hace replantear la forma en que estamos utilizando nuestro teléfono.

Después de mi experimento mi iPod Classic 5G no volvió al cajón del olvido, y aunque no lo utilizo todos los días, se convirtió en una herramienta infalible a la hora de mejorar mi productividad, y desde luego, para acompañar mis lecturas los fines de semana.

Temas

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios