Compartir
Publicidad
La apuesta de Intel que salió mal y acabó perjudicando al Mac (y a todos los fabricantes de PC)
Portátil

La apuesta de Intel que salió mal y acabó perjudicando al Mac (y a todos los fabricantes de PC)

Publicidad
Publicidad

En los últimos años, Intel se ha topado con un muro en el desarrollo de sus procesadores. Tras más de tres décadas desarrollando nuevos procesos de fabricación de semiconductores aproximadamente cada dos años, la compañía de Mountain View se encuentra en un paréntesis que va a durar, al menos, cinco años completos.

Se trata de un parón sin precedentes en la historia de esta compañía, donde los fabricantes de ordenadores quedan a expensas del gigante del silicio. Y eso afecta directamente a toda la línea Mac en su estado actual. Todo debido a una apuesta que salió mal al gigante de silicio.

Por qué es importante el proceso de fabricación de un procesador

intel 2

Los semiconductores son esenciales en la sociedad actual. No sólo están presentes en el Mac sino que se encuentran en numerosos aparatos electrónicos, electrodomésticos y wearables. Además de coches o maquinaria industrial. En el caso de la electrónica de consumo, la mejora de la fabricación de un procesador tiene muchas ventajas:

  • Ocupan menos espacio físico, un aspecto crítico en dispositivos cada vez más pequeños y ligeros.
  • Son más potentes y permiten hacer más cosas en menos tiempo, abriendo el horizonte de oportunidades.
  • Consumen menos energía, también un asunto vital en los dispositivos que utilizan una batería.

Las experiencias de software actuales y que vendrán en el futuro son consecuencia del avance de estos procesadores desde el lado del hardware. En otras palabras, si la pantalla de un dispositivo es como un lienzo en blanco, el procesador es quien permite que los desarrolladores y sistemas operativos puedan pintar sobre ella.

Un tropiezo de Intel llamado 14nm

pc

La fabricación de circuitos integrados es el proceso con el que se crean los procesadores incluidos en ordenadores, tablets y smartphones, entre otros dispositivos electrónicos. En él se utilizan diferentes formas de fotolitografía y procesos químicos sobre una oblea de material semiconductor, generalmente silicio.

Según el estándar de la industria, "cada generación del proceso de fabricación de semiconductores se mide por el tamaño mínimo del proceso, medido en micrómetros o nanómetros". Es decir, que cada generación se le denomina en función de las dimensiones utilizadas en su proceso de fabricación (primero en micrómetros, ahora en nanómetros). En el caso de Intel, la evolución de su proceso de fabricación en los últimos treinta años ha sido la siguiente:

Año Nombre del proceso Dimensiones Nombre procesador
1987 P648 1.0µm 80486
1989 P650 0,8µm 80486
1991 P652 0,6µm 80486, P5
1993 P852 0,5µm P5
1995 P854 0,35µm P6
1997 P856 0,25µm P6
1998 P856.5 0,25µm P6
1999 P858 0,18µm NetBurst
2001 P860 0,13µm Pentium M
2003 P1262 90nm Pentium M
2005 P1264 65nm Core, Modified Pentium M
2007 P1266 45nm Penryn, Nehalem
2009 P1268 32nm Westmere, Sandy Bridge
2011 P1270 22nm Ivy Bridge, Haswell
2014 P1272 14nm Broadwell, Skylake, Kaby Lake, Coffee Lake
2019 P1274 10nm Cannon Lake, Icelake, Tigerlake

Viendo esta tabla, queda claro que Intel ha estado trabajando duro para presentar una nueva forma de fabricar procesadores cada dos años durante más de veinte años. Como un reloj. Todos los fabricantes de ordenadores, Apple incluida desde su transición a Intel en 2005, podían confiar en que Intel desarrollaría un proceso de fabricación mejor cada dos años. Y por lo tanto, podían ajustar sus planes de futuros productos en concordancia.

El proceso de fabricación se desarrollaba en alternancia con el desarrollo de una nueva arquitectura, también cada dos años, en lo que se conoce como proceso "tick-tock" de Intel: un año hay nueva fabricación, al siguiente nueva arquitectura. Y así sucesivamente. Bueno, así hasta que Intel dejó de cumplir sus promesas.

Mac
De cumplirse las previsiones de Intel, asistiremos a la prolongación de la vida de un proceso de fabricación hasta los 5 años, cuando lo normal son 2 años

Entre los años 2011 y 2014, Intel sufrió un retraso de 1 año a la hora de entregar la primera generación del proceso de 14nm, principalmente debido a que no encontraba clientes para aprovecharlo. Los procesadores requieren grandes inversiones en equipamiento extremadamente caro (CapEx), que Intel necesita amortizar. Y precisamente entre esos años, la industria del PC cayó en ventas durante seis años.

No hay que menospreciar el aspecto económico de la fabricación de procesadores. Aunque fuera técnicamente posible fabricar los 14nm, Intel no tenía a quién venderlos. Y sin clientes, las cantidades enormes de capital invertido estaban sin utilizarse. Como consecuencia, en 2014 la compañía tuvo que reducir su plantilla en un 5%.

Por fortuna, Intel pudo rellenar la capacidad de fabricación sobrante con otros tipos de procesadores y módems. Sin embargo, la compañía comenzó a padecer los síntomas de las malas decisiones tomadas en el pasado.

La arrogancia de Intel

pc

Creo que Intel pensaba que en algún punto del futuro los fabricantes de semiconductores competidores no serían capaces [económicamente] de bajar de un determinado proceso [de fabricación]. Puede que fueran los 7nm o los 5nm o más allá. Intel pensaba que en algún momento serían los únicos fabricantes con vida - Ben Bajarin, analista de Creative Strategies.

Ben Bajarin realizaba esta afirmación durante el podcast de Tech.pinions junto con Ashraf Eassa, un periodista especializado en la industria de semiconductores. Bajarin, a quien entrevistamos en Applesfera hace algunos meses, contó que avisó a la compañía acerca de esta apuesta por no tener un plan B en caso de fracasar. "Era el único plan que tenían", lo cual consideró que era una irresponsabilidad frente a sus accionistas.

Los competidores a los que se refieren ambos en su conversación son Samsung, TSMC y Global Foundries. Todos ellos fabricantes de procesadores. Todos ellos con planes para adoptar los procesos de fabricación más allá de los 10nm que Intel aún no es capaz de entregar en masa:

iPhone x de colores
La arrogancia de Intel le llevó a pensar que sus competidores morirían por el camino. Al final, ahora sabemos que le han sobrepasado en la reducción del proceso de fabricación
  • Samsung planea tener los 7nm en 2018, 5nm en 2019, 4nm en 2020 y 3nm en 2021.
  • Global Foundries apenas está comenzando con los 7nm pero se encuentra falto de capacidad. Es decir, necesita invertir en ampliar sus fábricas porque no da abasto.
  • TSMC quiere tener los 5nm listos en 2020.

Todos ellos son fabricantes de procesadores para dispositivos diferentes a los PC y Mac, que están atrapados con las decisiones de Intel. Mientras que estos fabricantes ya están entregando productos en el mercado con el proceso de 10nm (los Galaxy S8, S8 Plus, iPhone 8, iPhone 8 Plus, iPhone X y cualquier smartphone con el Snapdragon 845 entre otros), Intel sigue peleándose con los 14nm y retrasa constantemente los procesadores de 10nm.

Conviene recordar las promesas hechas por Intel y su proceso de fabricación de 10nm. Inicialmente previsto para 2015, en seguida se retrasó a comienzos de 2017. Rumores posteriores lo colocaron a inicios de 2018 y después a finales de ese año. Posteriormente, en abril de este año Intel afirmó ante sus accionistas que los 10nm verían la luz a comienzos de 2019 y ahora sabemos que esa fecha será finales de 2019.

Como es lógico, los continuos retrasos han impactado en sus clientes fabricantes de ordenadores que ya no pueden confiar en la infalibilidad de Intel. Entre ellos, por supuesto, están los Mac de Apple.

Apple, es hora de saltar de un barco que se hunde

Es cierto que el Mac no ha tenido sus mejores años últimamente. La ausencia de actualizaciones internas pueden achacarse en parte a Intel, pero Apple también tiene su culpa, tal y como vimos hace unos días con el thermal throttling de los nuevos MacBook Pro 2018 ya solucionado. Como añadido, los usuarios de la plataforma ven cómo el iPhone recibe actualizaciones anuales y el iPad también se actualiza a buen ritmo.

Intel ha demostrado ser un buen socio en la trayectoria del Mac. Permitió al Mac de Apple transicionar desde los PowerPC hasta una arquitectura moderna y eficiente, que le abrió las puertas a su renacimiento como compañía icónica. Pero eso fue en el pasado y en tecnología como en el fútbol, no se puede vivir de los éxitos del ayer.

La apuesta de Intel por ser el único fabricante capaz de reducir los nodos de los procesadores ha salido mal. Tener un proveedor de un componente crítico como el procesador con problemas es algo que Apple no se puede permitir. Nadie habla de los retrasos del iPhone o de que su procesador va a estar listo en marzo del año que viene porque todo funciona como un reloj: Apple los diseña y Samsung y TSMC los fabrica.

pc 10
Los fabricantes de PCs también son conscientes del riesgo que corren, por eso están explorando a toda velocidad los procesadores ARM de Qualcomm

El resto de fabricantes de PC también lo saben. Dell, HP, ACER lo saben. Microsoft lo sabe. Todo el mundo lo sabe. Por eso están corriendo a toda velocidad para tener portátiles con un procesador Snapdragon de Qualcomm ejecutando Windows 10.

Por eso, ya va siendo hora de que Apple pise el acelerador con su transición a Mac con procesadores diseñados in-house y cortar la dependencia de Intel de la ecuación. Un cambio que, por supuesto, tiene muchas partes móviles que también implican al software. Ahí, el proyecto Marzipan va a resultar clave también.

Intel como empresa no va a desaparecer. Su negocio se está diversificando hacia data centers y otros mercados, pero el del PC es el que tiene una perspectiva de futuro oscura. Apple necesita soltar el lastre para que el Mac brille de nuevo.

En Applesfera | Macs con procesadores ARM, la tercera transición: las Charlas de Applesfera.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos