Gráficos un 181% más rápidos gracias al M1 Max: así queda el nuevo MacBook Pro frente a su predecesor, según los primeros geekbench
Mac portátil

Gráficos un 181% más rápidos gracias al M1 Max: así queda el nuevo MacBook Pro frente a su predecesor, según los primeros geekbench

La potencia que Apple ha sido capaz de concentrar en los nuevos M1 Pro y M1 Max es realmente impresionante. Durante toda la presentación solo hemos oído cifras de: "cuatro veces más rápido", "el doble de rendimiento" y similares. Ahora empiezan a aparecer los primeros tests de estos procesadores y los resultados son aún mejores.

Un impresionante rendimiento para los equipos más profesionales

Si comparamos los Nuevos MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas frente a su versión anterior, la presencia de Apple Silicon nos arroja resultados impresionantes. Mientras nos vuelve a la mente la imagen de velocidad de la invitación al evento Unleashed, comprobamos que los tests en Geekbench 5 revelan que con el M1 Max el MacBook Pro de 16 pulgadas es un 181% más rápido en gráficos que el anterior modelo.

M1 Max Gpu Geekbench Score

La comparación se establece frente al MacBook Pro de 16 pulgadas con procesador Intel y una AMD Radeon Pro 5300M. Esta máquina punta "solamente" 24.461 en el test de Metal de Geekbench 5, mientras que el nuevo MacBook Pro con M1 Max y 64 GB de RAM —según nuestros cálculos el modelo de 24 núcleos, no el de 32— alcanza los 68.870 puntos, una mejora, como hemos dicho, del 181%. Si la comparación la establecemos con la mejor GPU posible para el modelo anterior, la AMD Radeon Pro 5600, el M1 Max sigue representando una mejora de un 62% en cuanto a velocidad de gráficos.

Puntuaciones así ponen al nuevo MacBook Pro con procesador M1 Max a la par con el iMac Pro, ahora ya discontinuado. Un ordenador, recordemos, que venía con una AMD Radeon Pro Vega 56, una tarjeta gráfica más que considerable.

La magia de los SoC: una escalabilidad inigualable

Apple M1 Pro M1 Max M1 Family 10182021

Está claro que Apple ha hecho un gran trabajo con los nuevos M1 Pro y M1 Max. Unos SoC que, partiendo de la base de los M1, añaden nuevos núcleos de procesamiento y también de GPU para escalar de forma lineal la potencia. Esta es, de hecho, la gracia de un System on Chip, la posibilidad de gestionar la cantidad de núcleos y el poder cambiar componentes según se requiera.

Gracias a este diseño y al impresionante trabajo que Apple ya realizó con los núcleos simples en el M1, ahora es posible añadir nuevos núcleos, hasta 32 de GPU, por ejemplo, y aumentar la potencia acorde. Esto es también posible gracias a un diseño termal renovado y a que los M1 Max trabajan a un TDP de 30 W, el doble que los M1. Con ello pueden ofrecernos cifras de rendimiento realmente asombrosas.

Mientras disfrutamos de estos potentísimos ordenadores estaremos pendientes de la aparición de los futuros M2, unos procesadores que deberían llegar esta misma primavera y que se basarían en una arquitectura de 5nm+, una mejora sustancial tanto en consumo como en rendimiento. De nuevo, a partir del M2, cabe esperar que Apple fabrique diferentes variantes en función de la potencia a alcanzar y del diseño termal de las máquinas donde se ubicarán.

Temas
Inicio