Cómo y cuándo cambiar la punta de nuestro Apple Pencil

Cómo y cuándo cambiar la punta de nuestro Apple Pencil
1 comentario

Con el Apple Pencil podemos escribir y dibujar sobre nuestro iPad como si de un papel y un lápiz se tratara. Este nivel de calidad en la experiencia se apoya, entre otros, en la punta del propio lápiz, que ha de ser sensible al tacto, pero no demasiado blanda. Una punta que, con el uso, necesitaremos cambiar. Hablemos de ello.

Cuándo debemos cambiar la punta a nuestro Apple Pencil

Podemos cambiar la punta de nuestro Apple Pencil siempre que consideremos que la experiencia que nos ofrece se aleja de la que obteníamos cuando este era nuevo. Tengamos en cuenta, sin embargo, que la punta no es la única variable si nuestro lápiz falla por algún motivo. Así, nos guiaremos por tres indicadores principales:

  • La punta es rasposa al tacto: si pasamos el dedo por la punta del Apple Pencil y notamos que es rasposa o que se está descomponiendo es momento de cambiarla.
  • El Apple Pencil responde aleatoriamente: si con el Apple Pencil cargado y con la conexión funcionando apropiadamente notamos que necesitar más de un toque en la pantalla para que el sistema responde, especialmente si esta situación es aleatoria, debemos plantearnos un cambio.
  • Se aprecia un daño visual en la punta: si se aprecia un daño real en la punta del Apple Pencil, como que esta esté notablemente torcida, haya perdido su forma o esté muy desgastada.

Cómo debemos cambiar la punta a nuestro Apple Pencil

Insung Yoon Dg6lis204zi Unsplash

Sin rastros todavía del Apple Pencil 3, con los Apple Pencil de primera generación Apple entregaba una punta de recambio que es posible que tengamos guardada. Esta punta es, además, compatible con la del Apple Pencil de segunda generación, por lo que siempre será buena idea comprobar si tenemos recambios en casa antes de acudir a la tienda. De no ser así podemos hacernos con el pack de cuatro puntas que Apple vende por 25 euros tanto en las Apple Store como online.

Cambiar la punta es tan fácil como desenroscarla, quizá ayudándonos de un pequeño paño para tener algo más de agarre, y volver a enroscar la nueva. Asegurémonos de apretar lo suficiente la nueva punta, pero tampoco nos excedamos en la fuerza aplicada.

Y eso es todo. Un simple cambio en la punta de nuestro Apple Pencil nos llevará a disfrutar del lápiz como el primer día que lo estrenamos. Igual que sacaríamos punta a un lápiz, nuestro Apple Pencil se beneficiará, y nosotros de ello, de tener la punta en las mejores condiciones.

Temas
Inicio