Compartir
Publicidad
¿No te aclaras con las diferentes velocidades y generaciones del puerto USB-C? Aquí tienes una guía
Accesorios

¿No te aclaras con las diferentes velocidades y generaciones del puerto USB-C? Aquí tienes una guía

Publicidad
Publicidad

El nuevo MacBook Pro corta por lo sano: fuera todos los puertos de conexión, a partir de ahora sólo tenemos un único puerto Thunderbolt 3 en forma de USB-C, y el puerto USB clásico del que tanto dependes empieza a ser historia en Apple. No cuentes con el en futuras actualizaciones del resto de la gama Mac, avisamos desde ya.

¿Significa esto que toda la experiencia se reúne en un único puerto? Sí. ¿Significa eso que ya no tendremos que aprendernos velocidades, compatibilidades y diferencias entre estándares? Pues eso habrá que hacerlo más que nunca, porque el puerto USB-C esconde más capacidades que ningún otro puerto.

¿Qué es capaz de hacer Thunderbolt 3?

Cables Apple

La idea que ha tenido Apple con su Thunderbolt 3 no es simplemente la de pasar a enchufarlo todo con un cable, sino la de reunir varios protocolos de comunicación en una sola conexión. Pero hay que seguir teniendo en cuenta todas esas interfaces, por mucho que ahora las usemos todas en un solo cable. Resumámoslas en una lista:

  • Carga: el puerto Thunderbolt 3 es capaz de aportar 100 vatios de potencia para cargar el ordenador portátil. Las pantallas LG UltraFine, por cierto, ofrecen hasta 60.
  • Transmisión de datos: el protocolo Thunderbolt 3 ofrece hasta 40 Gbps, y puede operar simultáneamente en ambos sentidos como ocurre en las generaciones pasadas de puertos Thunderbolt.
  • Vídeo: Depende del MacBook que utilices, pero Thunderbolt 3 permite dos pantallas 4K o una pantalla 5K en el MacBook Pro de 13 pulgadas. En el modelo de quince pulgadas estos números se duplican: dos pantallas 5K o cuatro pantallas 4K.
  • Retrocompatibilidad: por la forma de los puertos, las conexiones Thunderbolt 3 admiten cualquier conexión USB-C de generaciones anteriores.

Las mil caras de USB-C

Disco Thunderbolt 3

Ya lo dijimos en nuestra lista de adaptadores: hay que mirar bien qué tipo de conexión USB-C es la que usan tanto los propios accesorios o los cables y adaptadores que compremos. De no hacerlo podemos crear un cuello de botella no deseado y no exprimir al máximo esas velocidades.

Y aquí no acaban las complicaciones: la propia web de la organización USB nos dice cómo las nomenclaturas más modernas absorben las mas antiguas. Hablar de una conexión USB 3.1 de primera generación (Gen 1) es prácticamente hablar de una conexión USB 3.0, mientras que el USB 3.1 del que hablaban algunos productos al principio son ahora los puertos USB 3.1 de segunda generación (Gen 2).

Despejemos dudas. Estos son los protocolos a tener en cuenta:

  • "USB 3.0" o USB 3.1 Gen 1: velocidades de hasta 5 Gbps. La web de Apple, por ejemplo, lo menciona como USB 3.0.
  • "USB 3.1" o USB 3.1 Gen 2: velocidades de hasta 10 Gbps. La web de Apple lo menciona como USB 3.1.
  • Thunderbolt 3: velocidades de hasta 40 Gbps. No es USB-C estrictamente, pero sí que comparten la misma conexión. El beneficio de esto es la retrocompatibilidad que comentábamos antes.

Por eso, a la hora de comprar un disco duro con el que queramos transmitir datos a 40 Gbps, hay que fijarse en que ese disco sea Thunderbolt 3 y en que el cable que utilicemos sea también Thunderbolt 3. Porque si sólo es USB 3.0, por muy Thunderbolt 3 que sea el disco transmitiremos datos a un máximo de 5 Gbps.

Y recuerda: no todos los puertos del MacBook Pro van a esa velocidad. Y otro último recordatorio: también hay que tener en cuenta las limitaciones de los propios discos duros: pueden tener conexiones Thunderbolt 3, pero no van a aprovecharlas del todo si estamos hablando de un disco duro mecánico o SSD de bajo rendimiento. Ya no es tan fácil como creías, ¿eh?

Imagen | Aaron Yoo
En Applesfera | ¿Te compraste un accesorio USB-C antes de que bajasen de precio? Apple te va a devolver el dinero automáticamente

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos